martes, 6 de julio de 2010

Ni una bandera






Ni una bandera, no, miento, sí que había, un número considerable, pero de la Real Sociedad. “Pero ¿no estábamos a veinte horas de uno de los grandes partidos del Mundial y jugaba España?”, pensé asombrada al recorrer la ciudad. Antes de coger el avión a San Sebastián hube de pasearme por gran parte de mi ciudad y las banderas hondeaban en un sinfín de balcones con un orgullo inusitado. Debo ser muy corta porque, por más que me lo explican, no entiendo nada. Hace dos años estaba en Alemania cuando se jugó la copa de Europa; os sorprendería cómo estaba Múnich de banderas del país. A mí tampoco me gusta el fútbol, pero la bandera de mi país me gusta al menos tanto como la de cualquier otro. También me gusta la de la Real Sociedad; pero jugaba España, ¡puñetas!


Ni os imagináis dónde vi el partido.

Una cosa, cada vez que voy a las Vascongadas tengo la misma sensación: sus gentes son cercanas, afables, simpáticas, generosas… ¡Pero no les da la gana poner la bandera!




contador

50 comentarios:

Elena dijo...

Creo que el temor al qué dirán hace que se repriman, porque estoy segura de que muchos vascos estarían encantados de participar en la fiesta del fútbol español con una bandera en el balcón.

Ellos se lo pierden.
¡¡¡ES-PA-ÑA!!! ¡¡¡ES-PA-ÑA!!!

anamorgana dijo...

Me temo que no las veras, y por aquí tampoco se ven muchas.
Uno se lleva sorpresas.
Besos

¡¡¡ Llego Primavera !!! dijo...

No habria banderas pero para petardos ufff aqui fue sonado vamos las veces que juega España tiran la casa por la ventana comprando petardos...pues esos les diria mejor una banderita, que no hace ruido no asusta y asi no habra personas que saltan y en uno de esos saltos acaban con su pobre corazon.
Primavera

Airama dijo...

Mercedes,
A mí me encanta la bufanda del Cádiz C. F.!!!!!
La verda es que aquí, en cádiz, en Murcia, en Castelldefels...
por donde voy veo nuestra bandera roja y amarilla. Podemos!
Besos

Isolda dijo...

No soy entusiasta de las banderas, ni de las etiquetas, sean de lo que sean. Ahora bien, tengo muy claro que cada uno hace lo que quiere y cuando se ven cosas como la que nos cuentas u otras que yo observo muy a menudo, sólo se me ocurre lo más democrático posible.
Referendum y que se cumpla la voluntad de cada cual. Allá ellos. Personalmente me gusta la bandera japonesa o la canadiense, ¿soy por ello menos española? Es más, ¿soy española o ciudadana del mundo?
En fin, que hay cosas que nunca se podrán imponer, ni somos más ni menos que nadie. Bueno sí, somos un tanto infantiles.
Besos con el color blanco de la paz. Esa debería ser la única bandera del mundo.

Mar dijo...

Llevo unos días en carretera, dentro de la Región de Murcia, y te puedo asegurar que, hacia donde dirijas tu mirada, encuentras una bandera española... Más grande, más pequeña... pero ahí está.

Es el símbolo de España, de nuestro país, como el himno... de TODOS y, si el fútbol hace que se deje a un lado la política, ¡QUÉ MARAVILLOSO ES VERLA ONDEAR!

Un beso.

Eastriver dijo...

Yo soy de BCN y ya te digo que banderas, poquitas... Creo que he contado dos en estos días... Igual será que catalanes y vascos no nos sentimos demasiado representados por esa bandera. ¿No podría ser eso? ¿Y no estaría bien que el resto de españoles se diese cuenta de una vez, lo analizase y entendiese los motivos? Es que, francamente y con cariño, leyendo entradas como la tuya da la sensación de que la mayoría de españoles no se ha enterado absolutamente de nada. Y eso, a ciertas alturas, comienza a ser serio. Te mando un abrazo y me gustaría que pensases por qué no ponen banderas españolas en las vascongadas...

