lunes, 14 de diciembre de 2009

PARA ELI, LA AMISTAD

PARA ELI, Y TODOS LOS QUE CONOCEN LA AMISTAD






Casi todos tenemos un círculo de vecinos, compañeros, conocidos, familiares y amigos. No solemos confundir a unos con otros, menos en una de las combinaciones: conocidos y amigos. Incluimos a los conocidos en el grupo de los amigos con una facilidad pasmosa, nunca al revés, seguramente porque pensamos que tener muchos amigos confiere a nuestro carácter valores como la generosidad y la afabilidad; tener muchos amigos es “guay” y nos eleva socialmente. Pero yo, que he tenido la suerte de conocer la amistad, quiero echar por tierra esta mamarrachada. Conocidos son todos: la familia, los compañeros, los compañeros que conozco de mi familia, los vecinos, el tendero de la esquina…, y, por supuesto, los amigos. Pero la amistad es el único vínculo electo. De manera que no tiene nada que ver con el resto de conocidos. Yo elijo a mis amigos y ellos a mí. El carnet de amigo no se hace en una oficina, el algo que se consigue a base de tiempo y esfuerzo, y, sobre todo, de LEALTAD Y RESPETO.


Yo tengo dos buenas, o grandes, como queráis, amigas: Ana y Eli; aunque el círculo es pequeño está abierto y no dudo que aumente en lo que me reste de vida.

Hoy quiero hablaros de mi amiga Eli. Ella es fiel, paciente, atenta, cariñosa, respetuosa, perseverante, sacrificada, compasiva… Pero no es por esto que es mi amiga, lo es porque todas estas cualidades me las regala a mí. Es justo que dedique esta entrada a la amistad y la represente en ella. Siempre ha estado a mi lado y, aunque vivimos a kilómetros de distancia, sé que no me olvida. Ha compartido conmigo los buenos y los malos momentos, y ha sabido darme lo que necesitaba en cada momento, aunque a veces no fuese lo que esperaba. Nos conocimos hace veinticinco años, y ni el tiempo ni la distancia nos ha separado, creo que el mérito es de ella. Esta semana me ha dado una gran prueba de amistad y quiero agradecérselo de la mejor manera que sé: escribiendo. GRACIAS AMIGA, por tanto, tengo miedo de no estar a tu altura cuando tú me necesites; eso debe ser porque te quiero, ¿no?




contador

16 comentarios:

Verónica dijo...

¡ AMISTAD que gran sentimiento !
Sentirlo por alguien, es muy hermoso, igual que el Amor, e incluso diría que hasta mas.
Un abrazooo

Mercedes dijo...

A Verónica:
Por supuesto, la amistad es una de las proyecciones del amor, yo creo que ni más ni menos. Qué verdad es aquella de "quien tiene un amigo tiene un tesoro". Yo lo he descubierto con el tiempo.
Un beso

Mercedes dijo...

Para el señor don Curro:
¿Se puede saber dónde puñetas te metes? ¡Ay!, ya me estás preocupando.
Un saludo, si es que entras.

Anónimo dijo...

jcpinto_91: Hola, la verdad que si que la amistad es algo genial, aunque me parece que escasea demasiado. Quiero decir, que a veces el término se confunde. A todos nos ha pasado alguna vez que crees haber conocido a alguien con quien creas que se van a hacer bienas migas, y luego te llevas el palo.

Anónimo dijo...

Que bonito mensaje a tu amiga, se te ve que eres algo muy especial, tampoco dudo que tu amiga tambien lo sea, un salud
Daniel

Mercedes dijo...

Para jcpinto:
Llevas razón, como digo en la entrada, conocidos son muchos, pero verdaderos amigos, con el tiempo, quedan pocos. Pero no sólo nosotros recibimos palos, también los damos, lo que pasa es que no nos duelen.
Un beso

Paloma dijo...

Un precioso homenaje para Eli.

