viernes, 7 de enero de 2011

LA CAJA DE LOS SUEÑOS



Como prometí, aquí estoy de vuelta. No he conseguido alcanzar la meta que me marqué; pero estoy contenta, he hecho la mitad del camino y he dado de mí lo mejor.



Espero que todos hayáis disfrutado de estos días tan especiales y que estéis más que dispuestos a luchar contra la adversidad un año más; al fin y al cabo, de eso se trata.


Un abrazo para cada uno de vosotros.

Para abrir boca, aquí os dejo un pequeño relato:


—¡Haaaala! Qué chuli, es igual que la de Tomasito. ¿Cuántas marchas tiene?


—Pues todas, qué te creías. Y también me han traído una Nintendo y un parque de bomberos. Y en casa de mis abuelos otro montón de cosas.


—¡Jo!, qué suerte tienes. ¿Me dejas que me dé una vuelta?


—No puedo, me ha dicho mi padre que como se me ocurra prestarla me la guarda, que a los Reyes les ha costado mucho dinero; bueno, ha dicho que les ha costado un huevo a cada uno, pero como yo no puedo decir palabrotas porque me parte la boca…


—Pues mi primo Iván tiene una y siempre me la deja; aunque la tuya es más bonita.


—Sí, es la mejor. Y a ti, ¿qué te han echado los Reyes?


—Libretas, lápices y una caja.


—¡Pues vaya Reyes! ¿Y qué hay dentro de la caja?


—Todas la cosas que se puedan soñar. Pero dice mi madre que hasta que no aprenda a leer y escribir bien no la puedo abrir. Por eso los Reyes me han traído lápices y libretas, para que pronto pueda abrir la caja de los sueños. Es mágica, ¿sabes?


—¡Vaya rollo! Yo creo que dentro de la caja no hay nada y que tu madre te ha engañado, porque como sois tan pobres y no tienes padre…


—¿Y tú qué sabes?, si todavía no has aprendido ni la “a”.


—Bueno, me voy a darme una vuelta, mientras que tú su-e-ñas.


—Vale, hasta luego.


contador

114 comentarios:

Cayetano dijo...

Gigantes y no molinos, ejércitos y no rebaños... Esos son los formidables enemigos a los que han de enfrentarse los que prefieren leer y soñar, antes que consumir como fieras insaciables para ayudar a mantener este edificio estúpido del consumismo que a su vez amenaza con devorarnos. Es difícil ser "quijotes" en esta sociedad que valora más "el tener" que "el ser".
Si has conseguido la mitad de lo que te propusiste, enhorabuena, todo un éxito. En lo queda del año, lograrás la otra mitad.
Un saludo.

Jorge Torres Daudet dijo...

Así es, a veces, la malvada naturalidad de los niños.
"...mientras el tu sueñas" se las trae. Menos mal que no sufren demasiado: "Vale, hasta luego".
La maldad peligrosa se desarrolla con los años.
Un beso, Mercedes, bienvenida, y para escribir, creo, no es bueno ponerse metas; hay que contar con las musas, y con las exigencias del que escribe sobre lo que escribe. Pero nada te puedo enseñar yo a ti...
Más besos.

Elena dijo...

Me encanta tenerte cerca de nuevo, Mercedes.
El relato no tiene desperdicio, con los años, seguramente recordará ese niño su caja como el mejor de los regalos posibles.
Un beso Mercedes.

Evaasecas dijo...

Que alegría Mercedes tenerte por aquí de nuevo, gracias por pasar por mi casa. Feliz 2011 a ti también.

Sobre el relato que nos has regalado podría comentar muchas cosas. En especial me recuerda a todos los sobresalientes de mis hijos que no "merecen" (entiéndeme) grandes regalos y los "no suspensos" de sus amigos les llenan las habitaciones de pcs, videoconsolas y también la cartera... Ya se que no tiene mucho que ver con los Reyes Magos... pero sí.
Un abrazo.

José María Alloza dijo...

Me alegra leerte de nuevo, aunque creo que he perdido la caja de sueños :-)
Un montón de abrazos

Mercedes Pinto dijo...

Cayetano, si estuviera en mi mano, no te quepa duda que dejaría esa noche mágica una caja de sueños en cada hogar. Siempre lo digo, no somos lo que tenemos, ni siquiera lo que pone nuestro currículum; somos lo que sentimos, donde anidan nuestros sueños.
No sé si te lo he dicho, pero por si acaso, es para esta casa un honor tenerte como seguidor y comentarista.
Claro que sí, con salud y empeño escribiré la otra mitad, pero sobre todo con la imaginación.
Gracias.

Mercedes Pinto dijo...

Amigo Jorge, cómo puedes decir que tú no tienes nada que enseñarme... De poetas como tú se alimenta mi espíritú.
Es verdad, las prisas no son buenas, especialmente para el arte. Lo tendré en cuenta.
Un abrazo.