Anónimo dijo...

Me parece que esto de los comentarios no funciona, voy a probar con anónimo, a vé que pasa.

Por si lo lees, abrazo.

Paloma.

Anónimo dijo...

Pues con anónimo parece que funciona, qué cosas...

(Soy yo otra vez)

Machacando las Almendras dijo...

Mercedes, yo sé que a muchos les dan ganas de ponerla, pero el miedo, el temor, la presión, la falta de libertad en definitiva se lo impiden. Pero parece que se respiran aires de LIBERTAD.

Un abrazo.

fiaris dijo...

los comentarios no estan funcionando bien,pero por si lo ves te digo que en los años que tengo nunca vi tanta bandera Uruguaya en la calle en mi pais ,tuve que hacer unos cuantos kilometros estos dias y hay bandera en cada rincon del pais,un abrazo grande amiga,a ver si no nos dejas tanto sin leerte,besazos.

mariajesusparadela dijo...

Pues a mi el fútbol no me dice nada. Juegue quien juegue.

Amadeus dijo...

Las señas de identidad y del sentimiento nacional pueden llegar a ser un problema complicado…
Mira, hace poco estaba en la cafetería de un hotel playero, cada cual con su camiseta roja, listo para el combate del siglo, supongo. Yo llevaba una camisa normal y corriente, manera de luchar contra el horror estético y la decadencia del buen gusto…
Al momento de los himnos, sin pensar, me levanto como he aprendido hacerlo porque es una forma de respeto hacia el adversario y hacia su propio país. Pues me creerás o no, me encontré solo en pie como un idiota, los demás sentados como panchos la cerveza en manos.
Menudos guerreros, pensé…

Mercedes dijo...

Para ¡¡¡Llegó primavera!!!:
Llevas razón, los petardos deberían estar prohibidos, producen gran contaminación acústica.
Gracias por venir a visitarme.

Mercedes dijo...

Para Isolda:
Ese es el problema, que no estoy segura de si hacen lo que quieren. Hablaremos de esto el jueves en nuestro almuerzo. ¿Qué te parece?
Un beso grande.

Mercedes dijo...

Para Paloma:
Parece ser que no funciona de ninguna manera, dicen que la ola de calor esta haciendo estragos en los blogs.
Abrazos para ti también.

Mercedes dijo...

Para mariajesusparadela:
A mí tampoco, no se trata de eso, creo que lo has entendido.
Siempre es una alegría verte por mi casa.

Elena dijo...

No sé qué está pasando con los comentarios en blogger hoy, pero hace unas horas te dejé el mío y no aparece, también a mí me están desapareciendo todos.

Bueno, te venía a decir que el miedo en el País Vasco sigue siendo importante y la gente se reprime, pero no dudo de que la gran mayoría pondría la bandera española para disfrutar de la fiesta.

Un beso.

MA dijo...

Hola Mercedes a mi me gusta la bandera de España y la de mi tierra andaluza. Estoy orgullosa de ser Española y Andaluza, es un honor lucir nuestra bandera española seas del partido que seas,y del equipo de fútbol que seas.

Un abrazo de MA para ti.

García Francés dijo...

Dª Mercedes, por favor, no sea tan cruel conmigo, si le aburren los canalillos pro-selección española, siempre puede echar un rato de palique conmigo que la adoro y la espero siempre con los brazos abiertos.

De San Sebastián tendría muchas cosas para contarle pero necesitan otro espacio menos abierto.

Le contaré una bronca que tuve con un ex ministro de justicia canario sobre las banderas en las vascongadas. Y, además, mi vida allí en los años más duros.

En fin, que tenemos mil cosas de las que charlar, por favor, no me desprecie por un divertimento mundialístico que, además, ha salido de las chicas aficionadas.
Al fútbol, claro.

