martes, 8 de diciembre de 2009

PRESENTACIÓN DE "LA ÚLTIMA VUELTA DEL SCAIFE" EN EL BLOG





Blogueros, me voy tres días a Granada, a presentar mi libro en esta ciudad que me vio nacer. Como sé que algunos de vosotros quisiérais acompañarme y os lo impide la distancia, os dejo esta peculiar presentación en la red. Si Dios quiere, estaré de vuelta en el blog el sábado y os contaré.

Antes de nada quiero daros las gracias por estar ahí. Yo siempre digo que los lectores son la voz del escritor y que sin ellos este oficio carece de sentido. Vosotros sois mi voz en la red. Sé que a la mayoría os supones un esfuerzo asistir a esta curiosa prensentación y que tendréis quehaceres pendientes; por ello quiero deciros que confío en esta novlea y que, aquellos que decidáis leerla, os sentireis recompensados.
La imagen que encabeza esta entrada, a pesar de lo que pueda parecer, tiene mucho que ver con el argumento de mi libro: son unos garimperios buscando diamantes en el aluvión de un río.

SOBRE MÍ


Como algunos de vosotros sabéis fui a la universidad para estudiar medicina, pero afortunadamente dejé la carrera a tiempo; mi vocación eran el arte y las letras. De manera que además de atender a mi familia, durante años he dedicado todo mi tiempo libre a formarme de una manera autodidacta en lo que siempre me ha gustado: la pintura y la literatura. Finalmente me decidí por la literatura, porque pienso que es la disciplina artística que más se adapta a mi forma de ser. Creo que el novelista es alguien consciente de que no podrá realizar todos sus sueños en su breve existencia, y que no se resigna, de manera que los hace realidad sobre el papel; escribir es una forma de vivir más. El escritor de novelas es alguien que por falta de medios, tiempo o simple cobardía utiliza la imaginación y la tinta para viajar en el tiempo y el espacio, capaz de vivir mil aventuras sin moverse de su asiento. Pero no es suficiente la imaginación, este es un oficio de artesanos que hay que cultivar, porque a escribir se aprende escribiendo, y, por supuesto, leyendo. Creo que escribo desde que aprendí. Primero pequeños cuentos, después relatos, mi diario, poesías de adolescente… Mi primer libro lo escribí con quince años, espero que nunca vea la luz. Pero fue después de leer a grandes novelistas del siglo XIX y XX cuando me decidí a novelar pensando en un posible lector. Ellos, y sus maravillosas novelas, fueron mis maestros. Creo que leer a Virginia Woolf, a Jean Austen, a Herman Hesse, a Miguel Delibes o a Vladimir Nabokov ha sido lo que de verdad me ha llevado a escribir “La última vuelta del scaife” y a estar hoy aquí.

ARGUMENTO DE "LA ÚLTIMA VUELTA DEL SCAIFE"

Sobre el argumento de mi novela os diré que nació de una idea muy clara: yo quería demostrar que era posible entablar una fuerte amistad entre personas de distinto origen, cultura y religión. Para ello decidí tomar como protagonista a un judío ortodoxo que sale de Alemania buscando la fortuna que le permitirá casarse con la mujer que ama. Aunque la novela arranca con un amor imposible, que se mantiene hasta la última página, tengo que deciros que esta relación es casi una excusa para hacer viajar a Josué durante prácticamente toda su vida, y así ponerlo en las situaciones más adversas que pueda encontrarse un hombre. Desde el mismo instante que Josué sale de su hogar se da cuenta de la dificultad que supone llevar a cabo sus dogmas y ritos judíos en tierras tan extrañas como África del Sudoeste, hoy llamada Namibia. Desde niño le habían inculcado que su religión era el único camino para un hombre de bien, pero a través de los dos amigos que se encuentra en su largo viaje se da cuenta que el camino es el que cada cual tiene bajo sus pies. Podría decirse que “La última vuelta del scaife” es la historia de amor de un hombre con el mundo, en sus diferentes formas.

