jueves, 27 de enero de 2011

Fragmento del manuscrito "Naranjas washingtonas"


Entrada de Mercedes Pinto


Lo conoció por puro azar. Ella tenía urgencia en cruzar al otro lado de la carretera, donde estaba la sucursal de su banco; eran las dos menos dos minutos del último día de plazo para pagar el recibo de la luz, sin cargos. Después de separarse de Lucas aún no había encontrado el momento de domiciliar los recibos a su nombre. Una estúpida manifestación, cuyo motivo no recordaba, le impedía cruzar la calle. En su intento de escabullirse entre la gente, alguien la cogió del brazo y le dijo con decisión: “Agarra aquí, vengo enseguida”. “¡¿Qué?!”, gritó ella entre el tumulto, tan sorprendida que no reaccionaba. “Agarra coño, que voy a darle un recado a un colega ahí atrás y vuelvo enseguida”. Y se marchó. Así fue como se encontró de pronto en la avanzadilla de una manifestación, cuyo motivo ignoraba, sujetando una pancarta que no tenía ni idea de lo que denunciaba. Ni tuvo valor de endosarle la esquina que sujetaba a otro, ni de soltarla y permitir que continuara arrastrada por el suelo. De todas formas, de soslayo, vio cómo alguien cerraba las puertas del banco. Empujada por lo que ella creyó una avalancha, atravesó el centro de la ciudad hasta llegar a una cutre tarima desprovista del más triste micrófono, a la que se subió alguien que, por más que gritaba y gesticulaba, no se le llegaba a entender palabra alguna. “Lo siento, camarada, me ha sido imposible alcanzarte antes —se excusó el joven, culpable del recargo de su recibo de la luz—. Me gustaría invitarte a unas cervezas”. “Vale”, contestó ella, sin tener ni idea del porqué. Fue un flechazo, en un momento de su vida en el que lo último que hubiera buscado habría sido la compañía de un hombre. Se dejó embaucar por el disfraz: veinticinco años, cabello largo y lacio cogido con una cola, que brillaba como un espejo, ropa suelta de hilo natural, sandalias de esparto y unos ojos azules… Por qué no, era una mujer libre. Estuvieron tomando cañas hasta las cinco de la tarde en un bar del centro, que ella no conocía; un garito frecuentado por los progres reaccionarios de la ciudad. Todos se conocían. No podía dejar de mirarlo. Era tan diferente a sus anteriores conquistas…Le parecía, ¡tan!, interesante. Estela apenas despegó los labios y él le contó mil cosas: sus luchas altruistas, sus aventuras y desventuras, las de sus compañeros… Le pareció increíblemente vivido para ser tan joven. Pagó ella, con el dinero del recibo de la luz. Se acostaron esa misma tarde, en el sofá del piso que compartía con sus camaradas, en el que él dormía desde hacía unos meses; ella segura de estar haciendo el amor como jamás en su vida y él haciendo lo mismo que la mayoría de las tardes con cualquiera de sus colegas.

119 comentarios:

Fiaris dijo...

Una historia ,corta,jugosa y completita.
Gracias por compartir estas entretenidas escrituras amiga,abrazo.

Flamenco Rojo dijo...

Una amiga común me había hablado de tus naranjas washingtonas...El fragmento me ha dejado con ganas de leer más. Espero leerlo completo algún día.

Un abrazo.

Elena dijo...

Plasplasplasplasplas..., brillante Mercedes, me he quedado con ganas de más. Te felicito por esa manera de relatar que facilita la lectura y atrae al lector.
No sé, pero me da que tu libro debe ser magnífico, me gustaría leerlo.
Un beso y sigue regalándonos tu don.

Verónica dijo...

¡Ayyyy Mercedes! las mujeres nunca aprenderemos, ¡anda que pagar con el dinero del recibo de luz! que después nos vienen a cortar el suministro eléctrico, por falta de pago jajaja.

Abrazos amiga

Ángeles Hernández dijo...

Querida Mercedes:

¿Qué te voy a decir de este fragmento de la novela que este verano, dándome muestra de una confianza entregada, me diste a leer?
Pues que es una muestra (para muestra vale un botón) de la calidad de tu obra, al menos desde mi punto de vista( que para mí es bastante válido, modestia a parte)
**************************

Y...es verdad Verónica, las mujeres siempre damos todo lo que tenemos para que nos quieran, al menos algunas.

Un abrazo y a seguir escribiendo, Á.

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Hola, Mercedes:

Ojalá me topara yo, con una mujer que me acompañara a pasar una buena tarde y me pagara unas cuentas cervecitas... Lo demás tal como venga.

Abrazos.

NI la breve dijo...