Con mi mayor afecto y respeto, Doña.

patricia dijo...

esto de las banderas es bastante personal, hay quienes no la ponen pero sienten amor por su tierra y quienes sólo ponen una bandera, lo ideal sería que las dos cosas vayan juntas, no? tal vez un partido de futbol sea sólo eso, pero es bonito ver flamear la bandera del propio país!
un beso.

J.M. Ojeda dijo...

¡Hola Mercedes!
¡Cosas del querer!

Por estos lares también se ven bastantes banderas Españolas,
Aun y estando el patio como esta...
¡Cosa que alegra la vista...

Saludos de J.M. Ojeda.

AROBOS dijo...

Para poner la bandera hay que sentirla. Yo no soy muy de banderas, pero es verdad que me identifico con la de mi país, España, y la de mi tierra, Andalucía.

Man dijo...

Ya se ha dicho arriba. Yo creo que son esclavos de unos pocos y es cierto que son buena gente, amables y todo eso , pero no tienen "reaños" para enfrentarse a sus tiranos. Yo creo que nadie les ha contado la historia tal como fue, con sus luces y sus sombras. Una cosa es el elemento diferenciador, como el que hay entre mi vecino y yo pero fuera de eso... Si no fuera porque se alimentan esas fobias, ¿como podrían vivir tan bien los politiquillos nacionalistas?

Paco Gómez Escribano dijo...

Lo que pasa aquí con la bandera y con el himno no pasa en ningún país del mundo. Spain is different. Pero en Euskadi y Cataluña van más allá, les da como alergia lo de la bandera española. Allá cada cual. Quién les entienda que les compre. Un abrazo.

Abuela Ciber dijo...

Primero de todo BIENVENIDA!!!!!!

Te dire que soy patriótica no patriotera, que hay una diferencia.
Y los uruguayos somos así.

Y a pesar de muchas cosas, es hermoso vernos unidos bajo una sola bandera.

Recibe mi cariño!!!!!!

medianoche dijo...

Hola Mercedes, tienes que festejar que quedaron entre los cuatro mejores del mundo, eso es bueno para la gente que esta triste por lo que pasa en el país, ver a un equipo español en esa posición les da un poco de alegría, así que vamos festeja y diviértete mucho amiga, mucha suerte

Besitos

Jesús dijo...

Mariano José de Larra bien decía, ''así es este país''. Es imposible creer como se desprecia, desde el resentimiento, el rencor y el odio del nacionalismo, el sentir español en el País Vasco, además de Catalunya (donde vivo) y parte de Galicia. Son gente que ha nacido bajo la educación sesgada y cercenada de verdad, gente que ha visto como los grandes próceres del sentimiento nacional eran estómagos agradecidos a la causa del antiespañolismo. Una auténtica pena que, en un país donde el deporte es tan importante, se obvie algo tan bonito como el prosperar de una selección nacional.
¿Cuándo cambiará la situación?... chi lo sa.

Te (os) invito a conocer mi blog donde escribo y critico desde una óptica ''catalana'' sobre temas políticos, culturales y de actualidad. No os perdáis mi último artículo, ''¿Cuándo dejaré de ser español?''. Un abrazo

http://elbulevardelosimpropios.blogspot.com/

La sonrisa de Hiperión dijo...

La gente de arriba tiene el mismo corazón que el resto de las de la piel de toro...


Saludos y un abrazo.

Isabel Martínez dijo...

Sinceramente, sé que es una cuestión espinosa que nunca he entendido del todo, porque no he vivido ni soy de esos territorios. Para mí son parte de la querida España, los considero conciudadanos míos, me encanta hacer amistades con ellos... Pero la cuestión nacionalista es tremenda y, a veces, consiguen cabrearme, que son españoles para algunas cosas, y para otras, no, según les convenga. Y mira que son encantadores como personas.
En fin, nosotras, de ciudades sureñas con todas las banderas en los balcones, que se note que estamos de mundiales.
Besos.