Mercedes Pinto dijo...

Querida Elena, me consta que para ti no hay mejor regalo que un buen libro, incluso no tan bueno; porque sé que nunca dejarías de soñar.
También yo estoy encantada de volver y encontrarme contigo.
Besos.

Mercedes Pinto dijo...

Estimada Eva, la alegría de volver es compartida.
Es cierto, parece que vivimos en un mundo en el que todo se paga con cosas. ¿A nadie se le ha ocurrido que regalar sueños es la mejor recompensa que pueda recibir un niño?
Besos.

Marita dijo...

Feliz Año Mercedes...que aunque estemos a 7 de enero, esto recién comienza y todavía tenemos 358 días por vivir de él....espero que esa caja de sueños siga abierta siempre....besooss

Mercedes Pinto dijo...

José María, ¿cómo alguien que escribe poemas como los tuyos puede decir que ha perdido la caja de los sueños? De eso nada, no me lo creo.
Yo también me alegro de verte por aquí.

Mercedes Pinto dijo...

Marita, haremos lo posible porque siga abierta, ¿cómo sino podríamos seguir adelante entre tanta tribulación?
Un abrazo.

Conchi dijo...

Mercedes mis felicitaciones por el año que acabamos de estrenar, aunque dices que no has llegado a la meta, llegarás, me he alegrado de tu vuelta y saber de tí, gracias por comentar, te mando mis mejores deseos para éste año, que se cumplan todos tus sueños e ilusiones. Te sigo leyendo, un abrazo desde el sur amiga.

Ángeles Hernández dijo...

Querida jefa:
En primer lugar bienvenida a tu casa que entre Jose C y yo hemos intentado conservar mientras te esperábamos.
Felicidades por tu heminovela que como alguno dice antes que yo, no siempre las circunstancias, la propia obra o nosotros mismos cumplen nuestras expectativas cronológicas . Calidad y satisfacción personal, eso seguro que lo has logrado al 100%.

Sigo.... Y te dejo en el tránsito un fueeeeeerte abrazo. A.

MORGANA dijo...

Estoy deseando que termines el libro,aunque las cosas a su tiempo.
¡¡Bienvenida!!
Besos.

Flamenco Rojo dijo...

Pobre niño rico...Pobres padres ricos.

No está mal para ser el aperitivo de año nuevo.

Un abrazo.

Ángeles Hernández dijo...

A todos nos apetece que nuestros hijos reciban los mejores regalos, tanto es el amor que les tenemos y el deseo de demostrarselo. El problema es saber decidir donde esta el mejor obsequio
En lo que piden explícitamente?
En lo que se comercializa como signo de disfrute infantil ?
En lo mas caro?( nos cuesta ganarlo, supone un esfuerzo).
En lo que estimule su creatividad?
En libros y recado de escribir?

Al niño del cuento le apetecía montar en la bici, su primo se la dejaba. También le gustaba la caja de los sueños , sobre todo porque su mama , a quien ama, se lo ha explicado bien.

Entre el consumismo masivo que los propios críos demandan y el hecho en si de regalar en un día mágico hay muchas posibilidades que deberían siempre ir dirigidas por el amor y el sentido común .

Enseñar a tener sueños e ilusiones es una tarea difícil, sobre todo porque no se puede dar lo que no se tiene. Empecemos los adultos por tener nuestra caja mágica, así lograremos transmitiría.


Y .... Bla , bla, bla.

Un abrazo reina de los sueños De. A.

Marina-Emer dijo...

ya hace tiempo que somos amigas ...yo estos dias estuve un poco casi apartada para dar las gracias a mis amigos pero nunca es tarde te deseo en este nuevo año que empezó tengas mucha salud para disfrutar de la vida que este nuevo año que acaba de nacer 2011 nos ofrecerá ...yo te dejo mi amistad mi alegria por vivir y mi gusto por las letras que eso te gusta mucho a ti también...besos querida amiga
Marina

Javir dijo...

Bienvenida, Mercedes. Seguro que eras tú quien estaba guardada en la caja.
Bonito relato. Un abrazo

Jose C. dijo...

El afortunado niño que ha recibido una caja mágica, lápices y libretas siempre tendrá su juguete a punto, una vez lo haya desarrollado, y podrá utilizarlo cuando quiera. Lástima que sean pocos los que aprecian este tipo de regalos.
Me ha gustado mucho tu relato, Jefa, tanto por el contenido como la forma de expresarlo.
Re-bienvenida; sabes que te echábamos de menos.
Espero que acabes tu trabajo en el momento más adecuado, que seguro que está por llegar y no se haga esperar demasiado.
Un abrazo.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Me alegro de verte otra vez por estas ondas, estimada Mercedes.
Y coincido en que lo mejor que nos pueden traer los Magos es la ilusión, el sueño de conseguir nuestros deseos. Que nunca se nos caiga ese sueño, pues con él vivo podremos conseguir ir más allá; en tu caso, completar la mitad de lo que ansías.
Un abrazo enorme.

