jueves, 13 de enero de 2011

CAOS Y ORDEN

Entrada publicada por Jose C.



Vivimos en el mundo tratando constantemente de vencer el caos, estableciendo un orden que le de forma a las cosas, para que cumplan un propósito. Es un proceso que se inicia en el momento en el que percibimos las cosas que van surgiendo en el entorno, apreciando su forma y el modo en el que combinan con los propósitos deseados, y a continuación, si lo requiere, trazamos un plan para ordenarlas; son cosas materiales o ideas de cualquier tipo, cuyo cometido es el de satisfacer algún tipo de necesidad.

En todo este proceso de están presentes las emociones, desde la percepción del caos, mientras es ordenado y hasta que lo está. Percibir con claridad las emociones en cada momento no es fácil y con frecuencia se omite el paso de prestarles la debida atención, ignorando así un caos que impedirá el orden final deseado. Es ese Ser que está dentro y alrededor de cada uno, que genera esa voz interior, el que demanda el orden. Conocerlo y alinear los propósitos con él posibilita que éstos puedan llevarse a cabo y crear orden, armonía y belleza.

El pensamiento genera las ideas y las ideas alineadas en un orden emocional ya cumplen el propósito. El trabajo está hecho o casi hecho.

La mente, con sus condicionantes y su lenguaje particular, actúa automáticamente ante cualquier estímulo, o lo genera. Protege la individualidad sin contemplar el orden universal, provocando el caos, pues el orden individual solo es posible en sintonía con el del entorno. Es el ego en acción y el hecho de enfrentarlo lo alimenta. Solo escuchando la voz del ser, comprendiendo las emociones y creciendo en conciencia mediante el conocimiento es posible eludirlo y reducir su protagonismo; esto es la meditación, observando el ahora, único momento que en verdad “es”, pues el pasado ya fue y el futuro es eso, lo que será cuando y en la forma que llegue.

Vivimos y participamos en el mundo para conseguir el orden, pero no somos de él. El mundo es materia, espacio y tiempo, es un soporte, un medio manifestado en el que podemos experimentar, pero no es el origen del Ser ni el propósito; el propósito es el orden del Ser… ¿pero cual es el origen? Bueno, esto de momento parece que es el gran enigma. Mientras tanto, sigamos ordenando el caos y así, seguramente, conseguiremos aprender más, reforzando la línea que nos une con El Ser.



contador

50 comentarios:

Mercedes Pinto dijo...

Es cierto, ponemos gran empeño en ordenar el caos, constantemente nos afanamos en cambiar el orden natural de las cosas; pero lo hacemos para sobrevivir. Porque, al fin y al cabo, todo lo que tenemos en un principio es un suspiro de vida y nos valemos de el para soñar otros mundos, otros "órdenes" más elevados. Tal vez ese instinto de supervivencia también tenga su misión. O, dime, ¿acaso tú podrías plantearte tu existencia si no velaras por ella?, ¿no ha sido necesario el instinto de supervivencia del ser humano para poder prolongarse y que algún día pueda conquistar ese espíritu común? No reniego de mi leve ser, ni de mi yo, ya pasé por eso, lo soporto y asumo, que es quizá más difícil aún, y, sobre todo, confío y espero.
Compañero Jose C., vivir es acumular dudas, que llegan a ser insoportables; para librarse de tamaño peso solo hay una salida: confiar; entonces ya no necesitas tantas respuestas y dejas las dudas por el camino, que se hace mucho más ligero.
Una entrada muy profunda, que daría para un largo debate. Me voy pensando.
Un fuerte abrazo.

Jose C. dijo...

Antes que nada Jefa, que sepas que tienes un premio de agradecimiento por ser la primera que comentar esta entrada y por haberla leído detenidamente.
Por supuesto, me planteo la existencia después de estar velando por ella, pues de alguna manera hemos venido a Ser, aquí y ahora para ello. Esto es realidad.
Sin embargo -y hablando de convencimientos- no se trata de cambiar el orden natural de las cosas, si no de volver a él. Cosa distinta es que lo que realmente necesitamos cambiar sea un orden no natural creado por la mente, por el ego o una masa de egos. Por supuesto, el instinto humano se ha encargado de su supervivencia, aunque a pesar de ello suele andar en la cuerda floja, pero ¿es el instinto humano la razón del Ser o es una forma de existencia que cumple un cometido temporal? ¿Justifica la existencia física -parte natural del humano- el despropósito que viene realizando? ¿Crees Jefa que el instinto de supervivencia puede conquistar en algún momento el espíritu común? ¿Cuantas veces no ha sucedido que al superar la supervivencia y alcanzar al confort se ha querido más? ¿que es ese más?
Tu Ser no es leve, es lo más, es la esencia de Ello y sin embargo luchas contra Él, sin darte cuenta, constantemente; eso es lo que hacemos cada día. No hay que soportarlo, hay que reconocerlo. Acumular dudas es negar el conocimiento, necesario para obtener el saber. Confiar es fe y la fe es imprescindible, pues el enigma siempre -en esta vida- permanece. ¿Crees que en mis convencimientos no hay fe?
Llevas razón, este tema da para un largo debate, posiblemente el que desarrollamos cada día en cada circunstancia que nos encontramos.

Un abrazo agradecido.

Ángeles Hernández dijo...

