lunes, 13 de diciembre de 2010

Entrevista Manuel Ariza Canales


Mientras la autora titular de este vuestro blog continúa concentrada en su nuevo trabajo, os dejamos hoy una interesante entrevista realizada por Manuel Ariza Canales, publicada en el Diario Córdoba el sábado pasado y por la que podréis conocer mejor los entresijos y la esencia de “La última vuelta del scaife”.
Os dejamos con ella.
Mercedes Pinto
Manuel Ariza Canales

La narrativa es el arte de contar buenas historias. Después de leer La última vuelta del scaife de Mercedes Pinto (Ediciones Irreverentes), ese sencillo axioma vuelve a ser evidente. Porque esta no-vela es, ante todo, un gran relato de aventuras. Que en torno a él puedan hilvanarse, de manera casi natural, interesantes reflexiones acerca de la condición humana no constituye sino una enriquecedora consecuencia de la vida y la emoción que destilan sus páginas. La larga existencia de Josué, el protagonista, abarca casi todo el siglo XX. Vive la Gran Guerra siendo aún un niño, la brutal crisis económica acaecida en la Alemania del periodo de entreguerras, la huella que dejó la esclavitud en las colonias africanas, el ambiente tenso de la Guerra Civil española durante el tiempo que vivió en Madrid y, final-mente, las secuelas del holocausto a su vuelta a Essen. Una épica personal en unos tiempos convulsos que supusieron el sangriento canto de cisne del idealismo romántico que había empapado toda una época de revoluciones, frustradas esperanzas y utopías de progreso sin fin a costa de la explotación colonial.

–¿Qué sueños persigue Josué en sus viajes?
–Al principio, él mismo cree que sale de su tierra para buscar la fortuna que le permita contraer matrimonio con la muchacha de la que se ha enamorado. Pero poco a poco va descubriendo que su auténtica motivación es otra. Que tal vez, como escribió Kavafis acerca de Ulises, Ítaca no sea más que el pretexto para seguir amasando experiencias, autoconocimiento... Si la vida es un viaje, el viaje es su propia justificación.
–¿Cómo se le ocurrió esta novela?
–Desde hace muchos años hay una pregunta recurrente en mi vida: ¿qué es la religión para el ser humano?, ¿una ayuda para el camino o un lastre? De alguna manera, con esta novela, me obligué a reflexionar y me contesté.
–Hace falta valor para embarcarse, nunca mejor dicho, en un proyecto tan ambicioso.
–No necesité valor por una sencilla razón, lo hice casi sin darme cuenta. Al principio fue como un juego, un ejercicio literario personal, un acicate para ser más consciente cuando viajaba o consultaba libros de historia. Pero cuando conté los folios... ¡Más de dos mil! Así que no me quedó otro remedio que decirme a mí misma: ordena esto, elimina todo lo que sobra y quizás alguien quiera leerlo.
–¿Cómo te documentaste para la recreación de las diversas épocas que recorre tu protagonista?

–La narración se desarrolla a lo largo de casi todo el siglo XX y en varios países, lo que me llevó mucho tiempo de documentación; de los dos años que supuso escribir la obra, uno y medio lo dediqué a documentarme, consultando en las más diversas fuentes: libros, documentales, internet... Incluso estuve en Berlín visitando el campo de concentración de Sachsenhaussen, una construcción pensada para hombres y gemela a la de Ravensbruck, que a finales de la guerra se convirtió en un campo de exterminio en toda regla, para poder comprobar en persona la fidelidad de lo que había escrito. A veces los detalles más nimios pueden suponer semanas de trabajo, como encontrar una carta de arresto de la Gestapo o un buque de carga y pasaje de principios del siglo pasado que se ajustara al recorrido y las condiciones.

–Por cierto, Mercedes, ¿qué es la aventura?

–Enfrentarse a la adversidad, en definitiva, vivir. Aunque, y que esto quede entre nosotros, yo escribo para poder disfrutar de las aventuras que no tengo el coraje de vivir. Me da pavor subir a una montaña; pero, sin exponerme, puedo imaginar lo que se siente al mirar el mundo desde allí arriba o lo que hay tras ella.

–Sí, hay que ser muy cobarde para escribir sobre asuntos emocionantes. ¿Un personaje marcado por el destino? ¿Cree también que todo está escrito, que Dios o una fuerza superior es el novelista de nuestras vidas?

