martes, 3 de noviembre de 2009

Absurdo intervencionismo

Estoy indignada, hace tiempo que no me encolerizaba como esta tarde. Tanto, que el asunto que ha provocado mi afección merece una "serena" reflexión, y pido a los lectores que, por favor, contesten a esta entrada porque ya no sé si estoy perdiendo la razón o realmente tengo motivos sobrados para sufrir este arrebato de órdago. A saber: hace unas horas, mientras estaba distraida en quehaceres nimios, se ha colado por mi pantalla 37" una noticia que me ha obligado a sentarme para asegurarme de lo que estaba escuchando. Mientras mi grado de estupefacción aumentaba por momentos, una presentadora explicaba, sin que se le moviera un ápice su sonrisa de plástico, que los servicios sociales amenazaban con quitar a una familia a su hijo porque éste estaba sobrado de peso. Así, como el que cuenta que han empezado las rebajas. Me pregunto si hay alguna autoridad competente que tenga aunque sea una ligera idea de lo que ésta acción significa. ¡Por las barbas de Rajoy y las cejas de Zapatero! ¡¿Adónde puñetas vamos a llegar?! Esto se está convirtiendo en el nacionalsocialismo que precedió el nazismo en Alemania; aunque esta vez vamos a por los que no encajan en el modelo "metro sexual" independientemente del color de ojos y pelo, en vez de "pura raza aria", "pura raza talla 38", porque si lo hicieran por salud lo primero que harían es atender las necesidades primarias de los menores de nuestro país. Pero vamos a ver, por esta regla de tres: ¿que hacemos con los anoréxicos?, ¿y con los que no aprueban ni por estadística?, ¿por qué no les quitan a los padres a los hijos maltratadores?, y ya que estamos, se me ocurre ¿qué pasa con los pequeños delincuentes? ¿He de deducir que el único pecado grave de unos padres es darles mucho de comer a los hijos? ¡Con lo que el mundo agradecería que los estados recogieran a los que comen poco! No sé si la noticia es más absurda o grotesca, o es el día de los inocentes.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

LLevas toda la razón, he visto la noticia yo también. Pero esque lo mas gracioso es que el niño no está tan gordo. Parece de chiste...

Kharmen dijo...

Yo ya he llegado a la conclusión de que la contaminación de la atmósfera nos está afectando el cerebro y si una especie de milagro no viene a sanarnos esta especie de locura colectiva, mal lo tenemos.
Hace tiempo que vengo diciendo en mi casa que estar gordo es peor que ser un terrorista, al fin y al cabo el terrorista según para quienes puede ser hasta un personaje pintoresco, un gordito no y ya no estoy hablando de obesidad mórbida sino de un simple estar pasados de peso.

Anónimo dijo...

Pues eso digo yo, no vamos a poder alimentar a nuestros hijos, siempre han habido gorditos, y flaquitos. Lo que tiene que hacer este gobierno, o los que lleven lo de asuntos sociales, preocuparse de la delincuencia que tenemos en nuestros colegios, qu tambien son menores y llevarlos a centros especiales , o correccionales.Bravo mercedes por ese comentario tan acertado.










flaquitos.

Verónica dijo...

Lo que se está viendo hoy día, parece sacado de algún culebron de tantos que últimamente dan,
parece increíble, que lo que ayer se estimaba como bueno y acertado, hoy sea mas o menos un delito.
Como no cambien las cosas, no vamos a saber cuando lo hacemos bien o mal.
1 besito