Continuando el debate, coleguis y amigos José Carlos y Mercedes, me atrevo a poner el toque bilogicista que es de lo que entiendo un poco:

Desde el punto de vista evolutivo el SER ha sido siempre insolidario buscando siempre la supervivencia propia y como mucho de la prole no enferma. La selección natural consiste en eso precisamente: han logrado sobrevivir y reproducirse aquellos que han sabido cuidarse a sí mismos de acuerdo con las condiciones que el medio les exigía. A medida que el medio ha ido cambiando unas especies se han extinguido ( las que no estaban preparadas para el cambio ) y otras han sobrevivido y se han reproducido (las más dotadas biologicamente) transmitiendo así su capacidad a sus descendientes.
No voy a pararme en las mutaciones espontáneas ni en "el azar o necesidad" que plantea la teoría de la evolución, simplemente doy un salto de millones de años y me planto en el "homo sapiens, sapiens".

Para poder salir adelante y tranmitir sus genes a sus hijos, para que ellos a su vez hagan lo mismo y así sucesivamente, el cerebro ha evolucionado también (sobre todo).

Hecha esta introducción podemos detenernos en el Sistema Nervioso Central y ver grosso-modo como funciona

.....cont....

Ángeles Hernández dijo...

.....cont....

1)Existe el cerebro reptiliano, el más antiguo filogeneticamente, el que permite respirar, oler, que la sangre circule por las arterias o que el corazón lata de manera automática y sin que se sea conscientes de ello. Pero ¡¡OJO!!como todas las especies, el ser humano solo está programado para vivir hasta tener asegurada la procreación ( unos 25 años). Por tanto a partir de esa edad comienza el deterioro , tan inconsciente como lo son las funciones biológica. Por eso hay que cuidarse, comer bien, hacer deporte, vigilar la tensión ... si no hay vida no hay nada más y en este aspecto el SER es egoista, o al menos solo los que han sabido tener comida y no arriesgarse, han podido perpetuarse. Las grandes guerras de los pueblos antiguos, han sido fundamentalmente producidas a causa de la busqueda de comida y medios más propicios para la subsistencia lo que justificaba invadir al pueblo de al lado mediante la fuerza para hacerse con su tierra, su agua, etc.

2)El sistema límbico (amígdala e hipocampo) es la parte del Sistema Nervioso Central que se ocupa de las emociones: amar, odiar, reir, llorar... es el cerebro intuitivo el que nos hace ver las cosas sin que la razón intervenga y al que cada vez se le está dando más importancia a la hora de tomar decisiones. Existe ya en los mamíferos superiores y sobre todo en los homínidos no humanos ( conocéis muchos trabajos que demuestran la afectividad de los gorilas, y todos aman a su perro porque sienten correspondencia ).Por eso , y una vez conseguido gracias al cerebro reptiliano, vivir sánamente, son las emociones las que modulan nuestra vida, fundamentalmente las que se viven en los dos primeros años de vida y que están condicionada por el apego(bueno o malo) Aquí entronco con el mensaje de J. Carlos pues si no conocemos y analizamos qué sentimos y por qué lo sentimos, tenderemos a ese caos del que él habla tan ampliamente en su entrada. Asimismo La incongruencia entre lo que creemos sentir y lo que desearíamos, produce con gran facilidad depresión, insatistfacción, tristeza, angustia... La depresión, enfermedad muy frecuente HOY, es causa importante de muerte y de incapacidad. ¿Depresión por querer seguir con el caos y no armonizarnos con el universo?. Con las emociones bien moduladas y asumidas sí se puede y se debe colaborar con los demás, pues el Amor y la necesidad de ser querido es su base esencial.
Pero es verdad que puede haber grandes disbalances -caos/orden- si la parte emocinal del individuo está perturbada, fundamentalmente por falta de autoconocimiento.

.....cont...

Ángeles Hernández dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ángeles Hernández dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ángeles Hernández dijo...

.....cont....

3)El cortex es el cerebro más evolucionado,pequeño en los homínidos superiores (600 cc homo hábilis) y mucho mayor ( 1400 cc homo sapiens) en el hombre. Sus neuronas son las respnsables del pensamiento racional y gracias a él nuestra especie ha logrado "modificar" en parte la naturaleza: herramientas para cazar, utensilios para cocinar,el dominio del fuego, el uso de la agricultura etc etc, les ha permitido sobrevivir sin depender exclusivamente de que la madre naturaleza diera sus frutos espontaneamente, o cazando animales por los que "naturalmente" habrían sido devorados (resumiendo mucho : cortex:Inteligencia racional + inteligencia práctica.
Aquí si que podemos hablar también de caos. Cuando la razón olvida las emociones y de donde venimos, puede producirse mucha destrucción tanto del orden (más etéreo) como de las carácterísticas físico-químicas del universo.

4)Hay tambien un componente espiritual ( aparte del biológico, el emocional y el racional), muy desarrollado y conocidos en civilizaciones orientales, pero cuyo sustrato anatómico no está aún perfectamente definido ( ¿quizás la glandula pineal? -epífisis o tercer ojo-?.

Y YA.

Me he salido un poco del tema esencial, pero no tanto. A mí al menos , estas reflexiones me ayudan a comprender el porqué de muchos fenómenos biológicos, históricos y actuales y a adoptar una postura más clara ante el Caos y el Orden.

