jueves, 17 de diciembre de 2009

ENTRE EL CORAZÓN Y LA RAZÓN

La anterior entrada ha dado lugar a que reorganizara mi agenda y postergara la que tenía preparada para hoy. Ha sido común entre las opiniones aludir al corazón al hablar de la mente. Especialmente una chica, Lidia, me ha inspirado para ver este tema de la manipulación de la mente desde otro punto de vista, es decir: ¿Es la manipulación de la mente inseparable de la del corazón? No. Rotundamente, no. En primer lugar, el corazón, no lo olvidemos, es un músculo, y como tal, ni siente ni padece, su función es impulsar la sangre al resto del organismo, y punto. Pero siguiendo la eterna metáfora, corazón—espíritu, tal vez podamos entendernos. Me decía Lidia que, aunque el tema era interesante, lo encontraba carente de sentimientos, es decir, que no había tocado su corazón; daba por hecho que la mente y el espíritu pueden separarse a voluntad. Permíteme decirte, Lidia, que estás del todo equivocada. No es posible dejarse el corazón en casa para irse a trabajar, ni tampoco dejarse la cabeza para pasear con tu amado o escribir una poesía. Recuerdo que, no hace tanto, en una entrevista de radio, la locutora se empeñaba en mantener que todos los escritores somos dicotómicos, que era imposible ser racional e imaginativo a la vez. Mis respetos a la locutora, que se empeño en que me decantara por una cosa u otra; pero, por más que me obligaba a mí misma a darle una respuesta, sólo acertaba a decir: “soy las dos cosas”, porque así es, para mí y para todo el mundo. Dejadme que os deje una frase de Gustave Flaubert, un artesano diestro e indiscutible de la literatura, que arroja luz a la confusión de Lidia, decía así: “Hay en mí, literariamente hablando, dos hombres distintos: uno, enamorado de las sonoridades de la frase y de las ideas más elevadas; otro, que busca y ahonda en lo verdadero todo lo que puede, que gusta de destacar el pequeño hecho tanto como el grande, que quisiera hacer sentir casi materialmente las cosas que reproduce”.

Os dejo este video, un fragmento bellísimo y muy emotivo de la película "Philadelphia" que después de tantos años todavía me hace estremecer. Os pregunto: ¿Quién de los dos es corazón y quién razón? Si Denzel Washington hubiera dejado su corazón en casa para ir a trabajar...  Y, por otro lado: ¿Es posible escribir una opera tan hermosa sólo con él corazón?















contador

26 comentarios:

lidia dijo...

excelente pelicula ! pero hay otra:y la banda siguio tocando, que es mas cruel,mas dura...pero excelente reflexion te hace ...
gracias por andar por mi blog
un abrazo-calido- siempre viene bien
www.deloquenosehabla.blogspot.com

Verónica dijo...

Las personas somos mente y corazón, hay quien se deja llevar mas por las cosas prácticas, al igual que otros mas por el corazón. En cada cosa que hagamos debe de llevar parte de las dos, en nuestra mano está saber la cantidad que queremos que lleve de una cosa u otra.
Para escribir uno-a se deja llevar por el corazón en muchas ocasiones, pero la mente te hace equilibrar. Para mi lo uno va ligado a lo otro.
Al igual que no puedo separar mis piernas, ni mis brazos, porque están ligados a mi, a mi mente y a mi corazón les pasa lo mismo.
Leí hace tiempo el libro de Philadelphia y me gustó mucho.
No sé si contesto a tu pregunta
Un besooo

Paco Alonso dijo...

Me gustaría poder decir...YO SOY SOLO AMOR.

Gracias.

Mercedes dijo...

Para Lidia:
Gracias a ti por visitarnos. Me alegro de que paliara tu frío mi abrazo virtual.
Un beso

Mercedes dijo...

A Verónica:
No sólo contestas a la pregunta, sino que, además, muy inteligentemente. Yo creo que tu alma de artista sabe lo importante que es razonar lo que escribes. De otro modo, quién nos entendería.
Un beso

Mercedes dijo...

