jueves, 28 de octubre de 2010

Economía

                       Entrada publicada por Jose C.


Es un tema que causa furor desde hace un par de años a causa de la preocupación que genera la crisis económica y financiera global; aunque estoy de acuerdo con los expertos que la definen más como una crisis moral, ética o de valores, que comenzó bastante antes de que sus resultados económicos y financieros se manifestaran. Hay también expertos que, basándose en un pensamiento oriental, nos dicen que la crisis es una oportunidad, lo cual me parece bien, especialmente cuando da la oportunidad de tener tiempo libre para averiguar sobre las causas de tal crisis, sumergiéndonos un poco en la historia de la economía de los últimos siglos. Tratar de entender nuestro actual sistema económico es -al menos para mí- un reto difícil de afrontar, pero no me ha resultado tan complicado comprender cómo hemos llegado a adoptarlo, aunque sea a grandes rasgos.


Hasta finales del siglo XVIII la economía era bastante sencilla, experimentando un leve pero continuo crecimiento a medida que el hombre fue acoplando los animales al trabajo y aprendía a aprovechar los recursos naturales. La relación entre producción y consumo mantenía un equilibrio con un ligero excedente ya que el hombre prácticamente consumía lo que producía, es decir, unas 2.000 calorías/día. Eso sí, tenía que trabajar muy duro y durante muchas horas para asegurarse el sustento y el de su/s señor/es.

Con la llegada de la industrialización y la incorporación de las máquinas, la curva de crecimiento empieza a elevarse con mayor rapidez, debido a que se obtiene más producción con menos trabajo. Esto permitió iniciar nuevos mercados, la exportación, etc., abriéndose el abanico de posibilidades de consumo, generando más riqueza, de la cual una parte será invertida de nuevo en mejorar la producción. Empieza así a manifestarse un desequilibrio económico a causa de un exceso de producción que contradice las necesidades del sistema monetario, para lo cual la 1ª Guerra Mundial viene como agua de mayo, ocupando a buena parte de la población productiva en otros quehaceres. De inmediato, como consecuencia de ello, la mujer se incorpora decididamente al trabajo en las fábricas, pero esto no es el problema. El problema aparece cuando, a pesar de que la mujer sustituye al hombre en el trabajo, las familias no tienen recursos económicos para mantener el consumo y por tanto el crecimiento. En todo caso, parece que crecer en economía es imprescindible, así como mantener una cierta escasez a costa de lo que sea o quien sea. Como siempre, hay genios para todo, y para resolver este incomodo factor, se impulsa el crédito a las familias y así surge un conejo de la chistera del mago llamado deuda, que genera interesantes beneficios a quienes tienen para prestar. Llegó el crack U.S.A. del 29, que fue remendado con más deuda y posteriormente con la 2ª Guerra Mundial.

Así se implanto una economía controlada por un sistema monetario que se ocupa de mantener unos precios de mercado a costa de escasez, aunque no sea cierta, para asegurar el crecimiento. ¡Extraño paradigma este! El dinero ya no está respaldado, ni siquiera, en el oro –del cual sigo sin entender el porqué de su exagerada valoración y del que se empieza a dudar sobre si la cantidad circulante en el mercado es la que realmente existe-, sino la deuda, o mejor dicho, el pago de ésta, más unos intereses. Por tanto, el dinero está respaldado principalmente por un valor moral, no material, y no parece que sepamos seguir adelante con el crecimiento económico.

Después de saber esto, ya tenemos otro dato para entender mejor por qué es una crisis de ética, que nos ha dejado parados en la cumbre de una montaña rusa, pero con los raíles cortados delante de nosotros. Ahora me pregunto cómo lo arreglaremos: ¿Con más deuda? ¿Sacará el mago una nueva sorpresa de la chistera? ¿Reflexionaremos sobre dónde estamos y qué hemos hecho para llegar aquí? Para mí que la respuesta está lejos de esperar explicaciones y responsabilidades de los inductores de esta situación y esperar que sean ellos los que den la solución. Esto lo hemos hecho entre todos y, por nuestra falta de previsión, ahora nos toca reaccionar.

Saludos,
Jose C.


73 comentarios:

Mercedes Pinto dijo...

Nos has traído un tema muy interesante y crucial para la supervivencia del ser humano, en este planeta o en otro, llegado el caso. Yo lo tengo claro: no hay fórmulas mágicas. El trabajo de cada hombre (o mujer, no se me cabreen las feministas) debe ser valorado en su justa medida. Esto es, no se puede pagar una hora de trabajo en el primer mundo, pongamos por caso, un valor de 10 y en el tercero de 1. Este pago tan arbitrario es el que incita la pérdida de valores, la miseria, los abusos, los cracks…, en definitiva la sobre explotación del planeta y el reparto injusto de la riqueza. Nuestro actual sistema económico provoca el despilfarro de unos pocos y la miseria de muchos. Hemos de darnos cuenta de que si todos los seres humanos tuviesen un trabajo pagado dignamente, ni más ni menos, y no tuvieran que preocuparse de lo que comerán mañana, habría muchos más cerebros al servicio de la humanidad y, muy probablemente, habríamos solucionado los grandes problemas que nos acechan. La industrialización fue buena, el problema surgió cuando decidieron monopolizarla unos pocos y quedarse con el excedente de producción, en vez de hacer beneficiarios a todos los habitantes. Al final, como tú dices, es una cuestión de valores morales.
Un abrazo, compañero.

NI la breve dijo...

