miércoles, 25 de noviembre de 2009

SEGUIMOS HABLANDO DEL REPARTO INJUSTO








Una de las lectoras que siguen habitualmente mi blog, nos ha dado, como siempre, un punto de vista muy inteligente sobre esta entrada. Opina que el problema de la contaminación del planeta y del excesivo gasto de energía no tiene que ver con que unas pocas personas acaparen grandes fortunas; y que, en realidad, los pocos jets y yates existentes no son el verdadero problema que nos aqueja. Es verdad que cada día aumenta el tráfico aéreo, naval y terrestre, que las comunicaciones son esenciales para sobrevivir, que todos las necesitamos y usamos, de manera que todos contaminamos. Totalmente de acuerdo.




Y ahora viene, como siempre, el pero. Apelo a vuestra imaginación, que aunque unos pocos se empeñan en ahogárnosla, la tenemos.


Imaginemos que el dinero de esas grandes fortunas lo utilizáramos para alimentar física e intelectualmente a la mitad de los habitantes del planeta que no tienen acceso a una educación digna. Duplicaríamos, y me quedo corta, la efectividad de la masa gris de la tierra; esto es claro; lo que tendría, entre otros muchos, dos efectos secundarios muy beneficiosos para todos: por un lado, la posibilidad de encontrar una energía alternativa eficaz sería mucho mayor, puesto que aprovecharíamos el máximo del intelecto de la humanidad; y por otro, tal vez más importante y que redundaría en el anterior, acabaríamos con la especulación del petróleo, que dejaría de ser el gran negocio de unos pocos, y, como no habría nadie en la miseria, tampoco podrían especular traficando con armas o con drogas (por poner un ejemplo), sobre todo porque cuando el hombre tiene lo necesario para vivir es más difícil manipularlo, ¡y porque no tendrían dinero para comprar a los más débiles, que se ven obligados a delinquir para sobrevivir!


Alguna vez me han debatido mis argumentos diciendo que también los artículos de lujo dan trabajo y crean riqueza. Permitidme que me ría a carcajadas. ¡No! Los artículos de lujo sólo crean pobreza. Yo prefiero que esa mano de obra y energía se emplee en hacer, por seguir el ejemplo anterior, aviones, barcos y coches más seguros, cómodos y ecológicos ¡para todos! Y no para uso y disfrute de unos cuantos especuladores. Que no me vengan con esas milongas, que no son más que la doctrina de los poderosos, que nos quitan lo que es nuestro para luego tenernos detrás recogiendo sus migajas.


En la siguiente entrada intentaré hacer una valoración objetiva de lo que es esencial, importante o superfluo para el ser humano. Y yo pienso que, poco a poco, encontraremos la verdad entre tanta mentira; otra cosa muy distinta es que alguien con poder nos escuche.


contador

6 comentarios:

Verónica dijo...

Creo que en este siglo, es cuando peor están las cosas, para las personas digamos normales (nosotros), si las cosas están asi para nosotros, imaginemos como lo están para esas personas,que sufren hambre, enfermedades etc. etc.( no tiene calificativo )
Creo que interesa, la incultura, la pobreza, aunque por otro lado,
sobramos personas en el mundo.
Es muy complejo todo.
Solución? La habría, pero bajo mi punto de vista, no interesa buscarla.
1 beso Mercedes

Mercedes dijo...

A Verónica:
Por supuesto que hay solución, esto es lo maravilloso del ser humano, que al igual que es capaz de ponerse al borde del abismo, lo es de saltar y volar. No hay ningún problema que no podamos solucionar, es una cuestión de voluntad.
Un abrazo.

Curro dijo...