Si habéis llegado hasta aquí, gracias por vuestra paciencia -que esto no es más que un comentario-.

Besos sabadeños a los dos de Á. despierta a estas horas por causa de un neonato (que de haber nacido en la cueva, no habría sobrevivido).

Mercedes Pinto dijo...

Entonces, ¿el gallifante es para mí? Guay. Es broma, un poquito de humor en temas tan ácidos siempre relaja un poco.
Cuando hablo del caos (no sé si tú lo entiendes de la misma manera), me refiero al orden natural; quiero decir, la naturaleza da frutos, pero el hombre pone “su orden” para sobrevivir, o sea, coge las semillas y las siembra en un terreno delimitado y así no tener que caminar a diario no sé cuántos kilómetros para conseguir manzanas para su familia. De la misma manera que antes salía a cazar y ahora controla la ganadería. El hombre, dotado de una inteligencia única, ha sido capaz de cambiar ese “orden” (o caos, según se mire) natural del cosmos para perpetuarse. Pero no para perpetuarse como mero ser vivo (nace, se desarrolla, se reproduce y muere), sino como portador de ese don mágico y único (inteligencia o imaginación, para mí es lo mismo) que finalmente dará sentido a todo lo existente. De manera que yo, como individuo, he de velar por mi vida, teniendo siempre en cuenta que no tiene más valor que las obras que aporte al proyecto común.
Sigo...

Mercedes Pinto dijo...

Que la tentación de quedarme con más recursos de los que me pertenecen (impidiendo así que otros individuos puedan dejar su aportación) está latente en mí, cierto. Ésta debe ser nuestra lucha. Me gusta tener presente la parábola de los talentos: nosotros hemos tenido mucha suerte, por eso debemos dar más. Cada cual ha de multiplicar sus talentos, tener o ser más te obliga a entregar más.
Sobre lo de que vivir es acumular dudas, lo tengo muy claro, y cada vez más. Cada respuesta que encuentro viene con premio: al menos cien dudas más. No creo que estemos capacitados para entender (y digo entender, otra cosa es sentir) cuestiones más elevadas de las que están al alcance de nuestros sentidos, de ahí el carácter milenario de la filosofía: teorías, muchas; verdades absolutas, ninguna. Pero tenemos esa chispa en nuestro interior que nos hace intuir ese otro nivel al que debemos aspirar y, para ello, si es necesario, tendremos que utilizar nuestro planeta, que finalmente, con nuestra ayuda o sin ella, morirá. Lo importante es utilizarlo para una conquista más elevada.
Siento darte tanto trabajo, pero es que no me das opción.

Anónimo dijo...

Estimado J. Carlos, para mí el caos y el orden son el haz y el envés de una misma hoja, siendo uno de los conceptos, necesario para entender el otro y viceversa. Ocurre algo parecido con la duda y la fe; al respecto, magistralmente, Joseph Ratzinger en su “Introducción al Cristianismo” dice:
“Tanto el creyente como el no creyente participan, cada uno a su modo, en la duda y en la fe, siempre y cuando no se oculten a sí mismos y a la verdad de su ser. Nadie puede sustraerse totalmente a la duda o a la fe. Para uno la fe estará presente a pesar de la duda, para el otro mediante la duda o en forma de duda.
La duda impide que ambos se encierren herméticamente en su yo y tiende al mismo tiempo un puente que los comunica. Impide a ambos que se cierren en sí mismos: al creyente lo acerca al que duda y al que duda lo lleva al creyente; para uno es participar en el destino del no creyente; para el otro la duda es la forma en la que la fe, a pesar de todo, subsiste en él como exigencia”.
En mi opinión, cualquier reflexión que ayude a encontrar la verdad, bienvenida sea, ya que debería ser el fundamento sobre el que se sostuviera el ser humano.
Un abrazo
Abelardo

La sonrisa de Hiperión dijo...

No es todo en sí, un caos, organizado a los ojos del hombre?

Saludos y un abrazo.

Isolda dijo...

Querido José C. Lo acaba de decir Hiperión: Todo es en sí mismo un caos. Gracias a ese caos estamos aquí, hoy y ahora. Ángeles, lo has explicado perfectamente, te felicito de veras. No puedo añadir más, amigo, sino lo que te deseo siempre: que encuentres respuestas a tus preguntas, pero que no te resulte gravoso para tu bienestar.
Con cariño, te envío muchos besos.

Jose C. dijo...

Puffffff, compañera Ángeles, esta lección científica me la guardo para cuando me vuelva a surgir alguna duda sobre el tema en cuestión y a partir de los datos que nos facilitas ampliar el conocimiento. Me agrada un montón que con tu elaborado aporte concilies el trabajo de la ciencia con lo que uno aprende saciándose en fuentes espirituales y filosóficas, y mediante la observación, tanto del interior como del entorno. Así que, estate tranquila que no te has salido del tema, si no que lo has enriquecido excepcionalmente.
He leído y escuchado sobre la glándula pineal o tercer ojo; esa piñita que al parecer puede proporcionarnos lo que nos parecerían mágicas capacidades, pero solo unos pocos hablan de ella y sus magníficas cualidades, aunque sin aportar pruebas convincentes de tales maravillas, así que de momento lo dejo en espera. Me da la impresión de que recuperar de forma natural la actividad de este órganito, requiere, a parte de cierto entrenamiento, un profundo despertar de conciencia y una importante elevación del nivel espiritual previos, para estar listos y utilizarlo sabiamente.
Muchas y sinceras gracias por el interés que has puesto en el tema y que tan acertadamente has plasmado.