Me gusta el fragmento, y me mata que algo tan especial para ella sea algo tan trivial para él. Así es la vida a veces supongo.
Yo también quiero leer más.

Kurra dijo...

Pero porque no siguesss, no esta bien que nos dejes asi, me estaba gustando tanto.
Besos.

Pluma Roja dijo...

Un relato ágil, con un cierre inesperado. No lo imaginé así.

Saludos cordiales.

Un fuerte abrazo compañera.

Amando Carabias María dijo...

Aquí huele a personaje sólido, bien urdido, con peso específico, y con historia -tanto hacia atrás como hacia delante-. Una mujer que, de pronto, quiere beberse la vida con la misma velocidad con la que la vida le llega, y hoy es muy rápido.
Huele a novela de las importantes, diga lo que diga quien lo diga.

Isolda dijo...

Hace unos meses nos dejaste un fragmento del primer capítulo, ¿recuerdas? Dijiste: os presento a Estela. Entonces ya me gustó su vida ajetreada como la de tantas mujeres de hoy en día. Hoy nos dejas otro fragmento que que a muchos nos recuerdan las locuras que cometimos por amor. Por amor... las que hagan falta.
Besos con sabor a naranjas

Alhami dijo...

.


...aaayss amiga, que mujer más refácil esta descolocada... para colmo ella paga la cuenta... vaya... a ese paso no creo que le vaya nada bien... jaja lamentable

Me dejaste pensando... io jamás podría ser así


Te mando un beso

AFRICA EM POESIA dijo...

MERCEDES
Amiga Gracias por tus Palabras Lindas
Com carinho me encanta ler-te.
Um besito e...mi cidade...

A ria de AVEIRO É LINDA
Gosto muito de a cantar...


BEIJOS


RIA





Ria de Aveiro

Tão pouco te tenho cantado

Tão pouco te tenho escrito

E tu Ria...

Cheia de beleza

Cheia de canais

Com águas azuis e belas

Vais esperando que te cante

Que fale ao mundo

Da tua beleza sem fim

Dos teus barcos moliceiros

Coloridos e acolhedores

Do teu Rossio...

Da tua gente...

E da tua beleza...

Linda Ria de Aveiro.


LILI LARANJO

Isabel Martínez Barquero dijo...

Lo que más me ha gustado es la distinta percepción de uno y otro: la mujer entregada totalmente y él resolviendo el sexo como una cuestión más del día, que lo mismo hubiera dado que fuera con otra.
Qué tontas somos a veces las mujeres. Fantaseamos en tierra baldía y los frutos son las decepciones.
En cualquier caso, un buen fragmento.
Besicos, querida Mercedes.

Conchi dijo...

Ayss, mira, a mi es que me encantan éstas historias así que surgen como de la nada, y que son intensas, lo que se dice vivir el día a día, me hacen recordar a películas como el último tango en París, y ver a Marlon Brando correr por las calles detrás de María Schneider, jajajajaja, bueno mi romanticismo va más allá...., me encantó la historia, un placer seguir leyéndote amiga, te mando un fuerte abrazo hasta tu rincón.

Narci dijo...

ES una pena que pocas veces las perspectivas coincidan en estos casos.

Estupendo relato, que sabe a poco, Mercedes.

Besos.

MORGANA dijo...

Mercedes,me pareció perfecta.Eres grande y muy buena,si señor.
Mis aplausos.
Besitos.

Javir dijo...

Mercedes, te escribí un mensaje que por lo no visto, se quedó sin mandar. Lo digo por si aparece. El caso es que te decía, y no me importa repetirlo, que me he quedado con ganas de más relato.

Y otra cosa decía, y ésta para las chicas: que no vayáis a pensar que todos los tíos somos unos aprovechados...a veces pagamos las cervezas.

Saludos

mariarosa dijo...

Que buena entrada Mercedes. Me ha gustado esa sensación de realidad, no es un cuento es una historia que le pudo haber pasado a cualquier mujer en una situación parecida; solo, triste y sin mucho dinero para reponer el pago de laos servicios.
¡¡Aplausos!!

mariarosa

Taty Cascada dijo...

Mercedes:
Qué bobas somos algunas veces las mujeres, caemos como moscas frente al manjar. Mientras que para ellos una mujer más es un número, un acto más, nosotras pobres ilusas nos creemos el cuento de las almas gemelas que se encuentran en forma inesperada en la vida.
¿Será que el romanticismo a muerto Mercedes?, creo que éste fragmento revela realidades que a veces intentamos acallar, las que gustamos de escribir desde la perspectiva del amor.
Un beso, me gustó.

Javier Martinez V. dijo...