Muy interesante tu entrada, yo creo que el problema es que para que funciones el sistema alguien tiene q consumir cada vez más, pero nos hemos encargado de que el resto no pueda consumir porque están, de momento, peor que nosotros. No seré yo unos de esos cerebros que piense la solución, pero mantengo la esperaranza de que con todos los que somos a algunos se les ocurra algo y los demás sepamos escucharles.

curro dijo...

Caramba Sr. D. Jose nos ha dado toda una clase de economia, me ha recordado mis tiempos de universidad. Vamos a ver, yo hace unos años dije que me parecía que el sistema capitalista liberal estaba a punto de quebrar y creo que asi ha sido, porque tal vez hemos llegado al final de un ciclo donde un gran exceso de producción no se puede colocar en ningun sitio, a raiz de eso la demanda interna ya no puede consumir mas y se planta, y el paro entonces sube un disparate. Esto pasa en todos los paises capitalistas, pero aqui es peor porque se agrava mas con mas paro y lo que es peor con esa crisis de etica que menciona Vd. que es mucho peor, eso no se arregla con dinero o mas deuda.
La solución yo la tengo clara, un ajuste muy duro de todo, y a todas las clases sociales, si bien proporcionalmente, y cuanto se haga antes saldremos si no será peor. Me refiero a ajustes en los precios, aunque estos se ajustaran solos, ajusten el los salarios, etc. si no esto se va al garete. También puede venir una economia dirigida o socializada pero eso ya sabemos también lo que es. Enfin que es para preocuparse, y mientras los politicos a vender humo para que no veamos mucho mas alla de las narices.
Doña Mercedes en nuestro sistema capitalista, para que haya ricos tiene que heber pobres, para que haya listos tiene que haber tontos etc. lo que pasa es que hay que tratar que las diferencias no sean muy grandes.
Un abrazo de lao D. Jose C.

Jose C. dijo...

Mercedes, lo que dices es razonable, equilibrado y solidario. Yo voy incluso más lejos. Podríamos trabajar menos y vivir mejor tod@s. Pero este es un sistema competitivo, que hemos aceptado mayoritariamente –seamos sinceros- para –creo yo-provecho de nadie. Vemos la imagen de la elite conocida, por la tele y otros medios, regodeándose, y las masas los siguen, pero estas criaturas son también piezas del Gran Juego –que ya hablaré de él- y no se enteran, estando ellos tan cerca de los que mandan.
Efectivamente, la industrialización y las tecnologías son buenas, pues son recursos que a priori, deberían estar verdaderamente al servicio de la humanidad.
Estamos de acuerdo en que hay confusión de valores morales y hemos perdido el norte -por así decirlo- pero el camino lo elige cada cual desde el corazón, y esa duda no nos la aclara nadie más que uno mismo con ayuda de fe en lo que le sirva creer, si la intención es positiva. Recordad, a quién así lo crea, que son ellos los que nos necesitan, y no al revés.
Un abrazo de compañero, para mi querida Jefa.

Jose C. dijo...

Hola Ni la breve.
Te bastará tu sentimiento para poder decidir que hacer llegado el momento. No creo que haya quién nos resuelva este problema, y si lo hace, será otro parche. El ser humano vale mucho más de lo que la mayoría piensa y en apreciar esa valoración está la solución.
Un abrazo

Jose C. dijo...

Estimado D. Curro.
Como se suele decir, cualquiera que tenga dos dedos de frente sabía que lo que se avecinaba no era nada bueno. No se puede ganar diez millones de pesetas, sin hacer nada, por el hecho de comprar un piso y venderlo cuatro años más tarde. El dinero no nace de las macetas –aunque se esta haciendo algo así-, y como consecuencia, ahora no es nada fácil comprar un piso para formar un hogar ¡Y mire Ud. que hay pisos vacíos!. Este es uno de los fenómenos que empezamos a experimentar como consecuencia de la codicia colectiva.
Los ajustes impuestos siempre serán motivo de rebeldía. Nos los tenemos que aplicar nosotros, cada uno conforme a su conciencia. Pero antes hay que aprender que es eso. Entonces, como sugiere Ud., las diferencias serán menores, supongo, que más positivas.

Está Ud. mejorando en su escritura, de lo que me alegro bastante.
Un brazo de amistad, sin mayores pretensiones.

Ángeles Hernández dijo...

Asumiendo, porque es una de las heridas por las que sangro, que estamos en crisis y que el factor desencadenante de ésta en concreto ha sido el endeudamiento sin nada "material" con qué responder al mismo, de los que han querido tener un cierto estado de bienestar que se les ha exhibido como algo posible y que se ha vuelto contra ellos porque los que sí tenían "material" les han dejado con el culo al aire con una insolidaridad moralmente injusta, si bien legalmente adecuada, considero que esto no es nada más que un pretexto superficial de una desigualdad mucho más profunda y global.

Porque, tal parece que sólo estamos en crisis los que hasta hace poco hemos estado viviendo en una bonanza que, en el mundo desarrollado se correspondía con un ciclo de abundancia, cuando en realidad la crisis para los otros, los que ni siquiera pasaron por este periodo, los que siempre han vivido con una economía de subsistencia si es que conseguían no morir de hambre o enfermedades provocadas por la misma es y ha sido permanente.