Eleeeeeeeeeeee Doña Mercedes en plan comunist, pero no se da Vd. cuenta que lo que propone ya esta obsoleto y que no se va a repartir nada, entre otras cosas porque no interesa. Vamos a ver almas candidas como ibamos a vivir nosotros asi si no fuera porque sangramos a esos otros del tercer mundo y los esquilmamos. El negocio esta asi montao y lo que es peor con toda nuestra anuencia, eso si fundamos Oenesges damos limosna etc.Ademas para que haya gente que viva bien tiene que haber gente que viva mal eso es un dicho muy cierto. Luego esta tambien la idiosincrasia de los pueblos que de eso no habeir hablao, que por supuesto crea muchas diferencias. Un ejemplo y que nadie se ofenda: Si le dais un millon a un catalan y a un andaluz el catalan al año tiene tres y el andaluz se lo ha gastao en vino y palmas jejeje. Ahora que yo que estoy a caballo entre los dos me quedo con el andaluz.

Mercedes dijo...

Para Curro: Me has cabreado tanto que necesito tiempo para pensar. No quiero decir ningún improperio.
Volveré, si sobrevivo al mosqueo.
Y no te mando saludos, por lo pronto.

Kharmen dijo...

jajajaja me he divertido muchisimo leyendoos, pero en cierto modo Curro tambien tiene razón.
Vamos a ver, empecemos por el principio ¿echamos a una hoguera a todos los ricos y les expropiamos su dinero para repartirlo? ¿Hacemos añicos las riquezas de la iglesia, las desmenuzamos a trocitos y las repartimos? ...Bueno se pueden hacer cientos de miles de tonterias como esa pero tambien podemos nosotros dar lo que nos sobra y colaborar, de hecho con tener una casa donde vivir y nuestras necesidades cubiertas, todo lo demás sobra.
En cuanto lo que dice Curro sobre las particularidades de cada pueblo...¡pues tiene razón!. Yo soy andaluza pero me he criado en CAtalunya y no tengo ningún inconveniente en reconocer que cada pueblo tiene sus cosas buenas y sus cosas menos buenas.
Desde siempre he visto una clara diferencia cultural y familiar importante entre los catalanes y los andaluces. De hecho lo único que no me gusta de los catalanes es la ceporreria independentista, aunque los comprendo perfectamente y los admiro, demuestran ser un pueblo civilizado y culto cuando luchan por su independencia sin echar mano de la violencia.

Saludos

Mercedes dijo...

A Carmen:
Yo soy una persona que necesita creer, está en mi naturaleza; creer que todas las cosas que espero son posibles. Y, cono todas las personas de bien, que somos las mayoría, no me resigno a asumir que hay tantos seres humanos sufriendo las más atroces adversidades, a causa de que los que lo tenemos todos damos por hecho que las cosas son así y no podemos cambiarlas. ¡Es necesario, vital, lo que nos diferencia!, creer que el amor a nuestro mundo obrará milagros por sí mismo. Espero con ansiedad a unos líderes generosos y lúcidos que nos guíen en este camino; capaces de luchar contra todo lo establecido y de proponernos una opción diferente. Siempre digo, por convencimiento, que la única manera de cambiar el mundo es que el mundo crea que se puede cambiar. Es el primer paso. Hemos de estar esperanzados y atentos a esa oportunidad, y cuando aparezca en el horizonte, que lo hará, abrazarnos a ella sin miedo. "Yo creo, y creo porque no puedo estar absolutamente segura", esto es lo más noble que encierra mi corazón, lo que me hace libre y trascender.
Sobre la diferencia de caracter entre los habitantes de una región u otra, no puedo estar en desacuerdo contigo. El clima, la posición geográfica, la historia..., hacen que cada pueblo desarrolle un talante con ciertas diferencias. Pero, ah pero, no por ello cada vez que nos encontremos frente a un andaluz le vamos a poner sevillanas y a echarle un vaso de vino, o a un catalan le vamos a preguntar en qué invertimos nuestro dinero, o nos vamos a poner un chaleco antibalas frente a un vasco. Etiquetar a las personas nos priva se poder conocerlas, y conocer es amar.
Un saludo y gracias.