Has retratado literariamente una situación que se repite -creo que seguira dandose- en muchas partes del mundo. A diferencia del final me parecio estar leyendo algo de lo vivido en mi juventud dentro de tantas marchas por cambiar el mundo jejeje... que terminaban en un bar subterraneo (con un pianista tocando musica tradicional de mi país) acompañado de alguna amiga "casual".

Me agrada mucho tu estilo para relatarnos historias.

Recibe un gran abrazo.

Máximo Cano dijo...

Increible. Una vez más.

Una mujer madurita queriendo impresionar a un joven idealisata. Ella invitando, aparentando aunque en realidad era dinero de supervivencia... pero quería guardar las apariencias y ser supersimpatica, para al final conseguir su esperada recompensa... el cuerpo de un jovencito postadolescente.

Si la protagonista hubiera sido un hombre... las crítitcas habrían saltado entre todas vosotras. Menos mal que todos sabemos adaptarnos a las épocas.

Bonito relato. Envidio tu forma de saber transmitir situaciones.

Saludos.

RAMPY dijo...

Me gusta mucho tu forma de presentar a los personajes. Lo haces como si nada, como si llevaras toda la vida haciéndolo.
Me ha encantado tu relato.
Dos personajes en busca de una solución de urgencia para resolver sus vidas.
Lo malo es que no sé si el final fue la mejor solución.
Recibe un beso enorme.
Feliz fin de semana.

Javier dijo...

Interesante flechazo.
Rápido, intenso, sensual, cálido.
Para qué pedir más?
Lo de la manifestación me recordó a Tiempos modernos de Charles Chaplin, cuando el vagabundo se ve inmerso en una manifestación sin querer....

Saludos.

mariajesusparadela dijo...

Me voy a hacer "adicta" a las manifas, a ver si hay suerte.

Qué hermoso relato.

Marina-Emer dijo...

Hola gracias por tu visita y feliz din de semana...con mucho cariño
Marina

MA dijo...

Querida amiga Mercedes me gusto la lectura de tu relato.
La vida misma de mucha gente de a pie.

Volveré por tu casa a leer más post.

Abrazos de MA para ti.

Cayetano dijo...

Todo fue fruto de una simple casualidad.
Me ha gustado mucho cómo has dibujado con pocas palabras los dos mundos, no opuestos pero si distintos, que llegan a coincidir gracias a un encuentro fortuito y del que salen, cada uno como ha venido, pero con una percepción diferente, porque sus necesidades y su forma de entender la vida también lo son.
Un saludo.

Man dijo...

Hasta es posible que él estuviera en aquella manifestación con el mismo interés como lo hacía en otras. Para él sería una más y es es su modo operandis. Era consciente de su "gancho" para conquistar. Se movía en su terreno.
Conozco a muchos de esa "progresía" Dura unos pocos años y terminan siendo promotores de viviendas; vendedores de servicios residenciales para extranjeros, o hasta directores de una pequeña sucursal bancaria. Eso sí, con traje y corbata o con el desenfado de Armani.

Esto volviendo a trabajar en la novela y por eso voy a tener que cerrar o dejar de entrar al blog. Me adsorbe mucho tiempo.
Un abrazo

emejota dijo...

Me gusta mucho como escribes, se "ve" todo y se siente mucho.
Resulta curioso puedo leer la literatura que ofreceis en la red, pero a la hora de leer un libro siempre me inclino por los científicos e históricos. Me planteo si en esta mi segunda infancia necesito hacer algo diametralmente opuesto a lo que hice en la primera parte de mi vida. Gracias por ofrecerme esta alternativa de lectura que tenía bastante olvidada. Un fuerte abrazo.

José Antonio del Pozo dijo...

Muy bien llevada la historia, llena de detalles que contribuyen a darle verosimilitud y realidad, el que esa misma tarde se acostaran dice mucho de ellos dos y de ese tiempo, y bueno si ella estaba segura de estar haciéndolo como jamás en su vida... uff, es mucho. Pero sí, el personaje de Estela promete

Esilleviana dijo...

Me ha parecido un relato estupendo; claro que sí, por qué no? ella solo quería pagar la luz después de conocer a alguien "tan" interesante jaja.

un saludo.

Mercedes Pinto dijo...

Para Fiaris:
Gracias a ti, querida compañera, por tus siempre amables palabras.
Besos.

Mercedes Pinto dijo...

Para Flamenco Rojo:
Creo que te mereces que te pase el fragmento donde hablo de esas naranjas washingtonas que tantos recuerdos nos traen a los dos. Lo buscaré y te lo mandaré.
Un abrazo.

Mercedes Pinto dijo...

Para Elena:
Nada me gustaría más que poder mandarte un ejemplar de esta novela que tanto significa para mí; algún día te contaré por qué. Si consigo que me la editen me ocuparé de ello.
Besos, amiga.

Mercedes Pinto dijo...