Enhorabuena por el éxito de ese nuevo alumbramiento en el que has participado y que gracias a la ciencia y la evolución de ésta es posible facilitar el poder Ser en este mundo, aun en condiciones adversas.

Un abrazo.

Jose C. dijo...

A ver Jefa, para mí, ese caos que señalas en la naturaleza, que requiere la mano del hombre para ser ordenado conforme a sus necesidades, no es tal caos, hasta el punto de que entiendo que el hombre tiene la facultad de transformarla, siendo esto parte de la naturaleza y de su orden. Por tanto sigue siendo natural y está dentro del orden que el hombre haga modificaciones, mientras se ocupe de que su intervención no cree caos.
Para mi no es ese don especial que porta el hombre el que dará sentido a todo lo que existe, sino que gracias a él el hombre puede encontrar el sentido del ser, existiendo aquí y ahora. Pensar que por naturaleza el cosmos es caos, que no encaja con las necesidades del hombre, para mí ya indica caos en tal pensamiento, por no comprender la naturaleza de las cosas y su sentido.
Creo que ya nos estamos desviando un poco del tema, pero a mi particularmente no me importa, así que continuo el hilo.
Respecto a la cuestión de la abundancia de unos y la escasez de otros, tengo que discrepar. Por supuesto, entendiendo como talentos la facultades de cada uno, cuantos mas tienes o mas desarrollados sean, más capacidad tienes para dar y es tu deber compartirlos, pues esa debe ser su misión para contribuir a la evolución, pero no puedo mezclarlo con los recursos, que aunque hay quien dice que son ilimitados, evidentemente hay cientos de millones de personas a las que no habrá manera de convencerlas de tal teoría, debido a la profunda escasez que padecen. Lo que no tiene mucha discusión es que tal desequilibrio de reparto de recursos es debido al mal uso de talentos, por parte de muchas personas que los utilizamos para proteger la individualidad, por temor a que los perjudicados por la escasez mellen tal protección, temor que surge a partir de un sentido de la pertenencia cuestionable. Por tanto no se trata de dar más porque eres más listo y tienes más, sino de no apropiarse de lo que es de todos y para todos.
Se de que hablas cuando dices que cada respuesta viene con premio, pero en mi caso esto no supone una decepción, teniendo en cuenta que la pregunta ha sido respondida, igual que las nuevas deben serlo. La cuestión es eso, evolucionar, paso a paso, cada cual con las verdades que va encontrando y que, claro está, no son las mismas que las de los demás, pues cada uno va encontrando la que busca en cada etapa de su crecimiento individual, con ritmo y senderos distintos a los de otros, que al final deben concluir en un mismo punto. Evidentemente, si es que lo hay, el final está muy lejos, pero lo importante es el camino. Por eso para mi, vivir no es acumular dudas, sino evolucionar despejándolas. Por ejemplo, para mi es una verdad que justificar los errores de la existencia en que el planeta morirá, con nuestra ayuda o sin ella, es ya en si el error. Sabes que tu casa no es eterna, pero te preocupas por mantenerla en buen estado para garantizar que, junto con tus seres queridos más cercanos, puedas estar protegido y disfrutarla. Esto es algo natural e inevitable para la supervivencia y la evolución, y si lo trasladas a una unidad mayor, el planeta y la humanidad, creo que la intención debe ser la misma y no veo que esta intención vaya en contra de una conquista más elevada.
No siento en absoluto tener que pensar mucho para contestarte, al contrario, es el propósito, y la verdad, no esperaba que se cumpliera tan hondamente, lo cual me alegra. Espero no ser yo el causante de una sobrecarga de trabajo para ti.
Otro abrazo para ti, Jefa.

Mercedes Pinto dijo...

A ver, ¿dónde he dicho yo que el caos de la naturaleza requiere la mano del hombre para ser ordenado?
“Para mi no es ese don especial que porta el hombre el que dará sentido a todo lo que existe, sino que gracias a él el hombre puede encontrar el sentido del ser, existiendo aquí y ahora”, la diferencia que quieres remarcar en esta frase no la entiendo.
Por otro lado, recursos y capacidades van muy unidos (si yo tengo varios profesores de piano de prestigio, naturalmente, mi capacidad para tocar será mucho mayor que la de una persona que viva en el desierto y pase doce horas diarias buscando agua), si no he hecho tal diferenciación, que la hay, es para no meterme en más honduras. Y, desde luego, naturalmente, habría que empezar por no apropiarse de lo que es de todos, faltaría más; pero parto de la base de que NO es así, y por tanto estoy convencida de que aquel que más es y tiene (en cualquiera de los sentidos) debe ser el que más sirva. Quiero decir que, como quiera que es imposible la justicia terrenal (pregúntale a un ciego, por ejemplo), si tú has tenido la suerte de tener muchos “dones” también estás en la obligación de ponerlos al servicio de los demás, para ordenar el caos natural (que lo hay, nos guste o no), con lo cual contesto de paso a tus apreciaciones iniciales.
Más abrazos, que no falten. Y me pongo a escribir que se va la tarde.