Tendemos a hablar, en términos económicos, del mundo que nos rodea, de nuestra civilización de consumo y produción que a veces va bien y otras no tanto y que, como ha dicho José Carlos, sólo en el siglo XX ha pasado por periodos álgidos y otros deprimentes. Si nos limitamos solo a eso, la cosa no me parece tan grave, los periodos de crisis siempre acaban superándose más o menos violentamente (veánse las dos guerras) para volver a resurgir hasta llegar a una nueva fase de expansión-meseta-declive-crisis y así sucesivamente.

Siempre ha habido ricos muy ricos y pobres muy pobres. Como ejemplo los grandes terratenientes cuya producción ha sido conseguida a causa del trabajo de los terra-notenientes, llamemoslos siervos, esclavos o trabajadores malpagados. Esto que en ocasiones ha terminado con importantes revoluciones sociales (la más evidente la Francesa) es hoy casi impensable.

¿POr qué?, porque hoy estamos globalizados, y aún los más pobres del primer mundo, son afortunados al lado de los que nosotros mismos consentimos en esclavizar, haciendo la vista gorda a la expoliación de sus recursos y consumiendo sus produtos extremadamente baratos porque sus costes de producción no incluyen praticamente la mano de obra.

Todo es relativo, pero si no conseguimos integrar en el reparto de todos los bienes del planeta a los ciudadanos ( por llamarlos de alguna manera) que ni siquiera pueden llegar a nacer o a superar sus dos o tres primeros años de vida, a mí me resulta poco importante que mi hipoteca suba, que mi casa no se venda, o que me hayan bajado el sueldo, porque ni me voy a morir de hambre ni tampoco mis vecinos de continente.

Banco arriba, propiedad abajo, marisco o pan con tomate, lo realmente grave es la crisis mundial de insolidaridad y abandono que los que pasamos una crisis de chichinabo mirando sólo nuestro ombligo, no parecemos tener ninguna intención de resolver.

Y entono el mea culpa la primera.
*****************************

Soy bastate ignorante en economía y no tengo soluciones, pero cuando miro
un poco más allá de mis narices, me sonrojo y no tengo fuerzas para quejarme.

Creo que mi comentario no es muy ciéntifico y probablemente inexacto, pero espero haber sabido transmitir una pequeña idea de los que me debería quitar el sueño (aunque como todos siga preocupada por el paro, el descenso del poder adquisitivo, o el escaso movimiento del mercado inmobiliario).

Agotada por haberme enrollado tanto para comentar algo de lo que casi no entiendo os envío un abrazo de desagravio a los que tengais la paciencias de leer esta reflexión.

Gracias José Carlos.

Jose C. dijo...

Gracias a ti, querida compañera Á. (Esta vez si que estabas cansada, pues se te ha olvidado tu firma)
Has respondido con mucho sentimiento, acompañado de buena literaria. Y no te puedo llevar la contraria en tus conocimientos económicos, pues me parecen casi más avanzados que los míos.
Mea culpa también, aunque quizás no se trate de rasgarse las vestiduras. Bastará con ser consecuente y solucionar de corazón el propio problema, que será el de todos.
Un abrazo Á.

AFRICA EM POESIA dijo...

Mercedes

un beso


VIDA


La vida sigue ...
Y nos quedamos con él ...
Correr tan rápido ...
Que nosotros no aviso ...

Cuando abrimos los ojos ...
La vida corría y corría ...
Y muchas veces ...
Y no para nosotros para mirar ...

Y entonces se despierta ...
Pero qué tan tarde ...
Vamos a correr demasiado ...
Para poder agarrarlo ...

LILI

Jose C. dijo...

África, querida lectora.
Te agradezco la poesía que ya he leído alguna vez.
Cada vez que la leo, veo cosas nuevas en ella.
Gracias.

Amando Carabias María dijo...

Tampoco entiendo de economía. Así que cualquier explicación sensata sobre las causas que han originado este situación en la que estamos me viene muy bien. Muchas gracias, pues, José C.
Diría que (y no estoy pensando en ninguna ideología en concreto) la única solución posible pasa por poner en el centro de la economía al ser humano y no al dinero.
Desde la Revolución Industrial, el problema es que más que política económica se ha hecho política monetaria, que sólo es una parte de aquella.
Creo que uno de los logros del keynessismo (o como se diga) fue que se dio cuenta de que los pobres, aunque lo sigan siendo, necesitan poder acceder a los bienes de consumo, para evitar el hundimiento de un sistema cuyos pilares son producción y consumo.

Anónimo dijo...

Tu entrada la encabeza la idea de crisis económica, aunque también planteas otras alteraciones. Tu intervención propone un conglomerado de crisis, morales, éticas, de valores, etc., y de cuestiones, hablas de industrialización, desequilibrios, subyaciendo a la vez otras ideas, como las de liberalismo y neoliberalismo.

En este caso me centro en la primera y para ello nada mejor que situarnos y recordar qué quiere decir crisis económica. Quizá de haberlo tenido presente probablemente se hubiera evitado un desaguisado como el actual. Una crisis es una alteración, un cambio brusco que deriva generalmente en una situación de escasez. Mientras, la economía, significa administrar (derivado del griego, una casa, una familia …). Economía, en el contexto de la modernidad es el estudio de los procesos de producción, intercambio y consumo de bienes y servicios.

La crisis ha supuesto la alteración del estado de “bienestar” (a todas luces ficticio) en el que creíamos encontrarnos. Si rechazamos sofisticaciones, y de haber seguido la idea primigenia, tomar la economía tal y como la proponía ya en su momento Aristóteles, la de “administrar” —con toda la carga real y simbólica que conlleva— el modesto, en general, patrimonio que se puede poseer, no se hubiera entrado en crisis. Es decir, de seguir una correcta administración, un buen número de españoles —me centro en nuestro país— no estaría en estos momentos entre la espada y la penuria.