Para Verónica:
Es mejor así, que no aprendamos, porque podremos tener la suerte de encontrar el amor verdadero.
Feliz fin de semana, amiga.

Mercedes Pinto dijo...

Para Ángeles Hernández:
Qué te voy a contar a ti de esta novela de cuyo parto fuiste testigo en la distancia. Ya sabes que es especial para mí, tal vez por eso te parece una obra de calidad, porque sabes con cuánto cariño se gestó.
Un abrazo de los que te gustan.

Mercedes Pinto dijo...

Para Rafael Lizarazo:
No me cabe duda de que tiene que haber muuuuuuuuuchas mujeres en este mundo dispuestas a pasar una tarde contigo y pagarte unas cervecitas a cambio de uno de tus poemas.
Besos.

Mercedes Pinto dijo...

Para Ni la breve:
A todos nos mata estas injusticias, pero hay que arriesgarse ¿no?, esa es la aventura de vivir. Ojalá pronto puedas leer más, sería buena señal.
Un abrazo.

Mercedes Pinto dijo...

Para Kurra:
No te preocupes, omaita, que cuando tengas algo de tiempo, que no sé cuál de las dos está más liada, te pasaré el manuscrito.
Hablamos mañana.

Mercedes Pinto dijo...

Para Pluma Roja:
Ya sabes cuánto nos satisface a los que escribimos que los que nos leen disfruten con nuestros textos. Gracias por darme esta satisfacción.
Otro abrazo para ti.

Mercedes Pinto dijo...

Para Amando:
Amigo Amando, no sé si sabes lo peligroso que es que me dediques estos halagos; de los amigos me lo creo todo y luego vienen los enemigos… Pero me quedo con los primeros, los que me ayudan a seguir adelante en este difícil mundo que tú conoces como yo.
GRACIAS.

josefina dijo...

Tu y tus magnificos relatos, me encanta.
Un beso Mercedes

Mercedes Pinto dijo...

Para Isolda:
Claro que me acuerdo, y no me extraña que hayas sido la única que lo menciones. Eres esa amiga que siempre escucha y lee con atención. Gracias por tu apreciada colaboración en esta obra, quién sabe, tal vez algún día nos dé una alegría.
Hablamos.

Jorge Torres Daudet dijo...

Pues qué importa que le corten la luz si ha vivido unas horas intensas, y le ha hecho olvidar malos momentos.
Como todos tus escritos nos llevan al lado de tus personajes; vivimos y sentimos con ellos. Y, efectivamente, se ha hecho corto.
Un fuerte abrazo.

Jorge Torres Daudet dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Princesa115 dijo...

Interesantísimo relato Mercedes...me quedé con ganas de leer más, pero esperaré paciente la siguiente entrada.
Ella vivió una tarde, de seguro, inolvidable y puede que con esa experiencia aprecie la vida de otra manera.
Lo que da una tarde cualquiera!!!, jajaj.

Besos

Fernando dijo...

Mercedes, querida amiga y gran escritora: que lo eres en los dos sentidos.No sé si la historia que relatas la has ambientado realmente en Wahsington. Creo que encajaría más en Nueva York. Es una historia muy lejos de mi percepción antigua de la realidad actual. Es curioso, pero yo viví en Nueva York historias que podrían encajar más en mis relatos del Guadarrama. Sólo viví experiencias como la que cuentas con ocasión de la revuelta de París. Claro, entonces yo quizás pensaba de otra manera, por ser mucho más joven. De todas formas, muy lejos de las historias de "Sexo en Nueva York" que, por cierto, me entretienen bastante, aunque no es mi estilo.

Tú escribes como se vive y escribe actualmente en el mundo desarrollado. Es puro occidentalismo progre. No digo esto como crítica negativa; ya me gustaría a mí alcanzar tu nivel de actualidad y buen hacer. Bueno, seguiré leyéndote con todo interés. Hay que aprender de vosotras, las jóvenes actuales. Un gran abrazo.

Mercedes Pinto dijo...

Para Alhami:
Bueno, la protagonista de esta novela no sabemos cómo termina, puede que después de tanto entregarse sin meditarlo, una de las veces…
No todos tenemos la suerte de encontrar el amor la primera vez.
Otro beso para ti.

Mercedes Pinto dijo...

Para África en Poesía:
No deja de sorprenderme la amistad que ha surgido entre nosotras a pesar de la distancia y el idioma. Gracias por tu generosidad.
Un abrazo a Portugal.

Mercedes Pinto dijo...

Para Isabel Martínez:
Creo que por mucho que queramos igualarnos hombres y mujeres hay ciertos aspectos de la vida en los que difícilmente nos entenderemos, naturalmente, hablo en general. Tal vez sea porque nosotras tenemos más imaginación que deseo. Pero sólo tal vez. De todas formas, cuando el amor llega, se sitúa por encima de las hormonas de los dos. Pero esta vez no fue así.
Más besicos.