–La pregunta del millón. Creo que, de alguna manera, hay un novelista y una novela con mayúsculas, un proyecto con una trascendencia que se nos escapa. Pero también creo que cada uno decide si forma parte de él o no. Cuando a Corto Maltés, el personaje de los comics de Hugo Pratt, una gitana le leyó la mano y le dijo que no tenía la línea de la fortuna, él sacó una navaja y se la trazó con un corte profundo que habría de dejarle una cicatriz de por vida. Así que, bien mirado, no creo tanto en el destino como en el espíritu humano. Un espíritu que puede verse disminuido por la educación, el entorno social en que se nace y se crece. Las primeras páginas de nuestra propia novela las escriben por nosotros, pero en el nudo y el desenlace tenemos mucho que decir y hacer. Y siempre, por difíciles que sean las circunstancias, podremos optar entre el bien y el mal.

–Dos temas esenciales de su novela son el amor y la amistad. A su juicio, ¿en qué se diferencian y en qué se parecen?

–El amor es el tronco, la amistad es una rama.

–¿Cómo definiría su estilo?

–Claramente humanista. Me gusta hacer conversar a mis personajes sobre los te-mas de siempre, sobre lo difícil de vivir, ¡tan duro y bello a la vez! No soy una escritora de género, de hecho ninguna de mis novelas repite género por el momento, lo que sé lo he aprendido de los clásicos, esos que siempre tienen un hueco en las librerías.

–Presente su novela en cincuenta palabras.

–¿Tienen que ser cincuenta? Vale, allá voy: es una obra que, sin efectismo barato, pretende impactar; y cuyo objetivo de fondo es rescatar las dudas existenciales de siempre, esas que en nuestros días hemos decidido obviar para anestesiar la conciencia. Mis personajes no son intelectuales, descubren el sentido de la vida viviéndola, arrojándose con pasión al torrente de una aventura única. Cuéntelas. –Sesenta y tres. Pero le dejo pasar.

contador

28 comentarios:

Javier Martinez V. dijo...

Interesante entrevista. Ahora más orgulloso de tenerla como una de las lectoras de mi blog.

La respuesta que brinda ante una pregunta que me hubiera echo pensar mucho me dejo fascinado:

-Dos temas esenciales de su novela son el amor y la amistad. A su juicio, ¿en qué se diferencian y en qué se parecen?

–El amor es el tronco, la amistad es una rama.

Un gran abrazo.

Ángeles Hernández dijo...

Querida jefa y sin embargo amiga:

Enhorabuena por la entrevista. Tu novela es magnífica y tu manera de contarla en la prensa cordobesa tan atractiva que si yo no la hubiera leído la compraría mañana mismo.

Espero que, además del boca a boca, tus palabras y las del periodista sean el eco que haga que "La última vuelta de escaife" resuene y sea leída por todos aquellos que, sin duda, pasarán con la historia de Josué y sus acompañanates, los buenos momentos de los que los que ya la conocemos hemos disfrutado.

Mucha suerte y un abrazo de Á.

MORGANA dijo...

Mi enhorabuena para Mercedes y espero que todo salga bién.
Besos para los tres.

Amando Carabias María dijo...

Es una auténtica maravilla de entrevista. Cuando uno está convencido de lo que hace bien que se nota.

Fernando dijo...

Estupenda entrevista, el libro debe ser igual de bueno así que me haré con él. Un cordial saludo.

Isolda dijo...

Mercedes, me pasa lo mismo que a Angeles; sabes que nos conocimos, las tres, por tu libro y nunca la lectura de una novela resultó tan fructífera. Y cuánto me alegro de haberte conocido.
Besos llenos de letras, para la próxima novela.

Alhami dijo...

.



....es más que una excelente clase de narrativa... toda una bullente experiencia en el arte de dar vuelo a la imaginación y atraparla en un texto...
Gracias amigas por compartir esta preciosa entrevista a nuestra querida amiga MP... fue un deleite

Besos a todos de Alhamí

Paco Gómez Escribano dijo...

Me ha gustado mucho la entrevista. Las respuestas son contundentes porque se nota que Mercedes tiene claro por qué y para qué escribió la novela. Por cierto, que la tengo pendiente. Saludos.

Flamenco Rojo dijo...

Buen entrevistador...mejor la entrevistada.

Un abrazo.

curro dijo...

No te ha echo la pregunta que te hice yo sobre el Josue, y que tu sabes muy bien, no ha sido muy sagaz, y que si lo piensas bien es muy posible que ese fuera el motivo de su huída. Un abrazo de vuelta.

ANDREA dijo...

Hola, Mercedes.
Vaya que resuelves bien como contestar entrevistas pues estoy segura que no eran preguntas prefijadas. Me ha gustado mucho la definición del amor como el tronco y la rama como la amistad, pensaré en ello.
Espero y deseo que todos los periódicos, no solo de Andalucía te vayan haciendo entrevistas.
Por cierto que tendrás que firmarme otro libro que una amiga mía ha comprado y quiere lo dediques y firmes para regalarlo en Reyes.
Un abrazo.

Kurra dijo...