Para Paco Alonso:
Imagínate, ¿a quién no? Pero la realidad es que somos cuerpo y alma, por ahora. Negar esta dualidad y optar por una sola opoción es, además de imposible, un error de locos; que también los hay.
Un saludo

Quien puede ser dijo...

Doña Mercedes me ha defraudado Uv. Yo le doy la rzon a esa locutora, no se puede fantasear y racionalizar a la vez. Si tuviera razon no podria imaginar nada, no se ha dado cuanta que todos los escritores son un poco irracioneles y se salen de lo comunu. Ahí tiene Uvd. a cela Umbral y tanmtos tros, no son racioneles y gracias a eso nos han deleitado con sus obras. Los escritores racionales se convierten en maquinas industriales que producen y le llenan los bolsillos a las editoriales que son los que les interesan. El ejemplo la mayoria de los bets selller que sacan echos para ser superventas. Por otra parte y pensando en el binomio mente-corazon que todos lo tenemos aunque alguinos no tienen corazon ni otros mente, pero yo creo que se suele dar en porcentaje. Yo me autoanalizo y creo que tengo 90 % de corazon y 10 de mente, pero me gusta asi y asi me salgo de esos parametros establecidos que todo lño regulan y entonces disfruto dejando via libre al corazon. Pienselo.
Un saludo desde el palo de mi gallinero

Mercedes dijo...

Para el señor don Curro:
No llego a entender por qué siempre lee mis textos a su antojo. ¿He dicho yo acaso qué el porcentaje de corazón-razón tenga que ser del cincuenta por ciento para cada uno? ¿He negado yo acaso que haya gente más razonable que sensible y al contrario? Por otro lado, ¿qué es eso de que Cela o Umbral no tenían cerebro, o, peor aún, que no lo usaban para escribir? Si todavía hubiese nombrado a otros... Pero precisamente estos, ni estos ni ninguno, por supuesto. No es por nada, pero... O no me ha entendido o su razonamiento es... Me desespera usted tanto que no sé si llorar o reir.
Un saludo

Kharmen dijo...

Pues yo creo que más que dual soy una especie de triada, somos mente, corazón y yo.
A veces pelean los dos intentando llevar la razón, hasta que me canso doy un puñetazo en mi mesa imaginaria y se hace lo que yo digo.
(No siempre tengo esa fuerza de voluntad, sinceramente he de reconocerlo)
Tampoco me he parado a medir el porcentaje de corazón que tengo, intento portarme lo mejor que puedo siempre y ya está.

Besicos

Mercedes dijo...

Para Carmen:
y ¿no es posible que ese "yo" sea al fin y al cabo el porcentaje real de corazón-razón que te lleva al fin de la pelea? Quiero decir que, como nos dices, pelean en ti las dos partes de tu ser, tal vez, sea el porcentaje exacto de cada una de ellas el que finaliza el tormento. Por ejemplo: supongamos que me ofrecen un trabajo magnífico en todos los sentidos lejos de mi familia. Mi razón pujará por conseguirlo a toda costa: más reconocimiento, mejor sueldo, más proyección profesional...; por otro lado, mi corazón me llevaría a renuciar: mis hijos, mi marido, mi hogar... abandonar todo esto sería casi un suicidio emocional. Ahí entras tú, poniendo en una balanza las dos opciones y valorando tal y como "Tú" entiendes la vida. De esto dependerá la decisión, esto sería dar un puñetazo en la mesa.
Un beso

Anónimo dijo...

Llora como un hombre lo que no sabes defender como mujer

Mercedes dijo...

Para Anónimo:
Contigo, comfieso, que me he perdido. No sé si has puesto el refrán al revés a posta o te has tomado un par de vinitos para combatir el frío. Si tomo tu comentario literalmente... Vamos a ver, ¿quieres decir que si elegimos actuar con la razón perderemos nuestro lugar como mujeres y que esto nos hará llorar como hombres?
¡Uf! Si es así, esto tiene mucha tela que cortar y es otra historia de la que ya hablé en su momento. Tú diras, espero una aclaración.
Un saludo

lidia dijo...

mercedes vuelvo a visitarte,amiga,ya que tus visitas son asiduas,y es reconfortante lo leido!creo que ya te lo dije
un abrazo,
lidia-la ecriba
www.deloquenosehabla.blogspot.com

Curro dijo...