Jose C. dijo...

Estimado Abelardo, de nuevo participas en este sitio con un enriquecedor comentario, acompañado, como viene siendo tu costumbre, con una interesante cita.
Por esta vez parece que estamos de acuerdo, lo cual es bueno, igual que si hubiera sido en desacuerdo, pues en ambos casos la idea de compartir impresiones ayuda a despejar la duda, incluso a reforzar a fe, si fuera el caso.
Gracias y un abrazo.

Jose C. dijo...

Antonio, como es habitual, al leer tu escueto y a la vez intenso comentario, me quedo pillao. Menos mal que estoy viendo de reojo el de Isolda que me está ayudando a descifrar el tuyo... es bromichuela, jejeje.
Acabo de ordenar un caos: los platos que estaban revueltos en el fregadero, colocados en aceptable orden en el lavavajillas, aunque unos pocos se han librado del turno porque no he conseguido establecer orden para todos.
¡Que difícil es ordenar!
Un abrazo amigo.

Jose C. dijo...

Querida amiga Isolda:
Me congratulo contigo sobre el aporte de Ángeles. De vez en cuando tenemos que estar de acuerdo en algo ¿no?
Gracias sinceras por tus deseos, en los que estoy seguro que depositas toda tu buena fe, y me alegra que agradezcas la existencia y que sea por mucho tiempo, aunque para ti su impulso se llame caos.
Un abrazo.

Jose C. dijo...

La Jefa dijo (copiado de su comentario): "Cuando hablo del caos (no sé si tú lo entiendes de la misma manera), me refiero al orden natural; quiero decir, la naturaleza da frutos, pero el hombre pone “su orden” para sobrevivir..."
Quizás lo he entendido mal, pero lo que he entendido es que el hombre ordena el caos (orden natural) para sobrevivir. De entrada detecto error en la necesidad de ordenar el caos de la naturaleza, sin entender antes que forma parte de la naturaleza el que el hombre pueda modificarla, pues su nivel de conciencia se lo permite, lo cual no es ordenar el caos, sino parte del orden natural, insisto, siempre que lo haga en alineación y armonía con el propio orden que le faculta para tal propósito, es decir, la naturaleza de la propia existencia.

Esa frase mía que no entiendes era en respuesta a la que tú escribiste: "El hombre, dotado de una inteligencia única, ha sido capaz de cambiar ese “orden” (o caos, según se mire) natural del cosmos para perpetuarse. Pero no para perpetuarse como mero ser vivo (nace, se desarrolla, se reproduce y muere), sino como portador de ese don mágico y único (inteligencia o imaginación, para mí es lo mismo) que finalmente dará sentido a todo lo existente".
De donde entiendo que es ese “don” el que finalmente dará sentido a todo lo que existe, y en mi respuesta te digo que el “don” no da el sentido, sino que permite le comprender la existencia en este mundo (aquí y ahora), pues de momento no parece que podamos comprenderlo en otra dimensión. Concretando, creo que la inteligencia/imaginación (don) es solo una parte del Ser que da el sentido, por tanto decir que es este don el que da el sentido es quedarse corto. No por tener más inteligencia/imaginación das más sentido a la existencia; de hecho los hay quienes derrochan inteligencia/imaginación destrozando la existencia.

Unir recursos y capacidades en el mismo saco de los talentos es una tendencia humana evidente, causa de los males que nos acometen desde tiempos remotos. Tu misma has puesto un claro ejemplo de donde nace la injusta competitividad, sistema gracias al cual tiene éxito el que dispone de más recursos, no el que tiene más talento, y disponer de más recursos nos facilita utilizar más de los que nos corresponden, en perjuicio de otros. Nos comportamos entonces como predadores, partiendo de la base de que es así y no puede ser de otra manera, bajo el convencimiento de que es imposible la justicia terrenal.

Nos cuesta ver la poca coherencia que tiene tal convencimiento con la razón de Ser, y aquí es donde se empiezan a generar las emociones confusas… caos. De la misma manera, tener el convencimiento de que la naturaleza es caótica sin haberla comprendido, es en sí la causa de tal caos, al tratar de manipularla sin respetar su orden. ¡Menuda conciencia esta que pretende permitirnos vivir tranquilos, jodiendo a otros, con la licencia que nos otorga el haber caído donde existen las posibilidades y los recursos, y bajo la excusa de que la justicia terrenal es imposible! ¿Quién hace la justicia terrenal? La hacemos nosotros, con nuestros convencimientos nacidos de la tendencia a la protección individual/egoísta, del miedo, de los condicionantes y esquemas mentales limitantes, todo esto, causa del caos emocional que tanto daño genera en nosotros mismos. Pero seguimos pensando que no puede ser de otra forma, es nuestra naturaleza y así nos conformamos y seguimos viviendo en este mundo, sin preocuparnos nada más que eso, vivir (el que tenga recursos) hasta que se acaben los días, mientras el caos nos lo permita.

Creo que estamos llevando el tema mas allá de sus pretensiones… será que lo necesitamos.

Me despido hasta nueva ORDEN, siempre con un abrazo.

josefina dijo...