Mercedes Pinto dijo...

Conchi, mis felicitaciones para ti también y mis mejores deseos.
Prometo hacer lo posible por andar el resto del camino.
Gracias a ti, amiga, por venir a verme en mi reincorporación.
Un abrazo.

Mercedes Pinto dijo...

Amiga Ángeles, tú y Jose C. lo habéis hecho de maravilla; no me es posible pagar vuestra entrega y generosidad con ésta que es la casa de los tres. Tal vez ser un poquito de vanidad (perdón), pero me encanta cuando me decís "jefa".
Ale, ya estamos los tres, y me encanta.
Otro abrazo para ti.

Mercedes Pinto dijo...

¡Hola!, Morgana. Haré lo posible por terminar este libro que me trae de cabeza, otra cosa es que finalmente... Pero me esforzaré.
Un abrazo.

Mercedes Pinto dijo...

Me alegra verte por aquí de nuevo, Flamenco, es como sentirse en casa después de una dura jornada.
Gracias por no olvidarte de dejar tu huella.

Mercedes Pinto dijo...

Ángeles, dices bien, lo que ocurre es que no se puede dar lo que no se tiene. Y los adultos hemos perdido la imaginación a causa de tanto fijar nuestros ojos en lo material y por poner todos nuestros esfuerzos en conseguir "cosas"; no nos permitimos ni un minuto para soñar. Pero no tenemos derecho a negarle a nuestros pequeños este gran valor, que tan buena compañía les hará durante el resto de su vida.
Gracias por dejarnos siempre interesantes aportaciones.
Gracias.

Mercedes Pinto dijo...

Marina-Emer, has hecho bien en apartarte un poco para dedicar tiempo a los tuyos en estos días tan familiares. Ya estamos de vuelta, y para compartir eso que tanto nos gusta a las dos: alegria y literatura.
Un abrazo.

Mercedes Pinto dijo...

Javir, ya me gustaría a mí ser ese mágico regalo, imagínate...
Me alegra que te gustara el relato.
Besos.

Mercedes Pinto dijo...

Compañero Jose C, creo que no alcanzamos a comprender la magia, la fuerza y el poder que pueden llegar a tener un lápiz y una libreta; sólo hay que recordar a Andersen, que fue un niño muy pobre, el cual solo tenía papel y pluma para divertirse, ¿cuántos niños han podido soñar con sus cuentos durante doscientos años? Los pequeños de ahora no lo saben, pero cada vez que uno de ellos se pone ante una pantalla a ver "La Sirenita" es gracias a él, su escasez de medios y su imaginación.
Gracias por todo lo que has hecho en mi ausencia junto a Ángeles.

Anónimo dijo...

Es una delicia volver a ver tu
sonrisa.Deseo que termines con
tranquilidad tu libro, pero,
mientras te tenemos de nuevo.
De tu relato destaco la magia que
tiene que hacer una madre para
que su hijo no se sienta mal.
Francamente emotivo.
!!Bienvenida Mercedes!!.
Angela.

Mercedes Pinto dijo...

Entrañable amiga Isabel, como siempre, has dejado ese comentario que completa y resume a la perfección la esencia de mi relato. Seguiré soñando, aunque finalmente no consiga resolver el trabajo que me traigo entre manos; lo importante es no dejar de soñar.
No sabes cómo me alegra volver a verte por esta que es tu casa.

Mercedes Pinto dijo...

Querida Ángela, gracias por venir a darme esta calurosa bienvenida, verte de nuevo entre los comentaristas es una gran satisfacción para mí.
Seguiremos soñando, naturalmente, y construyendo historias para ayudar a soñar y sobrellevar la dura realidad.
Me alegra que te gustara.
Un fuerte abrazo.

José Antonio del Pozo dijo...

Hola, Mercedes: nos alegramos tus seguidores de volver a leerte.Ojalá puedas pronto acabar a tu gusto lo que te proponías. El de hoy es un bonito relato y esa caja de sueños -que tiene algo de mágico ingrediente de apólogo oriental- es un bello símbolo de inmaterial ilusión, y consigues con el sólo diálogo perfilar muy bien a dos niños, a dos familias y a dos realidades muy diferentes. Un abrazote

Elvira Daudet dijo...