Mercedes Pinto dijo...

Para Conchi:
Te entiendo, a mí también me gustan estas historias tan llenas de sorpresas, porque, ¿qué sería la vida sin arriesgar?
Otro beso para ti desde este rincón.

Mercedes Pinto dijo...

Para Narci:
Bueno, de todo se aprende, y, como decía Santa Teresa, “Todo es bueno para el convento”.
Me alegro que te gustara.
Besos para ti también.

Mercedes Pinto dijo...

Para Morgana:
Mil gracias por ser siempre tan generosa con tus comentarios. Ya sabes cuánto me alegra saber que habéis venido a disfrutar.
Un abrazo.

Mercedes Pinto dijo...

Para Javir:
Qué bien que te quedaras con ganas de más.
Ya sé que no todos los hombres sois iguales, lo tengo muy claro, la mayoría pagan las cervezas (es broma); como tampoco todas las mujeres somos iguales. Por encima de todo, tanto hombres como mujeres, somos seres humanos y nuestros valores no tienen sexo.
Gracias por molestarte en escribirme de nuevo.

Mercedes Pinto dijo...

Para Mariarosa:
A veces me pregunto cómo podría sobrevivir en este duro mundo de la literatura si no hubiese personas tan generosa como tú dispuestas a aplaudirme y levantarme el ánimo de vez en cuando. Muchas gracias, tus palabras me hacen mucho bien, aunque no te preocupes, controlaré mi vanidad.
Besos.

Mercedes Pinto dijo...

Para Taty Cascada:
¡Noooooooo…!, no digas eso, el romanticismo no ha muerto, y nunca morirá, es sólo que pasa por un mal momento. Pero resurgirá, ya lo verás. Hemos de seguir arriesgando por amor, al fin y al cabo, es lo único que nos sobrevivirá.
Un abrazo.

Mercedes Pinto dijo...

Para Javier Martínez:
Así que te has identificado con el protagonista masculino de la historia… menos con el final. Bueno, eso me tranquiliza, aunque no sé yo… De todas formas, no tengo nada en contra de la manera de entender la vida de este joven del texto, el problema, tal vez, lo tenía ella.
Gracias por estar, otro abrazo para ti.

Mercedes Pinto dijo...

Para Máximo Cano:
Qué curiosa tu manera de entender el texto, me gusta, me parece muy valiente. Fíjate que eres el único que no la ha visto a ella como una víctima.
Gracias por tus halagos.
Un abrazo.

Mercedes Pinto dijo...

Para Rampy:
El final… la vida misma, unas veces se gana y otras se pierde; pero siempre arriesgando. Me alegra que te gusten mis personajes que, como sabes, son los amos de las novelas y los que conquistan al lector.
Siempre me alegra verte por esta casa.

Mercedes Pinto dijo...

Para Javier:
Sí que fue un flechazo, aunque la flecha le diera en pleno corazón solo a uno.
Así que en Tiempos modernos hay una escena parecida, ya ves, no hay nada inventado. Me veré esa película.
Un abrazo.

Mercedes Pinto dijo...

Para María Jesús Paradela:
Pues tengo entendido que se liga mucho, pero que mucho, mucho. Si te decides, ya me cuentas.
Gracias, me alegra que te gustara.
Feliz fin de semana.

Mercedes Pinto dijo...

Para Marina-Emer:
Gracias a ti por venir.
Feliz fin de semana para ti también.

Mercedes Pinto dijo...

Para Ma:
Me gusta que vengas con la intención de seguir leyendo, es lo que da sentido a esta casa.
Un abrazo, paisana.

Mercedes Pinto dijo...

Para Cayetano:
No crees que así es la vida, una cadena de encuentros fortuitos; unos salen bien y otro no. Vivir, como siempre digo, es arriesgar. A veces, dos mundos distintos son capaces de encajar, pero esta vez…
Gracias por venir a esta casa a leer.

Mercedes Pinto dijo...

Para Man:
Yo también conozco a algunos que han terminado con corbata, y a otros que simplemente terminaron mal; pero también los hay que pasaron la etapa como una simple experiencia.
Me alegra que retomes tu novela, y te comprendo, no se puede servir a dos señores.
Qué bien verte por aquí.

Mercedes Pinto dijo...

Para emejota:
Pues me alegra enormemente que en esta casa estés teniendo la oportunidad de volver a esa literatura de tu infancia y de que la estés disfrutando. Espero que siga siendo así.
Muchas gracias por tus palabras.
Un abrazo.

Mercedes Pinto dijo...