Ufffff, amigo yo en esto del orden, no se que decir. Te contaré lo que me decía mi hijo cuando osaba ponerle un poco de orden y concierto en su habitación, Jo...mamá, no toques mis cosas, yo tengo un desorden ordenado, y cuando entras tu con tu manía de ordenar, no encuentro nada.
Un abrazo

josefina dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
disancor dijo...

Muy intesante el tema de´tú entrada. Me ha encantado.
Feliz domingo.
Um saludo.

Jose C. dijo...

Hola josefina. Conozco el episodio y he podido presenciar verdaderas crisis de orden familiar a consecuencia de ello. Las madres (por lo general) nutren, protegen y mantienen el orden en la unidad familiar y no siempre los demás componentes de la unidad saben valorar y agradecer su trabajo. Por otro lado, si un hijo no quiere ayuda en el orden de sus cosas, deberá encargarse por si mismo de mantener tal orden en armonía con el orden de la casa. Digo ¿no?
Gracias por venir y participar.
Un abrazo.

Jose C. dijo...

Gracias Disancor.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Querido Jose C. una entrada muy profunda, pero yo solo me entregue al caos de mi hogar, y aun sigo haciendolo, o sea totalmente de acuerdo con Josefina.
Un abrazo fuerte.

Soy Kurra no me deja entrar con mi cuenta de blog.

Anónimo dijo...

Hola Jose C.
Haces reflexionar con cada una
de tus entradas.Estoy de acuerdo
contigo, pero me gusta sobre todo
una de las frases " El orden
individual solo es posible en
sintonía con el entorno", me
parece llena de sabiduría.
Un fuerte abrazo.
Angela.

Jose C. dijo...

Kurra, otro abrazo para ti y todas las madres, tremendas trabajadoras del orden.

Jose C. dijo...

Ángela, para mi esa frase dice algo esencial para la evolución. Menudo reto llegar a sentir en cada momento y situación que formamos parte del todo.
Gracias por participar.
Un abrazo.

medianoche dijo...

La organización del hombre es válida pero ineficiente en todos los aspectos de la vida, nunca estamos totalmente organizados la vida trascurre así, entre murmullos, gritos y peleas emocionales, pero la lógica nos indica que no crecimos fuera del cascarón, que aún mas allá de la vida y la muerte, no alcanzamos ese conocimiento para discernirlo.

Besos

Jose C. dijo...

Claro, Medianoche. Si todo estuviera organizado nuestra actividad en el mundo no tendría sentido, todo estaría ya hecho. Creo que al salir del cascaron ya llevamos ese sentido de la supervivencia que nos impulsa a ordenar las cosas. La cuestión es como lo hacemos y en que dirección está orientado el orden pretendido. Pienso que al fin y al cabo lo importante es aprender a ordenar las cosas, los pensamientos, las emociones, los mismos propósitos...
Un abrazo.

Marisol dijo...

Yo necesito de un poco de caos en mi vida para sentir que vivo; todo demasiado en su lugar me ahogaría.
Te dejo muchos saludos berlineses.

Jose C. dijo...

Claro Marisol. Posiblemente sea porque necesitas experimentar. Supongo que a todos nos pasa algo parecido, pues al fin y al cabo la vida en este mundo se trata de eso: de aprender ordenando. Otra cosa es que cada cual deba de establecer sus propios propósitos y planes de orden, o que prefiera cierto nivel de actividad, manteniendo cierto nivel de caos. La elección siempre es personal, gracias al libre albedrío y a las posibilidades personales que nuestro don nos brinda.
Un abrazo.

Marina-Emer dijo...

Hola amiga...Ya más de medio mes de Enero 2011 y pasan
Los días volando como la alondra de paso
A saludarte con cariño y ver que tienes
Publicado para dar un repasito a tus bellas
Creaciones.pero al ser un poco largo u¡y espero una llamada telefonica ya volvere a recrearme leyendo tu escrito.
Que el resto de semana te acompañe feliz
Navegando por este misterioso barco que
Nos lleva en un segundo donde le indiquemos
Un abrazo cálido con cariño
Marina

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Hola, José:

Nos pasamos la vida tratando de ordenar el caos y cuando lo logramos el tiempo se termina.

Abrazos.

Jose C. dijo...

Hola Marina:
Por aquí estamos, para cuando tengas tiempo y puedas recrearte sin prisas.
Un abrazo.

Jose C. dijo...

Bueno Rafael, visto así y valorando el orden presente, igual tenemos mucho tiempo por delante.
Un abrazo.

Ignacio Bermejo dijo...

Si supierais cuantas conversaciones tengo con un cuñado, paseando por la playa, tratando de comprender qué es el caos...

MA dijo...

Hola amigos José Mercedes y Ángeles, encantada de visitar vuestra maravillosa casa y leer los post.

Todos alguna vez hemos tenido caos y orden en nuestras vidas, pues dentro del caos ,existe el orden y dentro del orden esta bien un poco de caos ,para que la vida no sea tan monótona

A lo largo de la vida del hombre ,se vive unas etapas con coas y otras con orden y así crecemos y evolucionamos mentalmente , espitualmente y hasta físicamente.

Este caos y este orden forman parte de la vida es como un juego para el ser humano ,donde todo vuelve a empezar de nuevo...

la pescadilla que se muerde la cola.


Abrazos fraternales de MA,desde Granada .