Querida Mercedes:
Qué alegría que vuelvas a casa por Navidad como los turrones! Y nada menos que con una caja de sueños para cuantos te seguimos, como regalo de Reyes.
Niña, no te preocupes, una novela requiere su tiempo, que unas veces es más y otras menos, pero siempre mucho; no se escribe a plazo fijo. Lo que has hecho hasta ahora te estará esperando cuando
vuelvas a ella, a seguir o darle la vuelta si es necesario.
Permíteme que aproveche tu ventana para saludar a Ángeles y desearle, como a ti, un 2011 fertil en inspiración, éxitos y felicidad.
Besos. Elvira

Liliana G. dijo...

Querida, Mercedes, me alegra mucho volver a encontrarte. ¿Que no has podido alcanzar la meta propuesta? Seguro que has alcanzado otra mucho mejor, una que no habías imaginado pero que vale por diez que se han pensado.
Has dicho que estás contenta, y allí va la primera meta alcanzada ¿te habías propuesto estar contenta? Tal vez no, creías que eso vendría por alcanzar otras, pero la vida no desperdicia momentos y te ha dado, además de la alegría, el ímpetu para ir por más... de modo que ¡Felicitaciones! ¡A por la próxima meta!

El cuento es magnífico, conmovedor, tierno y, además, mágico, como deben ser los cuentos que hablan sobre los niños.

¡FELIZ 2011! De todo corazón.

Besotes.

mariajesusparadela dijo...

Me alegro de tu vuelta y de tu regalazo de reyes. La narración de la importancia de los sueños, que nunca se compran con dinero.

Verónica dijo...

Me alegra amiga, de tu vuelta.
El cuento muy bueno, los niños a veces son muy crueles, y lo son porque dicen lo que piensan sin disimulo.

Tenía más o menos siete años, y pedía a los reyes libretas, lápices y colores, me pasaba todo el día de reyes escribiendo, o dibujando con una amiga.
Y siempre tener una libreta a mi lado, me hizo feliz.

Buen fin de semana

Abrazos amiga

emejota dijo...

Lo que tiene verdadero valor nunca tiene precio. Eso se aprende poco a poco con el tiempo y unos padres responsables. Me alegro de tu vuelta, nos vemos. Un fuerte abrazo.

ROSA ARAUZ dijo...

Mercedes me alegro muchisimo de tu vuelta seguro que traes los bolsillos bien llenos de caramelos dulces (investiga, ya veras) ;)

Gracias por tu vuelta y tu visita a Caricias.

Mucha Luz

Mercedes Pinto dijo...

Jose Antonio, ¿ya sabes lo que significa para mí que vengas a leer mis humildes escritos? Muchas gracias por seguirme.
Un abrazo.

Mercedes Pinto dijo...

Querida Elvira, me alegro que te guste el regalo de Reyes que os he dejado hoy; aunque tú no lo necesitas, sé que tu caja de los sueños está repleta.
Gracias por tu agradable bienvenida.
Seguiremos leyéndonos.

Mercedes Pinto dijo...

Amiga Liliana, es cierto, no he conseguido llegar aún a la meta, pero me he permitido dejar tiempo para dedicar a la familia y han sido unas navidades muy bonitas, por eso estoy contenta.
Me gustan tus comentarios, siempre llenos de optimismo, propios de alguien como tú.
Un abrazo.

Mercedes Pinto dijo...

Ah, María Jesús, tal vez te cueste creértelo, pero echaba de menos esos comentarios tuyos tan escuetos como intensos, y que leo con mucha atención.
Comenzamos el año llenos de sueños.

Mercedes Pinto dijo...

Verónica, así que tú eres de las mías, de esos niños que buscaban el día seis entre los regalos el material para escribir y dibujar... Debe ser porque ya sabíamos los importante de los sueños.
Encantada de tenerte aquí de nuevo.

Mercedes Pinto dijo...

Emejota, cuánta razón tienes, lo malo es que los hay que no aprenden, desaprenden. Pero los soñadores seguimos siendo mayoría.
Gracias por estar en este comienzo.
Un abrazo.

Mercedes Pinto dijo...

Querida Rosa, no te imaginas la cantidad de caramelos que cogí la noche de Reyes, ¡incluso dos pelotas!, una para cada uno de los pequeños de la casa. Los caramelos para vosotros.
Besos.

mariarosa dijo...

¡Hola Mercedes!!

Se te extrañaba.

Bienvenida.

La crueldad de los niños es tremenda, uno pobre con sus sueños y el rico con el egoismo propio de los padres y que siembran en los niños.
Me alegra tu regreso.

Un beso.

mariarosa

Amando Carabias María dijo...

Nos alegra tenerte de vuelta. Y este relato es buena prueba de lo que digo. Supongo que, aunque hayas llegado sólo a la mitad del camino, no arrojarás la toalla y volverás sobre el asunto, cuando se preciso, cuando sea menester, cuando hayas desintoxicado las neuronas.
No es mal broche éste, para cerrar las fiestas.
Durante ellas hemos intentado en algunos sitios mostrar la misma idea que late en este hermoso cuento...
Supongo que habremos conseguido poco y que hay más que se fijan en el número de marchas de las bicis que en el contenido de los sueños.