DOCUMENTACIÓN

La narración se desarrolla a lo largo de casi todo el siglo XX y en varios países, esto me llevó mucho tiempo de documentación; de los dos años que me supuso escribir mi obra, uno y medio lo dediqué a documentarme, consultando en las más diversas fuentes, como libros, documentales, internet, incluso estuve en Berlín visitando el campo de concentración de hombres de Sachsenhaunsen, una construcción muy parecida y cercana al campo de concentración de mujeres de Ravensbruck que aparece en mi libro y que a finales de la guerra se convirtió en un campo de exterminio en toda regla. Allí pude comprobar en persona la fidelidad de lo que había escrito. A veces los detalles más nimios pueden suponer semanas de trabajo, como encontrar una carta de arresto de la Gestapo o un buque de carga y pasaje de primeros del siglo pasado. Aunque no me interesaba en absoluto informar al lector sobre este tipo de cuestiones, quería dar verosimilitud al relato y conocer, por ejemplo, cómo atravesaba el atlántico un pasajero de tercera clase de la época. Mucha de la información que necesité fue fácil de encontrar, como todo lo referente al pueblo judío, otra cosa fue informarme de las costumbres y la historia del pueblo himba. Pero tranquilos, de los dos mil folios que acumulé en mi tarea sólo encontraréis apenas un cinco por ciento de datos, en ningún caso quería hacer un tratado o un libro de texto, sólo quería ser honesta y que todos los datos históricos y lugares estuviesen contrastados. La historia es fabulada, pero el escenario y los acontecimientos existieron. Novelar es un arte, y como tal es un reto para el escritor, que tiene que levantar una realidad paralela ante el lector, de manera que en ningún momento se sienta defraudado y viva cada página con avidez. Yo siempre digo que una novela es una maravillosa mentira que ante el lector se muestra real y viva. Como cuando vamos al cine, de ante mano sabemos que los que nos ofrezca la gran pantalla es fruto de la fantasía del director y el guionista, pero una vez en la butaca nos sentimos parte de la historia que estamos viendo; de lo contrarío, algo ha fallado. En la novela las imágenes se construyen sólo enlazando palabras y el riesgo de que al autor el relato se le vaya de las manos y pierda el interés del lector es mucho mayor.

PERSONAJES

Posiblemente de lo que más orgullosa me siento es de los personajes. Antes de poner la primera palabra en mi libreta ya conocía a los tres protagonistas principales como si fueran amigos de toda la vida: cómo caminaban, cómo pensaban, su pasado, cómo reaccionaban ante cualquier situación… Vivieron tanto tiempo en mi mente que finalmente no sabía si yo los conocía más a ellos o ellos a mí. Tenían una personalidad tan marcada que no había llegado a escribir la página cien cuando decidieron tomar las riendas de la obra y hablar por sí mismos; creo que a esto lo llaman “la rebelión de los personajes”. Cada uno se encarga de representar en la novela aspectos muy distintos del ser humano: Josué representa la esclavitud de la cultura, Carlos la de las clases sociales y Kuima la esclavitud física. Y cada uno aporta también las sombras y luces del espíritu, como la lealtad, la traición, el humor, la soberbia, la generosidad, la esperanza o la desesperación. De los tres, reconozco tener especial debilidad por Carlos, tal vez porque es granadino y me ha dado la oportunidad de escribir en mi obra sobre esta tierra que tanto añoro, o porque se ha encargado dar un toque de frescura y humor al relato, que el lector agradecerá mucho en una obra que por momentos puede llegar a resultar muy dura.

Espero que todos aquellos que os decidáis a leerla las disfrutéis al menos la mitad de lo que yo lo hice escribiéndola. Si alguno tenéis alguna duda o pregunta adelante.

De nuevo os doy las gracias por vuestra paciencia y entrega, y os animo a leer esta novela, creo que os dará buenos ratos de compañía y os enseñará la cara oculta de algunas cuestiones que muchas veces damos por establecidas.
Hasta el sábado amigos.



contador

18 comentarios:

Paloma dijo...