Curro dijo...

Mercedes, te has metido en un regao y has liao un berengenal, pero veo que eres valiente y dices lo que piensas, no como otros. Vamos a ver la bandera no tiene importancia, puesto que es la excusa para estar dando por saco, para que vivan esos nacionalistas aprovechados de las circunstancias. No me gusta generalizar, pero estos nacionalistas son gente insolidaria a todas luces siempre quieren que les den mas y mas que a otros. Incluso en tiempos de Franco los mimaban, y les pusieron alli toda la industria y se llevaron el dinero de los bancos, mientras otras regiones estaban en la miseria, pero querian más, y no hay quien los pare. Ellos quieren quedarse con una parte del Iva, icluso con el Iva que generan sus empresas fuera de su comunidad, fijaros que disparate, esto es lo importante y lo que hay que ver. La bandera como tantas cosas es desviar la atencion porque siempre hay cuatro tontos que lo haran. Y por ultimo os dire mi receta, yo no compro ningun producto ni nada que huela a estas regiones, ya me he cansao de ser tonto, que se lo coman ellos con patatas

Mercedes dijo...

Para Elena:
Creo que no vas muy descaminada, bueno, estoy segura y tengo pruebas.
Me alegra verte.
Besos compañera.

Mercedes dijo...

Para anamorgana:
Bueno, quién sabe, la vida da tantas vueltas...
Un abrazo.

Mercedes dijo...

Ariama:
Pues claro que sí, qué tiene de malo reconocer dónde naciste.
Besos para ti también.

Mercedes dijo...

Para Mar:
A mí también me gusta verla adornar tantos balcones en estos días. Es como si de repente una mayoría del país se sintiera hermana. Es bonito.
Un abrazo.

Mercedes dijo...

Para Eastriver:
Sé que me hablas con cariño, en este tiempo nos hemos conocido un poco y no pongo en duda tu respeto hacia mí y el mundo. Pero déjame que te diga por qué motivo pongo en duda la posibilidad que apuntas de que los ciudadanos de otras comunidades puede que simplemente no se identifiquen con el país que los representa; te diré por qué: hay una segunda parte de esta vivencia que cuento en la entrada que me he guardado, pero que encuentro necesario contarte. Vi el partido en una taberna de San Sebastián, una herriko taberna, si lo prefieres. Cuando entre con un grupo de personas, al principio, pensamos que ni siquiera encenderían las dos inmensas televisiones que tenían en el gran salón. Preguntamos y nos dijeron que sí, que pondrían el partido a las ocho y media. Así fue. El bar estaba a rebosar de gente, todos callados, tomando pinchos y a lo suyo, la mayoría vascos. Empezó el partido. Mutismo, todos muy atentos, pero mudos. Poco a poco se fue calentando el ambiente; era como si se estuvieran tomando el pulso unos a otros. Llegó el primer gol, jamás he visto tanto entusiasmo, llevados por un impulso natural, la gente se desinhibió y, al comprobar que la mayoría vivía con entusiasmo el acontecimiento, a partir de ese momento el ambiente no podría haber sido más entusiasta: ¡Querían que ganara España!, ¡se sentían españoles!
Por ello pienso que el hecho de que no hubiese ni una bandera no obedece a que en San Sebastián no hay nadie que no se sienta español, es sólo que tienen miedo a manifestarlo. En cambio, los nacionalistas tienen plena libertad y ponen la bandera de su equipo sin tapujos.
O ¿de qué otro modo explicarías el fenómeno?

Mercedes dijo...

Para Machacando almendras:
Ojalá se desvanezca el miedo y cada cual pueda manifestar lo que realmente siente.
Me alegra verte por aquí.

Mercedes dijo...

Para fiaris:
Qué bonito, ¿verdad? Eso no significa que no sientas el mismo respeto hacia el mundo que hacia tu país, pero no deja de ser hermoso ver que tus vecinos se sienten eso, vecinos.
Un abrazo.