Todos somos responsables en mayor o menor medida de lo sucedido. Es muy fácil culpabilizar “al otro”. Siempre hay “otro”. Dicen que la caridad bien entendida empieza por uno mismo ¿Porqué no hemos aplicado este principio? La respuesta puede proporcionarla eso que se da en llamar “la condición humana”. Sólo desde “lo humano” se puede entender la situación. El deseo en muchos casos patológico de ser más y tener más: ser más ricos, vivir mejor, viajar más, etc. Y en cuanto a la burbuja inmobiliaria mejor “no meneallo” . ¿Cuál ha sido nuestra participación al respecto? Y todo ello, generalmente, sin contar con los suficientes o adecuados recursos para acometer tales intenciones —eso no es administrar—. Con lo cual, para conseguirlo, se ha debido recurrir a lo que no se tiene, dinero, y por lo tanto a quién lo posee. De aquí hemos ido derechos a quién nos esperaba.

Como consuelo acabo mi intervención diciendo que todo lo citado no exculpa a los principales artífices de la crisis —que no han sido los ciudadanos de a pie, aunque insisto hemos colaborado y seguido el guión que nos han trazado—, un ente conocido por “el capital”.

De todas formas todo lo que sucede sólo lo regularizaría una más adecuada redistribución de la riqueza, en la que el conjunto de la humanidad, sin falsos moralismos, debería participar y eso es una entelequia.

Celso Ferragut

autor dijo...

Artículo y comentario de Mercedes al mismo, de "chapeau".

Nada que añadir.

Si acaso las gracias a ambos, por la lucidez del análisis.

Abrazo.

Elías

Ángeles Hernández dijo...

Celso:

Tus análisis siempre son claros y equilibrados, basados en el conocimiento y la reflexión.

Estoy de acuerdo contigo y me apunto al concepto de "distribución".
Algo así quería yo decir, pero de manera mucho más farragosa y desde la emoción, pensando también que nos quejamos por una situación que muchos (la mayoría) ni siquiera podrían soñar con tener jamás.

De ahí mi comentario más generalizado en el que el concepto "distribución" cobra todo un sentido más amplio.

Gracias por tus colaboraciones y un abrazo Á.

Jose C. dijo...

Hola Amando. Siempre me alegra ver tus comentarios. Dices no entender del tema y me acabas de desvelar una información que yo desconocía, así que, nunca se sabe de quién vas aprender. Creo te refieres al Keynesianismo, interesante teoría económica de John Maynard Keynes que cuando tenga un rato estudiaré.
Yo tampoco me refiero a ninguna ideología concreta en mis reflexiones; solo veo que hay que arreglar un montón de cosas y no está demás echar mano de los pensamientos positivos ya madurados, aunque parece que no realizados.
Gracias a ti por venir y compartir tus conocimientos y reflexiones.
Un abrazo.

Jose C. dijo...

Hola Celso Ferragut, bienvenido.
Expones en tu comentario una relación de conocimientos realmente interesantes y pensamientos con los que apenas puedo estar en desacuerdo. Me llama la atención encontrar aquí –en el medio blogero- gente que sabe y piensa sobre lo que tenemos y acontece en este mundo y está dispuesta a compartirlo, lo cual es sumamente enriquecedor para todos. En la calle, lamentablemente, hay mucha confusión aún y demasiado “no sabe no contesta”, y si se contesta, la respuesta más habitual es “la culpa es de ellos, que son unos bribones”, y como tu has dicho, por supuesto que “ellos” son los artífices, pero los demás somos sus seguidores.
Para rebatirte algo, me obligo a pensar que la humanidad puede retificar este desequilibrio, porque si no, si que estamos perdidos.
Excelente tu comentario.

Un abrazo.

Jose C. dijo...

Bienvenido, Elias.
Gracias por tu reconocimiento y tu visita.

Un abrazo.

Mercedes Pinto dijo...

Para Curro:
Eso de que para que haya ricos tiene que haber pobres ¿qué quiere decir? Para mí, a simple vista, es una perogrullada.
Es lo que tiene meterte con la "jefa",je,je....

MA dijo...

Muy buen post, donde explicas con palabras escritas estupendamente la situación de crisis actual y a partir de ahora ya se vera como termina o empieza todo lo que nos afecta a todos ,pero a los pobres más que a los ricos.


Un abrazo de MA para ti.

Isolda dijo...