Aparte de un copazo de coñac y tres polvoronos, perdon polvorones, por ahi van los tiros Doña Mercedes. Que es Vd. muy sagaz

Mercedes dijo...

Para el que destroza el refranero:
Visto que finalmente he pillado el mensaje, por una vez, y sin que sirva de precedente, puede que estemos de acuerdo en algo. Pero sólo en el contexto explícito de la corta frase con la que opina, y nada más. ¿Me entiende usted?
Saludos de nuevo

Mercedes dijo...

Para Lidia:
siempre serás bien recibida. Espero que cuando empieze a meterme en faena con la novela que me traigo entre manos, y no pueda visitarte tan asiduamente, no nos abandones.
Besos

Ruben M. M. dijo...

Mercedes me admiro de tus palabras, en tu respuesta a mi comentario anterior: "...el conocimiento te lleva al verdadero amor (conocer es el pirmer paso para amar), y te hace libre, seguro, inmanejable, y te ayuda a vivir con los vacíos de las dudas, sin necesidad de llenarlos de cualquier manera y a cualquier precio."

Respecto a esta entrada, te dejo la conocida frase de Pascal: "El corazón tiene razones que la razón no entiende."

Besos.

Mercedes dijo...

Para Rubén M.M:
Después de leer una de tus entradas resulta fácil inspirarse. Respecto a la frase de Pascal: Cierta, pero la razón lo intenta.
Un saludo

crimentalista dijo...

Hola, Mercedes.

Qué interesante debate.

Como bien dices, los porcentajes de razón y corazón son variables, y no creo que como dice tu lector haya escritores no racionales. Me inclino a creer que, así como la inspiración es el 10% del trabajo creador, así el sentimiento ocupa una parte que crece con el conocimiento del lenguaje, con la descripción exacta y la metáfora adecuada, con la corrección, con las frases borradas...

Besos desde el desierto potosino.

Mercedes dijo...

Para Crimentalista:
Creo que tu opinión la resumió muy bien el gran Picasso: "Que la inspiración te pille trabajando". Quién puede dudar de tamaño artista. No por esto desdeñaba la importancia del trabajo, que no es otra cosa que poner la razón en funcionamiento. "El artista nace, pero si no se hace nadie lo sabrá", esta frase es mía.
Un saludo desde La Costa del Sol

Paloma dijo...

Mercedes muy bien expuesto, el corazón y la razón conviven dentro de uno, muchas veces en eterna batalla, conseguir la armonía de esa convivencia es un poco la calve del asunto. Y además creo que cuando se consigue estamos más cerca de ser felices.

Se hace insoportable hacer lo que te dicta tu corazón ignorando tu cerebro y viceversa.

Un beso enorme y felices Fiestas.

Mercedes dijo...

A Paloma:
Cierto, la felicidad debe ser eso de encontrar la proporción acertada de razón-corazón en cada momento. ¿No es esto la sabiduría?
Un abrazo

Quien puede ser dijo...

Esta claro que las mujeres son razon y los hombres corazon. He dicho

Mercedes dijo...

A quien sé que puede ser:
Tú dirás lo que te apetezca, este el un blog libre, pero de verdad, no como nuestro sistema amaestrado; pero yo digo que, por vuestra condición antropológica de cazadores, de corazón estais mal servidos.
He dicho.
Un saludo "de corazón".

DANIEL SÁNCHEZ BONET dijo...

gran fragmento...

gracias por colocarlo, siempre es emocionante encontrar cositas así en los blogs.

Mercedes dijo...

Para Daniel Sánchez Bonet:
Me alegro de que te haya agradado encontrar este delicioso fragmento de "Philadelphia".
Gracias a ti por tu visita.
Un saludo