Gracias a Mercedes por su huella amiga en mi blog , vuestro blog amigo.

Jose C. dijo...

Pues Ignacio... por las conclusiones a las que he llegado (hasta el momento) es un desorden producido por la propia mente, cuando el ego (encargado de proteger el ser)toma control casi total y deja el alma (con su saber y energía) casi oculta. en definitiva, una falta de equilibrio en el ser.
Un abrazo.

Jose C. dijo...

Así es MA. Nos resulta evidente que esta vida no es para alcanzar el orden total en ella, aunque con frecuencia y (como tú dices) cíclicamente, la anhelamos. Lo importante es estar en la brecha y armonizar nuestros propósitos con el orden deseado.
Un abrazo.

José Antonio del Pozo dijo...

Hola, Jose C: uff, haces pensar, y mucho, después de las hondonadas de pensamiento por las que nos llevas y nos traes con mano segura. Sí, la conciencia recta, el conocimiento pone orden en el caos multiforme que parece dominar el Universo, aun cuando como dice Mercedes, genere cien nuevas dudas. El homo sapiens es naturaleza y a la vez no lo es, en el sentido de que también se autopercibe separado de ella y necesitado en cierto sentido de domeñarla con el saber (y ahí veo que llega Ángeles con el saco de los muchos y científicos que ella tiene). Pero es quizás importantante lo que de pasada señalas en tus comment: igual que pones tú orden en el fregadero, en medio del barullo de platos sucios y de restos informes de salsas varias, eso es lo que quizás haga la Ciencia con la Naturaleza, no digamos cuando se lavan platos y copas y retoman su brillo natural, como nuevos: ése sería quizás el poder de la Poesía cuando consigue que veamos las cosas como si acabaran de ponerlas delante nuestra, resplandecientes. Saludos bloggeros

J.Lorente dijo...

Hola Jose C... Llego tarde y com poco tiempo (He leído la entrada pero no los comentarios), así que te haré un comentario muy escueto.

Piensa que lo que llamamos Caos puede ser un Orden que los Hombres no hemos establecido y que, por ello, no sabemos interpretar... Yo, a todos los niveles, suelo convivir con un Caos Metódico que procuro comprender... Aunque me hable en otro idioma.

Espero poder dedicarte más tiempo.

Saludos a los tres (Mosqueteros).

MORGANA dijo...

Mejor vivir el día a día dejándose llevar.
Besos.
Ahora estoy aquí
http://masalladelaberinto.blogspot.com
Tengo menos seguidores y no me cansa tanto.
Besos.

Jose C. dijo...

Hola José Antonio:
Estoy encantado de leer tu profundo comentario, que he tenido que releer y me ha hecho volver a reflexionar sobre el tema.
Son muchos los que tienen este convencimiento de que el hombre se ve separado de la naturaleza y por eso necesita transformarla de forma que cumpla con sus propósitos. Este convencimiento parte de una percepción del universo que evidentemente es la que ha prevalecido, pues bajo ella seguimos haciendo y deshaciendo, desde no se cuanto tiempo atrás. Pero esto no es mas que un hábito de conducta heredado, que nos induce a pensar que cualquier otra perspectiva es una utopía (y como tal, irrealizable a corto plazo) que genera el gran obstáculo que nos parece infranqueable, cuando el problema es la falta de impulso, quizás por falta de conciencia ante la existencia de una necesidad imperiosa.
Quiero señalar que bajo mi forma de ver, la Ciencia no es mala ni responsable. Me resulta una torpeza adjudicarle algún agravio a un conocimiento tan necesario para la evolución, que existe gracias al don del hombre, pero en el que no ha profundizado lo suficiente para utilizarlo sabiamente y poder seguir creando el pertinente orden.
Eso si, al hombre no le falta poesía, cosa que me parece natural.
Gracias por venir y participar tan activamente.
Un abrazo.

Jose C. dijo...

Hola José:
No llegas tarde, y aunque apresurada, me agrada mucho ver tu huella.
Efectivamente, el hombre no sabe interpretar un orden que él no ha establecido, por lo que podemos preguntarnos si esa ignorancia es el origen del caos. Si la respuesta es afirmativa, lo que procede es tratar de comprender tal orden, compararlo con su conciencia y decidir si debe armonizarla con él.
Interesante lo de ese otro idioma ¿será el lenguaje del alma?
Un abrazo.

Jose C. dijo...

No esta mal, Morgana; aunque depende de tu conciliación con eso que te lleva.
Tomamos nota de tu nuevo blog, que espero que no te canse demasiado.
Un abrazo.

Alhami dijo...

.



...querido JC, he leído con detenimiento tú post muy interesante, y filosófico, y también todos los comentarios que se suscitaron, y pues para que te digo que no, si, si, me agoté pensando, jajaja, bueno se me generaron muchos comentarios que llenarían varias cuartillas, estoy de acuerdo con algunas cosas planteadas, pero discrepo de la mayor parte... porque me parece que se aborda el asunto desde las ramas y no desde las raíces...

Claro que me encantaría compartir mi punto de vista en toda su amplitud... ojalá pudiera hacerlo en pocas palabras.

Lo primero que voy a decirte es que, el universo proviene del caos, y caos está hecho de "nada", o más bien de "nada significativo"... lo primero que se crea en el universo es el "Lenguaje" y consecuentemente toda la parafernalia que le acompaña...