Amigo José C. Traes un tema, que aunque parece de actualidad absoluta, bien sabes que es una vuelta atrás, de tantas como se han ido produciendo a lo largo de la historia.
Esta vez no es distinta por la entidad del problema, sino por la extensión y el conocimiento que nos otorga la globalización. Crisis, en griego, significa duda, disyuntiva; es decir momento propicio para pararse a reflexionar, como queda dicho. Llegados a este punto, hay quien se parará a estudiar cómo sacar provecho del momento, quien no podrá pensar más que en su día a día, después de haber disfrutado de tiempos mejores y quien seguirá en el mismo punto o peor, sin saber siquiera del problema.
Me centro en aquellos del primer mundo, que sólo pueden pensar en qué comerán mañana. Ahí es donde entra la ética. Probablemente, sacarán conclusiones que les servirán para no cometer los mismos errores, debidos a su mala gestión por una parte y a la “beneficencia envenenada” de los bancos. Hay que crear trabajo, la maquinaria ya no se puede parar. Pero a la vez se tiene que ser cauto con las aspiraciones, no se han vendido nunca duros a cuatro pesetas y parece que muchos lo han creído posible. Mantener una pequeña empresa es un logro tan grande como asegurar que el oro en los bancos respalde la moneda en circulación.
A veces pienso que los microcréditos implantados por Vicente Ferrer en la India, se deberían otorgar en el primer mundo. Así comprobaríamos que podríamos vivir todos y tal vez no existieran más, los pobres más pobres. Desgraciadamente la utopía no existe.
Por todo ello, no nos queda más que contribuir, en lo que podamos, a no lucrar a los grandes, a sentirnos más humanos, a volver sesenta años atrás y “guardar para cuando no haya”, a vivir con lo esencial y a mimetizarnos con el vecino del 4º que lo está pasando mal. Nada más y nada menos.
Buena entrada, amigo, nos has hecho pensar.
Besos para los que lo pasan mal.

Isolda dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
disancor dijo...

La verdad, que el tema económico tiene que ser muy complicado, pues ni grandes economistas se ponen de acuerdo, parece como si vivieran en mundos distintos, o tal vez sean los intereses de cada cual los que hacen que las cosas se vean de diferente manera. Yo estoy hecho un lio.
Un abrazo.
Feliz fin de semana.

Jose C. dijo...

Bienvenida MA.
En cada comentario hay algo para detenerse y pensar, y el tuyo, aunque breve, también contiene ese algo. Cuando dices “todo” y “todos” y lo relacionas con el tema, puedes ver que hay algo que debemos empezar a tener presente, y es que cada uno forma parte del todo, pues dentro del todo estamos todos incluidos. Además, tal y como demuestran las evidencias -entre ellas la del tema en cuestión- hay una estrecha interrelación entre cada individualidad, pues cada acto, de alguna forma u otra y más tarde o más temprano afecta al todo.
Gracias por la visita y el comentario.
Un abrazo.

Jose C. dijo...

Hola Isolda, apreciada amiga de este blog.
La utopía deja de existir cuando se materializa y en tus propuestas hay buenas claves para hacerlo.
Sigamos pensando positivamente y enfocándonos en ello, para ir abriendo un nuevo camino.
Un beso para ti, aunque no lo estés pasando mal... que espero que no.

Jose C. dijo...

Bienvenido Disancor.
Es un juego en el que cada cual tiene sus cartas y tiene que aprender a jugarlas. De esto hablaremos en una futura discusión, aunque no necesariamente en el plano económico, pues es igual para casi todo. Por cierto, ya que hablas de mundos distintos; creo que las cartas se reparten desde alguno de ellos, de modo que es comprensible no entenderlo, pero no imposible de discernir.
Un abrazo y feliz fin de semana para ti también.

Flamenco Rojo dijo...

Hasta que no haya voluntad política en combatir la corrupción, crear nuevas fuentes de empleos, mejorar el poder de compra del ciudadano de a pié y reorientar el gasto público, la maltrecha economía familiar seguirá por los suelos…

Un abrazo.

Anónimo dijo...

La etimología de "crisis" parece que tiene que ver con una situación en la que es necesario emitir un juicio, y el verbo derivado, con decidirse. No sé entonces porqué asociamos crisis con algo negativo, cuando en realidad se refiere a un cambio en un sistema en sentido positivo, o negativo, ambos son posibles. En los sistemas sociales un cambio en uno de sus componentes, puede tener consecuencias poco predecibles, y lo deseable es que se restablezca el equilibrio, y si nos referimos a términos económicos que haya una justa redistribución de la riqueza y los recursos. La situación actual no creo que se deba a una sola causa,los sistemas sociales son sistemas complejos e intervienen muchas variables. Las crisis son momentos de oportunidad, de cambio, de transformación, de autorregulación. Yo creo que en vez de buscar cabezas de turco, es mejor asumir nuestra propia responsabilidad en todo esto, y si buscamos con interés encontraremos la forma de nuestra pequeña aportación.

Bertina.

Jose C. dijo...

Hola Flamenco Rojo.
Mucha voluntad política hemos visto ya, que después resulto falsa. Es como si esa voluntad tuviera un control superior, o que sea como sea se acaba deteriorando. El caso es que llega un momento que queda anulada, y vuelta a empezar. Creo que falta un enfoque distinto para ver la salida.

Un abrazo.

Jose C. dijo...

Estoy de acuerdo, Bertina. Si la crisis no fuera una oportunidad de cambio, esto ya se hubiera acabado hace tiempo. Como tu bien dices, con un poco de interés por parte de cada uno, podremos encontrar la salida.
Bienvenida y gracias por tu aporte.

Anónimo dijo...

Sigo pensando que eres un valiente, y valientes son los héroes como Don Quijote.
De cualquier manera, quiero contestarte:
La administración de un patrimonio parece que consiste en mantener el balance del debe y el haber en equilibrio; para ello basta con aplicar el sentido común. Dicen que el mejor ejemplo es la labor económica que lleva a cabo una buena ama/o de casa. Si las cuentas no cuadran, probablemente, sea porque al encargado del hogar se le habrá ido la mano, quien sabe dónde o hacia dònde o en dónde. El caso es que, sin comértelo ni bebértelo, te das cuenta que poco a poco el clavillo de la hebilla se queda sin agujero y que el abdomen pasa de ser convexo a cóncavo. Si llegas a este punto poco podrás hacer, así que más vale prevenir que currar.