Para José Antonio del Pozo:
¿Tú sabes hasta el punto que tengo en cuenta tus palabras?, pues deberías tener cuidado, a ver si me las voy a creer.
Mil gracias.
Feliz fin de semana.

Mercedes Pinto dijo...

Para Esilleviana:
Siempre es agradable ver “caras” nuevas por aquí. Me alegra que disfrutaras.
Espero tu regreso.
Un afectuoso saludo para ti.

Mercedes Pinto dijo...

Para Josefina:
A mí sí que me encanta ver que has estado aquí leyendo.
Un abrazo.

Elvira Daudet dijo...

Querida Mercedes:

La naturalidad de tu protagonista, la solidez de la trama, tan bien urdida, y el ritmo que le imprimes hacen que este fragmento de tu historia sea no sólo interesante sino perfectamente verosimil. Como sabe muy bien tu "prota" la vida es riesgo desde el momento mismo de nacer, en una manifestación de progres y en la propia cama, donde muere la mayoría de la gente. Se gane o se pierda hay que apostar por vivir.

Un beso con sabor a menta, guapa.
Elvira

Mercedes Pinto dijo...

Para Joge Torres Daudet:
Claro que sí, qué importa, vivieron el momento tal y como ellos deseaban, que luego uno perdiera más que otro es cosa del mismo misterio de vivir.
Eso me gusta, que mis personajes estén vivos y os lleguen. Gracias.
Un abrazo.

Mercedes Pinto dijo...

Para Princesa:
Ya ves, nunca se sabe en qué momento vamos a cambiar de camino, y mucho menos si será para bien o para mal.
Está bien que te quedes con ganas de más, mucho mejor que si te fueras con ganas de menos.
Gracias por venir.
Besos.

Mercedes Pinto dijo...

Para Fernando:
Amigo Fernando, qué vida tan interesante y prolija la tuya, no hay más que leer tus textos. No sabes la envidia que me das.
No se desarrolló esta historia en Washington, ni siquiera conozco esta ciudad. Te sorprendería por qué se llama así la novela, y creo que te sorprendería muy gratamente, porque, aunque no lo parezca, yo no soy tan joven y mi alma menos. Aunque pueda parecer que empatizo con la manera de proceder de la protagonista, Estela, no es así, o al menos en estas escenas en concreto, y al final la llevo, o ella me lleva a mí, por unos derroteros muy diferentes a los que pudiera parecer. Me encantaría que se publicara esta novela y que la leyeras, ya verías cuánto de ese mundo que has vivido hay en ella.
Y no se te ocurra aprender de mí, que tú tienes mucha más sapiencia en este oficio y soy yo la que me acerco a tu casa a robarte conocimiento.
Gracias desde el corazón.

Mercedes Pinto dijo...

Para Elvira Daudet:
No te conozco lo suficiente, pero intuyo que eres de las que apuestan fuerte, de las que no pasan por la vida de puntillas. Ganar o perder es algo que ocurre después de arriesgar; lo otro, es la misma muerte. Tal vez por eso has entrado en lo profundo del texto.
Es para mí un gran honor tenerte aquí como comentarista y saber que te agradan mis escritos.
Otro beso para ti.

AFRICA EM POESIA dijo...

Mercedes

AMIGA UM BESITO e Poesia...
RÍA

Ría de Aveiro
Tan poco te tengo cantado
Tan poco te tengo escrito
Y tu Ría...
Llena de belleza
Llena de canales
Con aguas azules y bellas
Vas esperando que te cante
Que hable al mundo
De tu belleza sin fin
De tus barcos moliceiros
Coloridos y acogedores
De tu rocío...
De tu gente...
Y de tu belleza...
Linda Ría de Aveiro.

Un canto de belleza a algo por si ya tan bello... Aveiro

BESITOS

Liliana G. dijo...

Y son justamente estos carilindos los que hay que evitar a toda costa. Son tan pagados de sí mismos que pueden ser émulos de Narciso y así y todo no contentarse.

Muy bueno el fragmento, Mercedes, una pintura indiscutible del día a día de mucha gente.

Besotes y buen fin de semana :)

ARO dijo...

Un relato muy interesante y muy bien escrito. Por lo que leo, forma parte de una novela. Espero poder leerla algún día.

ARO dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Alicia María Abatilli dijo...

Hola Mercedes.
Será que por eso le escapo a la belleza extrema en el hombre.
Todo es perfectible, por eso es mejor buscar los feos.
Tu relato una delicia, Mercedes.
Un abrazo.
Alicia

Jose C. dijo...

"Era tan diferente a sus anteriores conquistas…"
¿Conquista? ¿Que es una conquista?
Un abrazo Jefa.

Mercedes Pinto dijo...