Mercedes dijo...

Para Amadeus:
Cómo no voy a creerte, no es tan raro que ocurran anécdotas como la que nos cuentas. Es increíble que después de siglos sigamos en la misma tesitura. Esto es algo que se escapa a mi comprensión.
Me alegra verte por mi casa, que es la tuya.
Un abrazo fuerte.

Pluma Roja dijo...

A mí me apasiona el fútbol, es un deporte que mueve al mundo. Ahora mismo veo el partido de Holanda, que va ganando contra Uruguay. Creo que se van los suramericanos.

Veremos como le va mañana a España contra Alemania. Yo veo que Alemania tiene un buen equipo que juega impecable. También veo que España es un gran equipo. En fútbol no se puede decir nada, sino hasta el último minuto.

Saludos mercedes. Hasta pronto.

mateosantamarta dijo...

La intosicación nacionalista y el miedo lo explican. La tergiversación de políticos ambiciosos de tercera división lo fomenta. Yo no soy un forofo de las banderas ni del fútbol. Creo que quien no sabe sentirse orgulloso de ser español, europeo y amante de La Tierra además de amante de su Pequeña Patria - la mía es León- es por que en el fondo no ha pasado de ser provinciano y Viva el País Vasco y España junto con mi viejo y entrañable León y esa Tierra común y redonda que pronto será nuestro gran país.
Un abrazo.

Mercedes dijo...

Para Ma:
Me alegra que tengas tan clara tu identidad. Yo no sé si me siento orgullosa de algo, no estoy segura, pero desde luego no reniego de la tierra que me vio nacer y crecer y me identifico con mis vecinos sin problema alguno. Nací en España y me siento cerca de cualquier ser humano.
GRacias, paisana.

Amando Carabias María dijo...

Bueno, es que La Real Sociedad ha subido a primera hace una semana, y quizá, por eso....
Ahora en serio. Me parece un poco triste todo lo que sucede en este país con esta cuestión.
Juego con ventaja, puesto que he leído todos los comentarios, y ya me sé el final de la historia...
Pero siempre he pensado una cosa, algo muy sencillo. Todos los nacionalismos, también el español, son empobrecedores, porque toman como base que ellos/nosotros somos los mejores siempre y en cualquier circunstancia. Los nacionalismos necesitan de la exclusión para sobrevivir. Y resulta que, a la larga ellos son los que acaban perdiendo.
Volviendo al fútbol por no extenderme más, la alineación titular de la selección española tiene cinco catalanes de nacimiento y uno de adopción que es manchego. Dos madrileños, un sevillano y un donostiarra... Y además la base del equipo y del juego tiene que ver con el Barça.
Creo sinceramente que lo mismo que te ocurrió en San Sebastián, ocurrirá en muchos sitios.

Verónica dijo...

Hoy poner comentarios al parecer nos va a tod@s fatal.
Paso amiga a saludarte yo de futbol ni entiendo ni me gusta, así que bien poco puedo decir.
Lo de las banderas por donde vivo, no me he dado cuenta que hubiese ninguna.
Un abrazooo amiga

eMi dijo...

Querida Mercedes,

Permíteme que “libremente” exprese mi más sentido desacuerdo con casi todo lo aquí leído -a excepción de lo que comentan Isolda y Ramón.

Me sorprende cómo puede no entenderse el que haya lugares y personas que no comportan vuestro amor por la bandera de España.

En primer lugar, quiero dejar claro que el fútbol no me interesa lo más mínimo y que soy madrileña, sin conexión de ningún tipo con vascos ni catalanes.

Mi alergia por las banderas es generalizada, pero si tengo que elegir una con la que no me siento identificada, esa es la bandera que se impuso a la mitad de eso que llamamos España. No, no creo que falte coraje para ondearla (puede que en algún caso sí), es que no nos identifica a todos. Pero, además, es que no quiero ser acorralada a una identidad, a una nación, a una bandera, ni siquiera a un ideal. Esas delimitaciones son las que provocan la discrepancia, el conflicto y hasta las guerras. Como dice A. Levi, “Cuando podamos vernos por encima de las fronteras, de mi nacionalidad o de la superioridad a las que se nos entrena desde niños, podremos relacionarnos desde la esencia real.”