Cuánta razón llevas con la amistad, al igual que el amor se hace cada día con respeto, tolerancia y entrega.

Un besazo Mercedes.

Curro dijo...

Buenas Dña. Mercedes:
La mala vida hace que me tenga que esconder de vez en cuando, pero no se preocupe que siempre me dare una vuelta por aqui, incluso estoy pensando en refugirame aqui a ver si asi hago el numero tres y me incluye en su circulo mde amistad y me hace una entrada tan bonita como la que ha echo a Elisa, solo le ha faltado ponerle la cancion para Elisa de Betowen y hubiera quedado perfecto. Por cierto a mi solo0 me dedica improperios, pero en el fondo yo se que son halagos, es como la relacion amor-odio. Por otra parte esa Elisa debe ser encantadora, fijese que, como la describe, incluso a mi me gustaria ser tambien su amigo, pero creo que no merezco tal suerte. De todas formas hagale llegar tambien mi admiracion, aunque sea una desconocida. Un saludo desde el palo de mi gallinero

Mercedes dijo...

Para Daniel:
Me alegro que te gusten mis entradas, espero que no dejes de visitarme. Muchas gracias.
Un saludo

Mercedes dijo...

Para Paloma:
Mientras tengamos un amigo, por lejos que esté, nunca nos sentiremos solos.
Un beso

Mercedes dijo...

Para el señor don Curro:
¡Qué alegría verlo por aquí de nuevo! Es lo que tienen las malas costumbres, que cuanto fallas... Iba a poner la pieza de Bethoven "Para Elisa", pero quería homenajear a una amiga, no hacerle una declaración de amor, todavía me mantengo en mi acera (que no se molesten los que han cruzado la calle, que en este tema no quiero entrar, todavía). Sobre que a ti también te gustaría que te contara entre sus amigos, bueno, quién sabe, yo estoy segura de que te leerá, así que... Igual le caes bien.
Un abrazo desde la Costa del Sol

Anónimo dijo...

Mercedes, como me haces esto; con lo sensible que soy, he estado casi todo el dia con las lagrimas en los ojos, de emocion. Nunca he tenido un regalo de esta calidad, porque estas palabras no tienen precio. No hago nada de lo que tu no merezcas, es mas, no he hecho nada especial, puesto que TU, eres la que me transmites paz, y sosiego cuando hablamos. Te quiero mucho como AMIGA, que nadie confunda mis sentimientos; y te deseo lo mejor de la vida. Eres una gran escritora, tu corazon habla solo en tus articulos. No dejes de escribir, es un regalo que nos das a todos. UN BESAZO.

Anónimo dijo...

aH; soy Eli., la del anterior comentario, un saludo para Curro.

Mercedes dijo...

A Elisa:
¡Ay, amiga! Todo es poco para alguien como tú.
Un abrazo

Kharmen dijo...

Una amistad para que sea buena no tiene porque durar siempre, yo al menos estoy tan acostumbrada a ver que nada es eterno, que tampoco me sorprende ni me enfado cuando llegan a su fin, por cualquier motivo.
Lo importante a mi modo de ver es lo que nos hemos aportado mutuamente en esa relación de amistad.
Siempre guardo un grato recuerdo de todas las personas que han pasado por mi vida. Incluso de aquellas que en su día me enseñaron la cara amarga de la realidad, porque quizás son estas precisamente las que más me han impulsado a trabajar en lo que yo llamo mi crecimiento personal.
Siempre hay que agradecer haberlas encontrado a todas por nuestro camino, siempre...

Besicos

Mercedes dijo...

Para Carmen:
Por supuesto que, si somos personas ávidas de conocimientos, todos los que pasan por nuestra vida nos enriquecen, cómo dudarlo. También es cierto que no todas las amistades se quedan para siempre, y que a veces los más sabio es dejarlas marchar. Pero también es verdad que las que se quedan... Por algo será que superan la distancia y el tiempo.
Un beso