Para África en poesía:
Gracias de nuevo, por tomarte tanto interés en que entienda tus poemas y traducírmelos.
Muy bonito este canto al río Aveiro.
Hasta pronto.

Mercedes Pinto dijo...

Para Liliana G:
Pero ¿cómo saber que te estás equivocando cuando tienes tanta falta de amor? Es complicado. También pudo ser un gran amor.
Me alegra verte.
Un abrazo.

Mercedes Pinto dijo...

Para Aro:
Ya me gustaría a mí que algún día se publicara y esta novela tan especial para mí pudiese llegar a muchos lectores. En ello estoy, pero tal y como están las cosas...
Un abrazo.

Mercedes Pinto dijo...

Para Alicia María Abatilli:
Puede que lleves razón y la belleza sea engañosa, en gran número de ocasiones es así; pero no siempre. Además, ¿cómo renunciar a lo bello y utilizar los ojos solo para ver?, ¿cuántas cosas nos perderíamos? Es complicado.
Feliz fin de semana.

Mercedes Pinto dijo...

Para Jose Carlos:
Tal vez debí poner conquista entre comillas, ya que en este caso es casi una metáfora, pero consideré que como la mayoría de los seguidores no conocen el manuscrito no era necesario.

Aquí te dejo las acepciones de "conquista", fíjate en la 4 y ya me cuentas:

1.Logro de alguna cosa mediante gran esfuerzo, habilidad y empeño: la conquista del poder, de la Luna, de un buen trabajo.


2.Ganar por medio de las armas un territorio, dominarlo: la conquista de América


3.Cosa conquistada: mantener las conquistas.


4.Persona cuyo amor se logra: Juan nos presentó a su nueva conquista.

Un abrazo.

La sonrisa de Hiperión dijo...

¿De donde se sacan estas historias tan tremendas?

Pasé a saludarte y a desearte un buen fin de semana.

Saludos y un abrazo.

mateosantamarta dijo...

Un D. Juan y una Romántica. Había en los círculos en que me moví de joven chicos así. Es divertido el relato. Un abrazo.

Mercedes Pinto dijo...

Para La Sonrisa de Hiperión:
De la vida misma, amigo, que da para mucho.
Lo mismo te deseo.

Mercedes Pinto dijo...

Para Mateo Santamarta:
Y me imagino que tú especialmente habrás conocido parejas como ésta.
Me gusta que te haya parecido divertido.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Hola Mercedes: Encantada de
seguirte.
Dicen que nada ocurre por azar,
que de todo lo que nos sucede
se aprende, de algo le habrá
servido.
Me gusta particularmente lo que
refieres a la diferencia de
pensamiento de hombres y mujeres
creo que es muy real.

Saludos.
Angela.

Oceanida dijo...

Me ha dado por pensar que en alguna de esas veces, ella no tendra que pagar mas ni endeudarse con la luz.

Que paga otro y que nunca mas tendra que necesitar la luz por estar repleta de ella.

Un abrazo. Que bonito siempre querida amiga.

Historias de Mujeres dijo...

Mercedes hacía tiempo que no pasaba a leerte. Y puedo decirte que me ha encantado poder volver a hacerlo. Saludos.
GM

Mercedes Pinto dijo...

Para Ángela:
Pues creo que estás en lo cierto, precisamente Estela, la protagonista de esta historia, aunque sufrió, aprendió mucho de esta relación, que fue más larga de lo que hubiese querido.
Siempre es un alegría verte por aquí.
Un abrazo.

Mercedes Pinto dijo...

Para Oceanía:
Ay, parece como si supieses el final de esta historia... No sabes hasta el punto que has acertado.
Qué bien verte por aquí.
Hasta la próxima, amiga.

Mercedes Pinto dijo...

Para Historias de mujeres:
A mí sí que me ha encantado volver a verte por esta casa. Muchas gracias por la visita.
Besos.

Maria Sanguesa dijo...

Buen sorbito de zumo de naranja como aperitivo...ahora tendremos que esperar a la naranja entera. Un abrazo muy fuerte.

Paloma Corrales dijo...

Me gusta, Mercedes, me gusta Estela, ya me conquistó en su día... me recordaste ese dicho: los hombres dan amor para conseguir sexo y las mujeres dan sexo para conseguir amor ;-)

Besazo.

TORO SALVAJE dijo...

Espero que no se enamore y lo pase mal.
Que disfrute del sexo y ya está.

Besos.

Mercedes Pinto dijo...

Para María Sangüesa:
No sabes cómo me gustaría que la naranja entera saliera a la luz; esta novela es muy especial para mí. Pero...
Un abrazo.

Mercedes Pinto dijo...