Maria Sanguesa dijo...

Quien tiene sueños, lo tiene todo. Que nunca perdamos nuestra caja de sueños, Mercedes. Un abrazo muy fuerte.

eMi dijo...

Estoy convencida de que, a la mayoría de los niños, los Reyes sólo les traen regalos. Tú debes, en cambio, haber sido una de esas privilegiadas que recibía las cajas con cuadernos y lápices y ahora estás viendo tus sueños. (¿Dónde habrán ido a parar las motos y nintendos de los vecinos?).

Un placer volver a leerte.

Mercedes Pinto dijo...

Mariarosa, también yo os he extrañado muchísimo y me alegra el reencuentro.
Así es, creo que los padres no tenemos plena conciencia de lo que influimos en nuestros hijos.
Gracias, amiga.

Mercedes Pinto dijo...

Querido amigo Amando, tú no lo sabes, pero esperaba tu comentario como agua de mayo; es como si nada estuviese en su sitio hasta que has llegado. Ahora sí, estoy en casa de nuevo.
Me consta que muchos habéis dejado este mismo mensaje en vuestras casas durante las navidades; no esperaba menos de soñadores como tú.
Un placer recomenzar con los amigos.

Mercedes Pinto dijo...

María Sangüesa, sé que eres una soñadora, conozco algo de tu obra y no me cabe duda de que te has identificado con el mensaje de mi relato.
Seguiremos soñando y contando cuentos, lo demás lo dejaremos para otros.
Un abrazo.

Mercedes Pinto dijo...

EMi, así era, yo era una de esos niños que recibían lápices, cuadernos y cajas llenas de sueños el día seis de enero, y no sabes cuánto lo agradezco.
Gracias por venir a recibirme en este comienzo de año.
Un abrazo.

Cassandra dijo...

Querida Mercedes, que gran alegría me da tu regreso y todo lo que cuentas... a mi me encanta soñar y tener una caja de sueños

Sabes? eso es lo bueno de las cajas que no se pueden abrir, su potencial es enorme, en ellas puede haber cualquier cosa que imaginemos o soñemos... esto me recuerda las cajas que le dibujaban al principito, para guardar su cordero...

Me alegra también saber que ya tienes andado medio camino con tu novela... el otro medio camino se anda mas fácil... supongo

Besos y mis mejores deseos de éxitos en este 2011

NI la breve dijo...

!Que bien tenerte por aquí de nuevo! Gracias por tu visita. El cuento estupendo como siempre. Lo primero q pensé que en la caja había un libro, luego que nada. Ahora estoy convencida de que eran hojas blanco, montones de ellas para escribir nuevas vidas, nuevos viajes.

Pluma Roja dijo...

Bienvenida a tu casa, precioso relato el que nos dejas de entrada. Espero seguir leyéndote con nuevos obsequios de tus producciones.

Besos amiga Merce.

Mercedes Pinto dijo...

Querida Cassandra, no me extraña que seas de las mías y prefieras una caja llena de posibilidades a un regalo que se pueda pagar con dinero.
La otra mitad del camino la haré a trocitos, según se tercie el año, pero la haré con salud y un poco de suerte.
Me alegra verte.

Mercedes Pinto dijo...

Amiga Ni, si me lo permites, qué razón llevas, las posibilidades de una hoja en blanco son infinitas en comparación con cualquier objeto que podamos encontrar en un escaparate; potencialmente, una hoja en blanco es una gran historia.
Encantada de verte por aquí de nuevo.

Mercedes Pinto dijo...

Querida Aída, bienvenida tú a esta casa en la que tanto te apreciamos. Seguiremos contándonos cuentos con nuestros sentires, claro que sí.
Un abrazo.

Taty Cascada dijo...

Querida Mercedes, que bello es tenerte de regreso en tu casita, en tu espacio. La alegría la sentimos tus seguidores que disfrutamos de tus escritos...
En un mundo donde el consumismo ha sentado raíces profundas, los soñadores somos vistos como bichos raros. La sociedad moderna ha perdido la facultad de volar sin alas. El hombre se cree más inteligente obviando al niño que tenemos dentro, el que nos hace imaginativos, soñadores, lúdicos y creativos...Conservo mi cajita de sueños y la protejo contra viento y marea, prefiero ser llamada despectivamente "ilusa", que formar parte de una sociedad en vías de extinción, por la falsedad de sus postulados.
Un beso.

Paloma Corrales dijo...

Cómo me alegra tenerte de vuelta...
Fantástico el relato, yo diría que es casi una parábola.

Besos, un montón.

Luis Madrigal Tascón dijo...