Un abrazo
Abelardo

J.Lorente dijo...

Con el Cuento de que las Crisis Económicas son cíclicas (Cada 12 o 15 años aproximadamente), nos hemos conformado con la situación. Desde luego, era inevitable... Muchos factores son los que han contribuido al desastre, pero el principal ha sido el Consumismo fácil y desenfadado.

Consumimos más de lo que necesitamos, adquirimos más de lo que consumimos, deseamos más de lo que adquirimos... Y nos ofrecen más de lo que deseamos, haciéndonos creer que un teléfono móvil sin navegador de Internet, Televisión y pantalla táctil, es una vergüenza... Pues mi móvil no tiene ni MP3 siquiera, y no me da vergüenza decirlo y se habla por él de puta madre.

La solución podría estar en la Conciencia Social de ajustarse a lo estrictamente necesario hasta que vuelvan las vacas gordas, y dejar los lujos innecesarios para otro momento. Así habría para todos. Pero es una Utopía... Nadie va a renunciar a su tele de plasma para que su vecino tenga una docena de huevos.

Esperemos que, por una vez, la solución no sea una Tercera Guerra Mundial... Parece que la única forma de concienciar a la Humanidad consiste en matar a mucha gente y tirarlo todo abajo, así los pocos que queden tendrán trabajo levantándolo todo de nuevo.

Pues sí, Jose Carlos, ya va siendo hora de reaccionar.

Besos Gratis para Tod@s.

Ricardo Miñana dijo...

Interesante post, lo cierto es que no sabemos donde nos va a llevar esta crisis, de momento ya hay 6 de cada 10 familias que no llegan a final de mes, mientras la politica no tiene ninguna capacidad para resolver este tema,
todo apunta que lo peor aun esta por venir.
es un placer pasar por tu casa.
que tengas un feliz fin de semana.
un abrazo

Jose C. dijo...

Apreciado Abelardo; de nuevo me sorprendes gratamente con tu intervención, como siempre, tan incisiva y provocadora.
D. Quijote es un personaje ficticio, que entre otros menesteres, cumplió muy bien con el de convencer a la humanidad de que ver tras la realidad –la visible con los sentidos físicos- no llevaba más que a que te tomen por loco y fracasar. Como tu bien sabes, yo soy real en la tercera densidad, y nos reiremos mucho de estas situaciones en otras más elevadas, cosa que ya empezamos a hacer. No soy valiente, pues estoy protegido, pero de esto tendremos oportunidad de hablar más adelante.
Por otro lado, respecto a tu propuesta de prevenir el adelgazamiento indeseado, creo que mejor será prevenir en alimentar el alma, pues el cuerpo al final no importará. De todas formas, y como dato referente, parece que las conserveras –gracias al curro de los explotados- están bien valoradas en los últimos meses, lo cual indica que probablemente muchos estén siguiendo ese consejo.
Haces bien tu papel, y creo que a veces arriesgas más que yo.
Un abrazo, desde el aprecio y sin acritud.

Jose C. dijo...

Jose, encantado de contar de nuevo con tu participación.
Entiendo que es acertada tu síntesis del consumismo y que –haciendo un chiste- deberíamos a preciar la vida del “con su mismo” –con su mismo móvil, traje, coche…- que para mi es una virtud. Pero que la Conciencia Social se ajuste “hasta que vuelvan la vacas gordas”, me parece un condicionante erróneo que presagiaría una futura crisis.
No me parece oportuno, en esta ocasión, una nueva y tremenda guerra. Pienso que ahora nuestra conciencia –a pesar de parecer pobre- no nos lo permite, pero tampoco puedo decirte lo que pasará, si no reaccionamos. En todo caso, pese al inevitable sufrimiento, será algo bueno, que como ya se ha dicho, para eso son las crisis.

Un abrazo, besucón.

Jose C. dijo...

Bienvenido, Ricardo.
Hay que decir que aunque la cosa sigue sin pintar bien, y sin pensar en la posibilidad de que los datos se sigan falseando, hoy las cifras del empleo/desempleo publicadas no son las peores, pues el paro ha descendido levemente, por lo que cabe pensar que pueda haber mejoría; pero no me cabe duda de que la mejoría que haya será por la voluntad de las personas que tienen tal intención y no por el gobierno, sea cual sea su “color”. Tales datos, para mi entender, significan el inicio de un cambio en la forma de pensar y proceder de quien realmente está preocupado por la situación, que los hay que desean la recuperación y trabajan por ello de verdad.
Un abrazo, y feliz fin de semana para ti también.

Anónimo dijo...

Para Bertina en particular y para todos en general. Espero contar con tu venia José C.

Estoy de acuerdo en que no hay que buscar cabezas de turco (que creo que no han intervenido significativamente en la crisis, me refiero a los turcos), pero si que es preciso señalar a aquellos que han colaborado más que otros en conducirnos a la situación en que nos encontramos, y me refiero al “poder”, con todos sus apellidos, es decir, el económico, financiero, político, el industrial, etc.