Para Paloma Corrales:
Por lo que te conozco, creo que sí, que te gustaría leer toda la novela y simpatizarías con Estela, una mujer hecha a sí misma, con un duro pasado, que ha conservado la candidez.
Besos para ti también.

Mercedes Pinto dijo...

Para Toro salvaje:
Pues creo que llegas tarde para darle algún consejo a Estela. Sí, se enamoró y sufrió; pero, como decía Santa Teresa, todo es bueno para el convento.
Besos.

Reyes dijo...

Te devuelvo la visita encantada , me ha gustado mucho tu texto; además de ser patinadoras (en mi caso frustrada ) veo que también tenemos en común el gusto por contar historias.
Un abrazo.

curro dijo...

Eso demuestra lo tontas que son las mujeres, que se dejan embaucar por el primer tontarrilla progre que llega. Ahora que lo que no me cuadra, es que lleve sandalias de esparto. Encima va y se gasta las perras del recibo de la luz que seguro ha pagado el cornuo del marido. Por cierto que otras tienen mejor suerte que otros ya que han leido tu novela, a pesar de los ruegos, se ve que tienen gula. No se como te mando un abrazo.

Mercedes Pinto dijo...

Para Reyes:
Pues sí, creo que sí, que tenemos muchas cosas en común. Gracias por venir a visitarme.
Hasta la próxima.
Otro abrazo para ti.

Mercedes Pinto dijo...

Para Curro:
¿Es que no me vas a dar una alegría ni por estadística? Será posible... Pues no, Estela no tenía marido, ¿o no te has enterado que iba al banco a pagar el recibo porque desde que se se-pa-ró no lo había domiciliado?
Y sí, lo han leído dos de las personas que han comentado, pero es porque me han ayudado en la corrección.
Siempre me alegra ver tus "impertinentes" comentarios en esta casa. Que no falten nunca.
Un fuerte abrazo.

AFRICA EM POESIA dijo...

MERCEDES

deixo o farol que serve para nos guiar.para nos unir e tantas vezes para Amar...


O FAROL




Este Farol...

É diferente...

É farol...

Alto e longo...




Alberga...

Muitos sonhos...

Muitas fantasias e...

Muitas Amizades...




Farol...

Que gira...gira...

Deixa um raio de luz...

A propagar-se...

Em todas as direcções...




E aqui...

Concretamente...

Neste farol...

Eu paro...




Fico a olhar...

E a meditar...

Pois sinto...

Que aqui...




Neste farol...

A cumplicidade...

Está mesmo presente!...


LILI LARANJO

anuar bolaños dijo...

Perdóname la curiosidad, ¿cómo es que me sigues, qué tanto te acercas, qué has hallado al leer mis textos?

anuar iván.

Cita dijo...

La cogió vulnerable... qué rabia me da eso, leche!

Esto me recuerda a una vez, en el instituto, que me enamoré de un rokerillo y a punto estuve de comprarme la cazadora de cuero... menos mal que mi hermana mayor me abrió los ojos... no iba conmmigo jejeje

Besos

CIta

Mercedes Pinto dijo...

Para África en poesía:
Gracias de nuevo, amiga, por traer a esta casa la luz de ese faro.
Feliz semana.

Mercedes Pinto dijo...

Para anuar bolaños:
Creo que te has equivocado, no recuerdo haber estado en tu blog ni leído tus textos. Pero me alegra que hayas pasado por aquí.
Saludos.

Mercedes Pinto dijo...

Para Cita:
De eso se trata, ¿no?, de no precipitarse, de esperar hasta que llegue lo que de verdad buscas. Pero algunas veces estamos tan necesitados de afecto...
Besos para ti también.

Jesús dijo...

Un espacio con mucho talento. Gracias por visitar mi blog.

Saludos.

Romek Dubczek dijo...

"Se dejó embaucar por su disfraz", me gustó esta frase. Cuantas decepciones, si no todas, causan los disfraces de los demás.
Un abrazo

Mercedes Pinto dijo...

Para Jesús:
No hay de qué, fue un placer.
Hasta pronto.
Saludos para ti también.

Mercedes Pinto dijo...

Para Romeck Dubczek:
Es mucho más fácil ponerse un disfraz que hacerte a ti mismo.
Otro abrazo para ti también. Gracias por venir.

Mercedes Pinto dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
María Socorro Luis dijo...

Vaya, Hoy que por fin logro entrar en los comentarios veo en la nueva entrada que vas a dejar el blog... Que pena, ahora que te he conocido y me encantó lo que te pude leer... En fin, lo siento de verdad. de todos modos tal vez podamos seguir en contacto, te ofrezco mi casa y mo afecto. Un abrazo y que consigas swr feliz plenamente. Soco

merce dijo...

Me encanto...!!


Un abrazo Mercedes.