Una magnifica entrevista, disfrute leyendote, estoy orgullosa de ti.
Besos.

Verónica dijo...

Muy buena la entrevista Jose.
Me encantó leer la última vuelta del scaife, y Mercedes ya lo sabe.
Feliz semana
Abrazos

Verónica dijo...

Y para que veas, que no soy supersticiosa, mi comentario ha sido el nº 13 ¡jajaja!

Deseo dijo...

¡Jo!

¡Me ha picado el gusanillo....!

Jose C. dijo...

Verónica, esto de la numerología es una ciencia demasiado complicada ¿A quién se le ocurriría meternos esas manías supersticiosas?

Gracias a tod@s por el interés que le prestáis a la entrevista, los que la han leído el libro y los que lo tienen pendiente. Estoy seguro de que a la Jefa le agradará y animará mucho saber de vuestros alentadores comentarios. A mi también, y eso que no es mío, pero se que los merece.

Abrazos.

Patricia dijo...

querida Mercedes, tus respuestas impecables en la entrevista no tienen desperdicio! tendría que remarcar todas pero tu respuesta a la "pregunta del millón": magnífica!
un abrazo fuerte!!

NI la breve dijo...

Me gusta la entrevista, y el planteamiento del sentido de la vida como vivirla. En la foto estás estupenda.

Man dijo...

Yo sí he tenido el gusto de leer esa novela y todo lo que se dice en la entrevista es cierto.
El pueblo judío, al haberse dispersado por todo el mundo, tiene una historia muy amplia y llegan hasta rincones increíbles.
¿Que lleva al personaje de la novela a seguir por esos caminos durante tanto tiempo? Las razones que parece que al principio son, luego no lo son tanto.
El final es precioso.

De la entrevista me quedo con esta frase
"El amor es el tronco, la amistad es una rama"

No se puede derribar el árbol para cortar una rama ;-)

Cayetano dijo...

No hay mejor definición de lo que es una aventura que la que tú pones aquí: vivir, con todo lo que la vida tiene de sorpresa, pasión y aventura.
Un saludo.

José Antonio del Pozo dijo...

Hola, Jose C: gracias por poner esta entrevista, por poner a Mercedes desvelando un poco el envés de su novela.¡Dos mil folios y más llegó a tener sobre la misma! qué curranta la tía.
"Escribo para poder disfrutar de las aventuras que no tengo coraje de vivir... puedo imaginar lo que se siente al mirar el mundo desde allí arriba o lo que hay tras una montaña..." He ahí la quintaesencia, el alfa y el omega del escritor, he ahí la Escritora de una pieza.
También es un honor para mí contar con Mercedes -y también contigo Jose C- como seguidora de mío blog. Saludos

José Antonio del Pozo dijo...

Hola, Jose C: gracias por poner esta entrevista, por poner a Mercedes desvelando un poco el envés de su novela.¡Dos mil folios y más llegó a tener sobre la misma! qué curranta la tía.
"Escribo para poder disfrutar de las aventuras que no tengo coraje de vivir... puedo imaginar lo que se siente al mirar el mundo desde allí arriba o lo que hay tras una montaña..." He ahí la quintaesencia, el alfa y el omega del escritor, he ahí la Escritora de una pieza.
También es un honor para mí contar con Mercedes -y también contigo Jose C- como seguidora de mío blog. Saludos

José Antonio del Pozo dijo...

Hola, Jose C: gracias por poner esta entrevista, por poner a Mercedes desvelando un poco el envés de su novela.¡Dos mil folios y más llegó a tener sobre la misma! qué curranta la tía.
"Escribo para poder disfrutar de las aventuras que no tengo coraje de vivir... puedo imaginar lo que se siente al mirar el mundo desde allí arriba o lo que hay tras una montaña..." He ahí la quintaesencia, el alfa y el omega del escritor, he ahí la Escritora de una pieza.
También es un honor para mí contar con Mercedes -y también contigo Jose C- como seguidora de mío blog. Saludos

Jose C. dijo...

Gracias José Antonio.
Que razón llevas en lo que dices de Mercedes sobre que es muy trabajadora y una escritora de una pieza.
El honor es nuestro por vuestras visita y los comentarios.

Recomenzar dijo...

En la búsqueda de nuevos blogs te he encontrado. Me gusta lo que leo..volveré por supuesto..

Jose C. dijo...

Recomenzar, por aquí estaremos, encantados con tus visitas.

Ana J. dijo...

Qué interesante entrevista!!
Enhorabuena, Mercedes.
Un abrazo fuerte

Mario dijo...

Me he imprimido la entrevista. La leeré-veré, con toda la calma del mundo. Aunque no he podido evitar deslizar mi mirada por tus puntos escritos.

Felicidades.

Y, claro, feliz Navidad.

Mario