jueves, 26 de noviembre de 2009

Esencial, importante y superfluo




Como lo prometido es deuda, aunque he hecho un alto en el camino para contestar a un bloguero díscolo, aquí os dejo lo que objetivamente considero esencial, importante y superfluo en la vida de un ser humano; aunque, por supuesto, no deja de ser una visión personal.


Sobre la alimentación:

Esencial: Es esencial que todos los nacidos de nuestra especie en la tierra nazcan con las garantías de que serán provistos de una alimentación sana y variada durante toda su vida.

Importante: Es importante todos tengamos derecho a deleitarnos con el sentido del paladar. No se trata sólo de llenar el estómago con inteligencia; todos queremos probar, a partes iguales, el jamón de Jabugo.

Superfluo: es una pérdida injustificada de energía que haya lugares donde para comerte un buen solomillo tiren la res entera, por poner un ejemplo. Todos tenemos derecho a comer lo mejor de la res de vez en cuando y el deber de aprovechar el resto.

Sobre la vivienda:

Esencial: Es completamente inhumano que haya un solo individuo sin vivienda. Todos debemos dormir bajo un techo seguro y privado donde resguardarnos y desarrollar nuestro ambiente familiar.

Importante: Es interesante que nuestro hogar esté provisto de enseres que nos faciliten la vida, acordes con el momento tecnológico que vivimos.

Superfluo: Resulta una canallada que nuestro sistema de consumo nos haya obligado a asegurar nuestro futuro invirtiendo en ladrillo. Una vivienda por familia es suficiente. No se puede consentir que un solo individuo posea bloques de pisos enteros, vacios, mientras hay familias que no pueden pagar la hipoteca. Esto, señores y señoras, es de juzgado de guardia, y debemos resolverlo cuanto antes.

Sobre el trabajo:

Esencial: No puede haber ni un adulto buscando trabajo y mucho menos viviendo del cuento. Trabajar es un derecho y una obligación.

Importante: Todos los seres humanos deberían hacer un trabajo adecuado a sus capacidades. No tiene sentido realizar un trabajo sin vocación.

Superfluo: No se puede consentir una sobrevaloración del trabajo; cobrar millones de euros por jugar al futbol (lo siento por los futboleros) o por dirigir un banco, es una de las peores lacras de nuestra sociedad.

Sobre la educación:

Esencial: Es esencial que todos los seres humanos tengan acceso a una educación básica. No puede haber ni un solo individuo si derecho a la escolarización o, si mostrara actitudes, a la formación universitaria.

Importante: Es importante poner al alcance de todos los hombres y mujeres las herramientas necesarias para alcanzar la excelencia en la disciplina en la que destaquen.

Superfluo: Es totalmente superfluo y estúpido gastar la escasa energía de la que disponemos en formar a estudiantes universitarios que adolecen de vocación y capacidad, por el solo hecho de ser “hijos de”. La educación es un bien necesario y caro, no se puede desperdiciar.

Sobre el trasporte:

Esencial: es vital que todos podamos desplazarnos al colegio o trabajo, por ejemplo, de la forma más segura y rápida posible. No se puede consentir que en los tiempos en que vivimos todavía haya niños que para ir a la escuela tengan que caminar dos horas, a veces sin zapatos.

Importante: es importante que todos los individuos tengamos acceso a cualquier punto del planeta, y no sólo unos cuantos.

Superfluo: es para darse de mamporrazos que cuatro pijos, siempre los mismos, se dediquen a dar vueltas por todo el planeta, con trasporte privado, por mero aburrimiento.

Sobre la salud:

Esencial: no debe haber ni un solo individuo que no tenga las garantías sanitarias básicas garantizadas.

Importante: que los últimos avances en medicina cubran a todos los habitantes del planeta por igual y que vivir en el tercer mundo no sea una desventaja médica.

Superfluo: es totalmente superfluo que haya un alto porcentaje de personas que usan la medicina para esculpirse el cuerpo a su antojo.

Lo mejor de todo es que, si elimináramos los gastos superfluos toda nuestra especie tendría garantizado lo esencial y lo importante. Seguro que a vosotros se os ocurren mil ideas más. Las espero. En la próxima entrada expondré la posible solución al reparto injusto; quién sabe si alguien nos lee y toma nota, al fin y al cabo este blog está dentro de la red más universal conocida hasta el momento.





contador

4 comentarios:

JULIA dijo...

PLAS,PLAS,PLAS,PLAS a todo. Aunque siempre sera asi por desgracia, ya que el futbol siempre estara ahi, y cada vez pagando mas millones. Los pijos iden de lo mismo siempre haciendo esa vida tan vacia y vaga, porque? pues porque eso es hereditario, y tantas otras cosas de las que has puesto. Yo creo que estas personas son icapaces de renunciar a un centimo por nada, y menos quitaserlo de su cuerpo.
Espero que nuestros politicos, o los que sean puedan dar solucion por lo menos a lo mas basico, como el trabajo, vivienda, salud, colegios etc.............quiero lanzar una pregunta.
Todos sabemos lo que cuesta cualquier operacion, y me refiero a la seguridad social. Es justo pagar operaciones de cambio de sexo antes que hacerse cargo de todo lo referente a los dientes, empastes,ortodoncia,ondodoncia,limpieza ect? Saludos JULIA

Mercedes dijo...

Para Julia:
No creo que debamos resignarnos y dar por hecho que siempre será así, ni muchísimo menos. Es más, la única manera de que cambien las cosas es que una mayoría tenga esperanza y apueste por un sistema más justo.
Sobre tu pregunta, naturalmente que es una de es una injusticia más del sistema, y ¿sabes por qué hacen operaciones de sexo y no nos ponen ni un diente? Porque al final lo que importa es pagar poco por salir en la foto.
Un beso

Verónica dijo...

Hay muchas cosas injustas, en la sociedad en la que vivimos.
Toda persona, debería tener como mínimo lo imprescindible para vivir decentemente, no habiéndo las diferencias abismales que hay, entre unos y otros.
Deberían hacerse reformas en las leyes, que ya han quedado caducas.
Y no hacer leyes, tan disparatadas como las que entran en vigor. Al ser humano hay que fortalecerle "sus valores " y no intentar quitarselos.
Hay muchas cosas muy injustas, que todavía se podrían arreglar, si se empeñaran en hacerlo. Como la fe es lo último que debemos perder, espero y lo espero de corazón, que esto vaya cambiando, por el bien de todos.
Te mando 1 besooooo

Mercedes dijo...

A Verónica:
Me alegra saber que no soy la única que tiene esperanza.
Gracias de nuevo.
Un beso