Ya tenía muchas ganas de leerla, pero después de tu presentación bloguera se han duplicado.

Te deseo toda la suerte del mundo en tu presentación en Granada.

Besos.

lidia dijo...

pue MUCHISIMA SUERTE! de corazon te lo deseo,por ser mujer sensible y tener la fuerza, esa especial...
Espero comentarios de tu presentacion
un abrazo
suerte
lidia-la escriba
www.deloquenosehabla.blogspot.com

Mercedes dijo...

A Paloma:
Gracias por desearme suerte, la voy a necesitar, ya sabes aquello de "nadie es profeta en su tierra".
Un beso y hasta el sábado.

Mercedes dijo...

A Lidia:
Gracias a ti también por desearme suerte. Volveré el sábado y os contaré.
Un abrazo

Verónica dijo...

Yo también quiero desearte muchísima suerte, ya verás que todo te irá fenomenal. te lo mereces.
1 besitoooo y hasta tu vuelta

Kharmen dijo...

Te deseo toda la suerte del mundo Mercedes. Como ya te dije en una ocasión ¡ánimo y al toro!

Besos

soy el que soy dijo...

enhorabuena por el libro y ánimo, mucho éxito

1600 Producciones dijo...

Mucha suerte Mercedes en tu presentación!!!

Definitivamente tu libro promete... más por la mezcla de culturas que parece tener (mi viejo espíritu antropológico se puso ansioso)

Espero que llegue a la Argentina, para poder leerlo.

Saludos

Anónimo dijo...

Hola amgiga; te espero con mucha ilusion aqui en Granada, todo te ira de maravilla. Tu ya eres profeta de tu tierra.Muchos besosss.Tu amiguisima. Eli

Anónimo dijo...

Esta novela propone una solución audaz y valiente al declive de nuestra civilización.
Estoy de acuerdo con que la solución pasa por el encuentro de las dos grandes religiones, judia y cristiana.
Como en la novela, debe producirse una fusión, espiritual claro está, entre Josue que representa al judaismo y carlos que lo es del cristianismo. El resultado será el tercer gran personaje de esta novela Kuaima, que representa la purera y paz. Cuando Josue adquiere la espiritualidad de Kuaima, como consecuencia de la relación con Carlos, aquel alcanza un estado de sabiduría que le permite enfrentarse a las atrocidades del nazismo y a los reveces de la vida desde la optica del perdon y la compresión.
Enhorabuena

Anónimo dijo...

enhorabuena Mercedes, acabo de terminar tu libro,me gusto muchisimo, espero publiques pronto el proximo para seguir leyendote.
un beso.
LAURA

Mercedes dijo...

A Verónica:
Gracias por ser siempre tan amable conmigo.
Un beso

Mercedes dijo...

A Carmen:
He vuelto, y todo salió muy bien, algo ha debido influir vuestros buenos deseos.
Nos vemos.
Un beso

Mercedes dijo...

Para soy el que soy:
Muchas gracias por tus ánimos, surtieron efecto.
Un saludo

Mercedes dijo...

A 1600 producciones:
Me alegro de que mi libro haya despertado tu interés, te diré que creo que es posible comprarlo en Argentina; si quieres más información puedo preguntar en a mi editorial, pero creo que tienen un contrato firmado con los países de habla hispana.
Un saludo desde España

Mercedes dijo...

Para Eli:
Gracias amiga, gracias por tanto.
Un fortísimo abrazo.

Mercedes dijo...

Para Anónimo:
Realmente resumes muy bien el espíritu de la novela.
Gracias por leerme.

Mercedes dijo...

Para Laura:
Gracias por leerme y poner tu opinión en mi blog. Seguramente te conozco, pero no recuerdo bien, imagino que habrás estado en alguna de mis presentaciones. Por favor, refrescame la memoria.
Un abrazo.