Este lenguaje forzosamente contiene un espíritu que le es inherente, ya que de no tenerlo sería "letra muerta" sin ninguna esencia.

Por otra parte el lenguaje en sí, es el paradigma o arquetipo del "orden"...
De este orden cifrado en palabras, pensamientos e ideas, y por el deseo de otorgar (léase: Amor) actuando sobre la energía elemental caótica... surge la "Luz" componente sustancial de la primera fuerza (Fuerza Electromagnética) del Universo o Cosmos... de ahí todo lo demás... la 2da fuerza, la 3era fuerza y la cuarta, conocida como fuerza de la gravedad... con esas cuatro potencias dentro del marco de 10 dimensiones... se estructuró en perfecto orden todo lo visible e invisible...

Claro "alguien" movido por el "deseo de otorgar" hizo uso de ese lenguaje, con voluntad, sabiduría e inteligencia para formular las ordenes que, llevaran a cabo el ordenamiento del caos para "Ser" y ser un Cosmos... entonces se hace patente que, la tendencia natural, ordenada e ineludible del cosmos es el "orden", perse...

El ser humano, es según está escrito, a "imagen y semejanza" de este Cosmos, es decir es análogo a él, es pues literalmente un "micro cosmos"... Todas las interrogantes, respuestas, misterios y enigmas del cosmos, de una u otra forma, están presentes en el "Ser"... Así como la tendencia natural al orden... Sin ese orden, sin esa coherencia, sin esa congruencia implícita en el SER, sería imposible la vida, seria inviable un lenguaje y por ende pensar, (luego existir), sin sentido, sin coherencia se desmoronaría el universo entero...

Todo ser está constituido de un lenguaje cifrado, un programa auto-gestionable que podríamos llamar "Sistema existencial residente" (SER)

Toda la anatomía, aun las partes más sofisticadas, como las neuronas y sus núcleos más especializados como el Tálamo, el Hipotálamo, las Amígdalas, el Hipocampo, Cíngulo y demases, no sirven para nada o son inútiles sin este sistema operativo (SER)instalado o inscrito (para hacer funcionar toda la estructura) que, procesa, organiza, controla, impulsa, gestiona y ordena toda la información interna y externa, de la que, en determinado momento se dispone...

Instintos, deseos, balances, interpretación, comprensión, aprendizaje, modos de acción y reacción a estímulos y modulación de las emociones y sentimientos está ya codificado en un lenguaje en el interior de cada constituyente elemental de nuestro ser... El Adán o (ADN) de las células... ,

Continuará...

Saludos para mis 3 amigos, MP, ÁH y JC... Gracias

Jose C. dijo...

Hola Alhami, apreciada amiga. Vienes, lees detenidamente e inicias una excelente ampliación del tema en el plano filosófico (que se vislumbra conciliado con los conocimientos científicos), lo cual me agrada un montón, pues así se cumple mejor el propósito del planteamiento, ordenando el saber común de los participantes.

Voy a ir comentándote, aunque no quisiera que al hacerlo te desvíes de tu reflexión y te impida terminar tu aportación en la línea de tus creencias o ideas.

Estoy de acuerdo en que el universo proviene del caos, pero no en que esta hecho de “nada significativo”, pues ya contiene en sí ese espíritu que genera el “lenguaje” (o “La Palabra” para el hombre) y que, como dices, le es inherente; “lenguaje” que da las instrucciones claras y concretas de lo se pretende, definiendo lo que la conciencia ha observado como caos y el orden al que lo llevará. Por tanto, creo que el universo ya contenía el espíritu y que una vez que se forma su conciencia (mediante el conocimiento de su ser o auto-conocimiento) inicia el trabajo de ordenamiento, con el propósito (posiblemente) de ser pleno. Coincido con que el ser humano es un microcosmos, (y añado) cuya existencia física a su vez está formada por infinitos microcosmos, todos con conciencia. De hecho, básicamente no veo diferencia entre la creación del cosmos y de un ser humano. Lo que no alcanzamos a comprender es qué hay tras todo ello, el impulso del ser, el misterio de la vida.

Muy interesante el concepto del “lenguaje” y su papel en el proceso de ordenamiento, que quizás no es lo suficientemente considerado por el ser humano, como si albergará un enigma que espera ser descubierto.

Me llama la atención también la definición que nos das del SER, constituido de un programa auto-gestionable, lo que me lleva a asociarlo con la individualidad y el consecuente libre albedrío, cuya confrontación con el Ser común que está en todas las cosas parece crear el caos.

Un matiz que creo que es importante añadir para comprender el concepto de SER es el concepto de existencia, que viene a decir que se manifiesta en el mundo procedente de fuera, “ex - sistir”, lo que nos lleva a pensar en el SER como previo a la existencia, esencial para que sea posible.

Creo que coincidimos en la esencia de la idea, pero al leer tu aporte se me abren más puertas al conocimiento. Gracias a ti por venir y participar tan activamente. Esperamos más de ese saber tuyo, para cuando te sea oportuno.

Un abrazo.

Charo Bustos Cruz dijo...

Hola amigos, mis felicitaciones a los 3 por este post!!

Besos y todo mi cariño....

~Charo Bustos~

Jose C. dijo...

Muchas gracias Charo.
Besos para ti también.