Me alegro mucho, Mercedes, de volver a verte y leer tus "ficciones", que en este caso, por desgracia, son una triste realidad. Así es, como lo cuentas. Ojalá podamos todos, o al menos algunos, llegar a poder abrir esa caja mágica y maravillosa. Un abrazo. Muchos saludos también a tus "subordinados", según parece, Ángeles y José Carlos, que lo han hecho muy bien. Luis Madrigal.-

Patricia dijo...

mágico y bellísimo relato, querida Mercedes; una caja, lápices y libretas, un regalo de inestimable valor, una profunda enseñanza que invita a la reflexión.
qué alegría pasear nuevamente por tus letras!
querida amiga, que sea éste un tiempo de lucidez, de crecimiento espiritual, de paz, de amor y de todo aquello que desees en tu vida!
un fuerte abrazo.

Marisol dijo...

Ya sacarás de esa cajita mágica tu libro :-)
Te dejo un cordial saludo.

Blanca dijo...

Me alegro de que ya estés de vuelta. Aunque no hayas logrado alcanzar tus metas, seguro que has avanzado mucho y muy bien :)
No creo que una cajita de sueños sea un regalo de pobres, seguro que es muy especial.
Un beso.

Kurra dijo...

Me alegro de volver a leerte chica, y el relato mas real y bonito no podia ser.
Un beso fuerte.

Mercedes Pinto dijo...

Taty, puede que sí, que nos vean como bichos raros, pero sé que tú y yo lo preferimos antes de dejar de soñar.
La alegría de vernos en esta casa es mutua querida amiga.
Otro beso para ti.

Mercedes Pinto dijo...

Querida Paloma, también a mí me alegra muchísimo ver que has dejado tu huella, y saber que has disfrutado unos minutos leyendo en esta casa, como tantas veces.
Un abrazo.

Mercedes Pinto dijo...

Mil gracias, amigo Luis, por haberte acercado a darme la bienvenida en este reencuentro con vosotros y con un nuevo año.
Una cosa, esa caja de los sueños hace tiempo que tú la dejaste abierta.
Un abrazo.

Mercedes Pinto dijo...

Querida Patricia, yo sé que especialmente tú aprecias estos relatos sencillos que encierran los valores de siempre.
Me alegra que te gustara y de volver a verte por aquí.
También mis mejores deseos para ti.
Un fuerte abrazo.

Mercedes Pinto dijo...

Lo intentaré, Marisol, porque imaginación, por ahora, no falta, otra cosa es el oficio, que se aprende con la constancia y los años.
Gracias por estar.

Mercedes Pinto dijo...

Blanca, puede que la cajita fuese un regalo de pobres, pero, naturalmente, no de espíritu, que es lo que importa.
Gracias por estar con nosotros en este reencuentro.
Besos.

Mercedes Pinto dijo...

Mamá, ya estabas tardando mucho en aparecer, me tenías preocupada; pero ya veo que, como siempre, sigues ahí, pendiente de lo que hace tu hija.
Un abrazo muy grande.

Isolda dijo...

¡Qué alegría que estés de vuelta! Veo que es 8 de enero, ya sabes que varios escritores conocidos, recuerdo ahora a Isabel Allende, empezaban sus novelas tal día como hoy, ¡alégrate, ya tienes media! Como te conozco, sé bien lo que representa para ti la literatura. Es un cuento precioso. Su-e-ña.
Permíteme que me dirija a Evasecas: verás cómo van a agradecer tus hijos los 'no premios' a sus sobresalientes y llegará el día que te lo dirán y te sentirás la mujer más orgullosa y feliz del mundo.
Mercedes, besos y más besos de año nuevo y para los cómplices del blog.

Mercedes Pinto dijo...

Ay, querida amiga Isolda, ya estaba empezando a pensar que te habías olvidado de mí. Es broma, de más sé lo ocupada y feliz que estás estos días. Espero que lleves razón y ese ocho de enero sea el preludio de algo bueno y me traiga esa otra mitad de la novela. Tú serás testigo, ya sabes que te lo cuento todo.
Más besos para ti.

Paco Gómez Escribano dijo...

Precioso relato con moraleja. Bienvenida, Mercedes. Un beso.

fiaris dijo...

Me alegra tenerte nuevamente,gracias yo ahora mejor pero hay que esperar aún los dolores, de mi niña son muy fuertes despues de la operación, abrazo gracias.

Alhami dijo...

.


...adoro las cajas de sueño querida Mercedes, creo que sin ellas no podría vivir, pues en ellas guardo los míos y de lo que me dan ellas me alimento, para abrir puertas a otros mundos... muy estimulante el relato que nos has dejado... para ilustrar el tesoro que tenemos en nuestra imaginación

Un gran placer saber que ya estás de regreso, aunque no la hemos pasado nada mal con los textos filosóficos de JC y los hermosos relatos de Ángeles...