Dicho esto, he de confesar que salté de alegría en el sofá cuando España metió su gol a Paraguay. ¿Por qué? os preguntaréis quienes comentáis aquí. Simple y llanamente porque me alegré por los familiares, vecinos, amigos y compañeros que colgáis vuestra bandera con la ilusión de ganar. Pero también me apené cuando vi llorar a los vencidos.

Con todo mi respeto y aprecio,

Un abrazo, Mercedes.

Eastriver dijo...

Querida amiga, desde luego de todo hay en todas partes. Pero eso de que no se pone la bandera por miedo me parece una simplificación. En Barcelona hay alguna bandera, esta tarde he salido y alguna he visto. Pero desde luego es el 10% de lo que puede haber en Madrid. Y el resto que no las pone yo no diría que es por miedo. Vamos, ¿miedo a qué?

Si España gana el mundial mucha gente de aquí y del País Vasco se va a alegrar. Eso ni lo dudo. Porque hay gente que se siente española, sí, sí, la hay. Pero desde luego no es tanta como en otros sitios porque hay otros sentimientos nacionales.

A eso me refería: que desde fuera de Catalunya y el Pais Vasco siento que no se entiende ni respeta eso. A base de dar vueltas de tuerca se ha conseguido que más y más gente deje de sentirse española. Esa es la realidad que hay gente que no quiere ver. Es más fácil decir que no se ponen banderas porque hay miedo. ¿Y si el motivo fuera otro? Ese otro no se contempla o cuesta de ver. Es más cómodo decir que hay miedo y no nos calentemos más la cabeza. Siento que las cosas se interpretan mal.

Por ejemplo pensar que los de la Herriko Taberna (o como se escriba) se han sentido españoles porque han coreado un gol determinado es no entender demasiado, a mi modo de ver, la realidad vasca. Existen lazos estrechos entre todas nuestras comunidades, de cariño, de afecto, familiares.... Pero los mismos que coreaban los goles españoles, mañana los tienes votando por la independencia. Y ni se sienten españoles hoy ni son unos terroristas mañana. Las cosas son más complicadas y, en el fondo, más sencillas.

Un abrazo y sé que el diálogo, aunque no sirva para ponernos de acuerdo, al menos debe servir como base para el respeto mutuo. Un besazo.

J.Lorente dijo...

Partiendo de que soy apátrida perdido y que no me gusta el fútbol, lo que no entiendo es a qué coño viene tanta banderita... Los mismos que hoy las cuelgan son los que mañana aborrecerán a su Patria.

Eso sí, si hablamos de Deporte, yo reconozco que me emociono cuando España gana algo (al fin y al cabo, soy de aquí, ¿no?). Si hace falta, lo celebraré como Español que soy... Pero quien no se siente Español (que me parece de Puta Madre), ¿qué coño es lo que celebra?

Señores... Ni Dios, ni Patria, ni Bandera, ni Fútbol, ni Hostias... Pero mañana no me pierdo el Partido con Alemania por nada del Mundo (Tengo que ponerlo en el Bar).

Un Gol, Mercedes.

Airama dijo...

Hola Mercedes,
Hay algo en mi blog para ti. Pásate, besos

Maria Sanguesa dijo...

Tener o no tener una bandera, incluso que los colores de la bandera no sean los mismos, no significa que se sea más o menos español. Yo me siento muy española y no tengo banderas puestas. La situación de miedo y terrorismo...no me extraña que allí, en Euskadi, no haya banderas. UN BESO.

medianoche dijo...

Ya... si me la recuerdo, pero lo de la piel del toro no me parece correcto.

Besos