En las crisis intervienen muchos factores, y uno de ellos somos nosotros. Me he hecho eco de que el ciudadano de a pie es co-responsable del desaguisado, aunque en una ínfima medida, siendo determinante la actitud de aquellos ambiciosos e irresponsables que nos conducen, puesto que no hay que obviar que somos dirigidos hacia un fin específico. Mi recomendación ha sido propuesta con la sana intención de evitar que nos encaminen a un cul de sac del que no podamos salir procurando una más adecuada gestión de nuestros modestos recursos. Y aquí es donde debemos situarnos. Desde este punto es desde el que debemos partir. Primero, autogestionarnos en la medida que podamos y después, señalar a aquellos que verdaderamente, con sus conocimientos, información privilegiada, estrategias, etc. cuando no con artimañas —eufemísticamente ingeniería financiera—, trampas, y más cosas que no digo, nos han metido donde estamos. Nuestra “modesta aportación”, y no desde la venganza, puesto que entra dentro de lo que se conoce como “responsabilidad social”, entiendo que debe residir en hacer ver a quién corresponda que vivimos en sociedad y al que se le olvide este principio que lo pague. De no ser así, la próxima vez será peor porque vendrá el Dr. Alzheimer, nos dejará su impronta, correrá un tupido velo, enmascarará la ya de por si frágil memoria que tenemos, ergo se volverá a repetir todo por enésima vez.

Sigue...

Anónimo dijo...

Hemos sido manipulados a conciencia por unos ambiciosos e irresponsables con nombres y apellidos y esos no son turcos. Los tenemos muy cerca, y nuestra responsabilidad es responsabilizarlos —aplicada la redundancia con pleno conocimiento— de lo que han hecho. Esas crisis de las que extraes la capacidad que tienen de otorgarnos una oportunidad —qué remedio, la tomamos como tal por la inquebrantable fe que tiene el ser humano en si mismo, y porque si no entramos en las puertas que se abren no sobreviviremos, y no porque lo sean, oportunidades en realidad— hunden cada vez más en la miseria a una ciudadanía que había logrado rozar ese ficticio “estado del bienestar” del que hablo y refuerzan el poder en el sentido más amplio de los manipuladores.

Es cierto, como bien dices, que los sistemas sociales son complejos, pero también lo es, cierto, que determinados sectores juegan con ventaja —en el far west a los ventajistas se les liquidaba—, y se benefician sin escrúpulos de nuestras debilidades (conductismo, desinformación, conocimiento, educación, extracto social, etc., determinantes en nuestro devenir y en el de ellos, aspecto que debemos tratar de reducir con la ley y la responsabilidad en la mano.

Celso Ferragut

Mercedes Pinto dijo...

Para Celso:
Me he dado cuenta de que tienes problemas para publicar tu comentario, pero, como me ha llegado a mi correo, lo he dividido en dos partes (parece demasiado larto) y lo he colgado. Espero que no te importe.
Muchas gracias por tus interesantes aportaciones a esta casa, es un honor tener a comentaristas tan preparados como tú.
Un abrazo.

Mercedes Pinto dijo...

Para Celso de nuevo:
Se me olvidaba, si vuelves a tener problemas sólo tienes que escribirme a lachicap@hotmail.com

Kurra dijo...

Yo sólo entiendo de la economía de mi casa, y lo único que digo es que me gustaría que todo el mundo tuviera un techo y un plato de comida todos los días en la mesa.
besos.

Anónimo dijo...

Para Mercedes,

Gracias por tu atención, lo tendré en cuenta. Ya daba por sentado que no se publicaría dado que lo proponía y desaparecía.

Saludos

Celso Ferragut

ROSA ARAUZ dijo...

Crisis=cambio=oportunidad=éxito.

Superar la crisis y crecer está en cada uno, automotivarse con una actitud proactiva, siendo consciente de las dificultades y atentos a las oportunidades. Necesitamos un estado emocional que nos oriente a la acción con: alegría y buen humor, energía, entusiasmo, actitud positiva, con creatividad, con determinación, con pasión.

Lo importante no es lo que te pasa, sino lo que tú haces con lo que te pasa.

Cuando soplan vientos de cambios
algunos construyen refugios y se guarecen, otros construyen molinos y triunfan.

MUCHA LUZ

La sonrisa de Hiperión dijo...

Economistas todos... que sólo saben leer porque han pasado las cosas, pero ninguno se atreve a decir lo que pasará mañana.

Saludos y un abrazo.

Jose C. dijo...

No faltaba más, Celso. Para estas discusiones es mejor un sistema tipo foro, pero como esto es un blog, que también permite comentarios, me agradará ver que lo utilizamos con comodidad y buen rollo cuanto gustemos y para responder a quién se quiera, siempre con permiso de la Jefa.

Por cierto Jefa, gracias por estar atenta y resolver los problemas técnicos de los participantes, para que no se pierdan sus valiosas aportaciones.

Volviendo al tema, Celso, me gustaría seguir tu hilo. No se si se te ha ocurrido pensar que esos otros –los poderosos- nos observan. Lo hacen, y además creo que se hartan de reír, porque para ellos es un juego –y pienso que en realidad lo es- en el que ellos están moviendo muy bien sus fichas, pero nosotros estamos jugando a lo loco al no reconocerlo. Nos pasan sus jangadas por delante de las narices y no las vemos; eso si, juegan con la ventaja de controlar los medios para mantenernos aturdidos, pero es que esa es una de las cosas básicas en las que hemos cedido, al igual que en las demás. Ya solo les falta que salga el de la cámara y desenmascare la broma, para que nos riamos nosotros también, si nos queda humor, igual que en los episodios tipo cámara oculta. Es por esto que insisto tanto en que somos los ciudadanos de a pié los que tenemos que reaccionar, empezando por descubrir el juego y continuando por soltar el lastre de las cadenas que ellos nos han venido vendiendo como tesoros. No hay forma de luchar contra ellos. Si lo hacemos ellos deberán afinar sus estrategias para refrenarnos. El juego es así. Por tanto, más que centrarse en buscar nuevas formas de control, hay que centrarse en evadir los mecanismos subyacentes del actual control de la población. Los hilos no lo mueven los ambiciosos e irresponsables con nombres y apellidos que señalas; esos son también títeres, si me apuras, más torpes que nosotros los de a pié. Al ser más moldeables es por lo que están donde están.