Cuídate y sigue adelante, te mando un abrazo iluminado de mis mejores deseos

ARO dijo...

Mejor la caja que la cosa. Y qué triste la crueldad del niño rico. Describes en pocas palabras esa dicotomía del alma humana que se debate entre la opción Quijote o la opción
Sancho.

Mercedes Pinto dijo...

Gracias Paco, me alegra que te gustara. Verte por aquí en esta primera entrada del año me hace sentir que he vuelto a casa.

Mercedes Pinto dijo...

Querida Fiaris, todo pasará, y nos lo contarás muy pronto, mientras tanto pasearemos por estos lares para paliar nuestros soliviantos.
Ánimo.

Mercedes Pinto dijo...

Ay, Alhami, ¿cuánto hace ya que nos conocemos?, a mí me parece que eres una amiga de toda la vida, a pesar de la distancia que nos separa; debe ser porque en esto de soñar somos almas gemelas.
Me satisface saber que has estado en buena compañía en mi ausencia.
Un abrazo.

Mercedes Pinto dijo...

Aro, me alegra mucho verte por aquí. Como ves, empezamos el año escribiendo de lo que nos gusta: los eternos valores.
Seguimos leyéndonos.
Un abrazo.

GUIDO FINZI dijo...

A los soñadores siempre los han mirado con aire de suficiencia, sin comprender que, como apuntó E.A.Poe: "Quién sueña de día, conoce muchas cosas que se le escapan a quien solo sueña de noches".

Un saludo, y un placer volver por aquí

Mercedes Pinto dijo...

Estimado Guido, podrán quitarnos muchas cosas, incluso la libertad, pero los sueños siempre serán nuestros.
El placer es mío.

disancor dijo...

Es un placer tenerte aquí de nuevo.
Los sueños duran más que los juguetes.
Un abrazo.

MA dijo...

Gracias querida amiga Mercedes por tu magnifica huella bloguera , un año más unidas por la amistad bloguera y por las letras mi querida paisana.
La caja de los sueños siempre guardando sueños nuevos, para hacerlos realidad.

Abrazos de MA con afecto y cariño.

Mercedes Pinto dijo...

Disancor, me alegra que tú también sigas viniendo por aquí. Sé que también tú prefieres los sueños a las "cosas".
Un abrazo.

Mercedes Pinto dijo...

Ma,gracias a ti, estimada paisana, porque siempre tienes una palabra bonita para dejar en ésta tu casa.
Besos.

Cassandra dijo...

Sencillamente hermoso y real.......amor de madre no hay comparacion, que el año nuevo sea de terminacion de todo lo nuevo en tu vida, un abrazo

J.M. Ojeda dijo...

¡Hola!
Así, así somos...Bonito cuento costumbrista, (como diría aquel.)

Saludos de J.M. Ojeda

Mercedes Pinto dijo...

Gracias por tus buenos deseos, querida Cassandra, haré lo posible porque se cumplan.
Me alegra que te gustara el relato.
Otro abrazo para ti.

Mercedes Pinto dijo...

J.M.Ojeda, gracias por venir a leer.
Saludos cordiales para ti también.

TORO SALVAJE dijo...

Hace unos años un niño abrió un regalo. Sacó el juguete, un garaje gigante, que había dentro de la caja y estuvo trasteando con él un rato. Enseguida se aburrió. Cogió la caja de cartón y se hizo una cabaña donde refugiarse de todos los peligros y allí paso toda la tarde.

Me ha gustado tu relato.

Saludos.

Mercedes Pinto dijo...

Cómo me alegra de ver que por fin, después de tantos encuentros por el ciberespacio, comencemos a visitarnos.
Precioso comentario, es un cuento que daría para otro post.
Gracias y hasta pronto, espero.

Maripaz Brugos dijo...

Feliz Año Nuevo!
Que alegria me produce tu vuelta...además nos ofreces en primicia la joya de tu libro. Poco a poco lo iras terminado. Tiene una pinta estupenda, creo que hacen falta muchas cajas de los sueños en la vida de nuestros niños.
Un abrazo

Mercedes Pinto dijo...

Feliz año nuevo para ti también, Maripaz, y gracias por venir a leer en esta casa, que pretendemos llenar de sueños, en el comienzo de este 2011.
Otro abrazo para ti.

Jose Joel Rios dijo...

El deseo de seguir entreteniendo al grupo es lo principal al escribir. Comunicar sin pretender es el hecho principal. Gracias Mercedes por tu labor.

Mercedes Pinto dijo...

Es verdad, Jose Joel, nunca lo había visto exactamente así, pero ahora que lo mencionas me doy cuenta de que esa es la mayor satisfacción del que escribe en un blog, haber conseguido que el lector se olvide unos minutos de lo que lo rodea y disfrute, sin pretensión alguna. Simplemente compartir.
Gracias a ti, me alegra encontrar tu huella.

Narci dijo...

Ni los adultos no damos cuenta muchos días de que si algo importante tenemos es precisamente la capacidad de soñar, soñando podemos dar mil vueltas y gozar de todos los bienes imaginables, en muchos casos con más intensidad que quien posee esos bienes materiales.

Besos y feliz 2011.

Mercedes Pinto dijo...

Querida Narci, así es, son los sueños los que nos han llevado más allá de la montaña que tapaba el horizonte, sin ellos ya no estaríamos.
Besos para ti también.

LA CAJA DE ANBAIRO dijo...

Querida Mercedes, antes que nada sé bienvenida.
Sobre la meta que según tu no conseguiste, debes saber que ahora ya tienes el entrenamiento y seguro que te servirá para nuevos intentos, así lo deseo.
!Maravilloso regalo¡
Recuerdo mi niñez, (yo nunca pude tener una bicicleta) ¿Sabes?, los Reyes que tocaban pasar por mi casa solo traían onzas de chocolate y alguna rara vez zapatos de goma que simulaban llevar cordoneras.
Reitero mi bienvenida y me alegro de tenerte de nuevo con nosotros. Recibe mi besopoeta amigo: Antonio

La viajera mas lenta. Madrid Paper Art dijo...

Me alegra que hayas completado la mitad de tu libro! ya has hecho lo mas difícil. Ya estás en el camino, ahora seguir pasito a paso, sacando de tu caja mágica las palabras tan preciosas con las que siempre nos regalas.

No hay nada como una caja, unos lápices y la imaginación para disfrutar. Tanto exceso impide que los niños, y también los mayores, desarrollemos la imaginación, la mejor herramienta que se nos ha dado!!

Un beso muy grande

Mercedes Pinto dijo...

Para La Caja de Anbairo:
Bueno, espero que lleves razón y hacer la otra mitad del camino, aunque sea despacito.
Me alegra que este relato te evocara bonitos recuerdos.
Gracias por darme la bienvenida.
Un abrazo.

Mercedes Pinto dijo...

Para la viajera más lenta:
Así es, tengo medio camino hecho, lápiz, papel e imaginación, ahora solo me falta un poco de tiempo para seguir adelante; parece que últimamente mis días fueran más cortos.
Gracias por estar.
Otro beso muy grande para ti.

Alejandro dijo...

Saludos Mer

Una alegoría muy bella de lo que es la imaginación, la creatividad y la necesidad espiritual de dar amor... verdaderos tesoros de la vida... quien tenga una cajita de sueños, ya puede considerarse dichoso

Un fuerte abrazo y mis mejores deseos de éxitos en este 2011

Mercedes Pinto dijo...

Qué verdad más sencilla y grande nos has dejado:quien tenta una cajita de sueños, ya puede cosiderarse dichoso.
Gracias por tu apreciada visita.
Un abrazo también para ti y lo mejor para este nuevo año.

Kamaleón dijo...

FASCINANTE lo que me haces pensar...

Créeme que:

Si yo pudiera encontrar una cajita (ena) morada
con cerraduras de plata
y con candados de sal
envolvería el amor, lo arrumaría chiquito
y con un beso cualquiera te lo dejaba en el pecho


Un placer visitarte y hurgar en tu cajita de sueños... Gracias

Mercedes Pinto dijo...

Kamaleón, pues si cada vez que te hacen pensar se te ocurren poemas así... habrá que hacerte pensar más amenudo.
Muchas gracias a ti por venir.
Hasta pronto, espero.

mateosantamarta dijo...

Gracias por tus visitas, comentarios y felicitaciones. Estuve un mes sin ordenador. Feliz año 2011 y a por el resto de la meta. Un abrazo.

Mercedes Pinto dijo...

Amigo Mateo, ya sé que has estado sin ordenador y me alegra que ya esté arreglado el problema y verte por aquí de nuevo. Siento que ya están todos los amigos.
Un abrazo.

Abuela Ciber dijo...

BIENVENIDA, se te extrañaba!!!!!

Te deseo que esta semana tus días se vean poblados de buenos momentos.

Cariños
..
Solidaridad:
Ayudar y poner tus capacidades al servicio de los demás. La solidaridad se practica sin distinción de credo, sexo, raza, nacionalidad o afiliación política. La finalidad sólo puede ser el ser humano necesitado. Solidaridad es la cualidad de continuar unido con otros en creencias, acciones y apoyo mutuo, aún y sobre todo, en tiempos difíciles.

Mercedes Pinto dijo...

Estimada Abu, gracias por darme la bienvenida en este año que comienza y que se presenta complicado.
Hago mía esta solidaridad que me has traído.
Un abrazo.