Gracias por la valentía y el interés que demuestras por el tema. Se necesita un buen ejercito de quijotes para encontrar la salida y empezar un nuevo camino.

Un abrazo.

Jose C. dijo...

Hola Kurra.
Es lo primordial, conocer la propia economía familiar y pensar en los demás. Manteniendo esa línea en todo lo demás no nos podemos desviar mucho.
Un besazo.

Jose C. dijo...

Hola Rosa. Encantado de leerte de nuevo.
Sabios consejos los tuyos. Hay que moverse y ser positivos, y no ahuecar el ala y meterse en una cueva creyendo te vas a librar de la tormenta.
Gracias por esa luz que desprendes.

Jose C. dijo...

A La sonrisa de Hiperión.
Lo que pase mañana no lo sabemos. Lo que si sabemos es que depende de lo que hagamos hoy, pues así viene sucediendo.
Un abrazo.

Mercedes Pinto dijo...

Para Jose C:
No hay de qué, "pa eso`stamos", del verbo "paesostás", que diría nuestra amiga Isolda.
Feliz puente.

FRANK RUFFINO dijo...

Amigo escritor José C.:

Paso como por una avenida de vitrinas. Ahora entraré en tus siempre certeras palabras.

Abrazos,
Frank.

FRANK RUFFINO dijo...

...por lo pronto veo muy atinado el comentario de Mercedes Pinto. "Repartir los excedentes", eso me gusta. Ya Jesús lo dijo y nadie le hace caso.

Abrazos,
Frank.

Anónimo dijo...

Jose C., veo que has tocado un tema bastante importante, porque la economía, queramos o no es crucial.
Los comentarios que se hacen son muy
adecuados.Tengo que reconocer mi ignorancia sobre la cuestión, -diré
como alguien muy conocido- que solo sé que no se nada, pero francamente
lo ideal sería que todos tuviéramos
nuestras necesidades cubiertas.

Saludos.
Angela

AFRICA EM POESIA dijo...

MERCEDES

En medio de mi verde se queda así ...

VERDE



Verde
Verdes bosques de pinos
Y abetos
¿Y qué hace
Mis ojos ...

----------

Los ojos y puedan ver
Oa canto de los pájaros ...
Volando ...
Vivir plenamente ...
Su libertad ...

----------

Y mira ...
Cierra los ojos ...
Y me siento ... Yo también ...
Si yo fuera un pájaro ...

----------

¿Podría ser ...
Totalmente gratis ...


LILI LARANJo

PSO mi libro está casi listo para cubrir es hermoso.
Para la semana que comienza a enviar para que el resrvou. Ya empieza a ser un hermoso regalo de Navidad ...
Espero que la dirección


cidalialaranjo@yahoo.com.br

Un beso

Jose C. dijo...

Hola Ángela.
Dices no saber nada del tema económico, pero sabes algo esencial que algunos no tienen en cuenta.
Gracias por tu visita y por el comentario.
Un saludo.

Jose C. dijo...

Hola Frank. Bienvenido de nuevo.
Un abrazo.


África, que tengas mucho éxito

fiaris dijo...

Leyendo y mirando en un pequeño descanso dominguero,cariños.

santiago dijo...

entré a saludaros y me encontré un gran post, todo ha quedado dicho.
un saludo

Man dijo...

Pues lo tenemos crudo. El estado maquilla sus excesos aumentando la Deuda Externa La CEE le dice que reduzca su D.E. que es más del 170% del PIB (Producto Interior Bruto o sea 1,7 todo lo que somos capaces de producir en 1 año lo debemos) que se divide, básicamente, en cuatro tramos: la del estado; la bancaria; la de las empresas y la familiar.
El estado presta dinero a los bancos para, según dice, paliar la crisis; pero la realidad es que rápidamente saca una emisión de Bonos del Estado y hace que se los compren los bancos con el propio dinero que les ha dado con lo cual trasvasa la D.P. al los bancos y estos a su vez a las empresas y a las familias que son los que realmente soportan la crisis. Mientras, el Estado ha maquillado sus números para que los pague Rita la Cantaora (empresas y familia)
No quiero se pájaro de mal agüero pero las veces anteriores en que esto ha ocurrido se ha saldado de forma muy trágica.
Alemania y Francia se niegan a ser los Papás Noells que saquen al resto de la CEE de su situación de bancarrota. Si esto ocurriera, podría saltar por los aires nuestra joven CEE y las posibles consecuencias no haría falta decirlas.
Esperemos que el sentido común se imponga y mientras lo único que los españolitos de a pie podemos hacer es apretarnos el cinturón, olvidarnos de antiguas bonanzas y tener más cuidado con dar nuestro voto a ningún indocumentado sin preparación alguna porque así se nos han incrementado las pulgas.
Hemos pasado de un pais "champions" que le mojabamos la oreja a Italia y a Francia a lo que ahora somo. Unos pobres e idiotas. Quizá eso es lo que tristemente nos merecemos y para lo que nos están formando.
Siempre hay mucha gente que no se entera.

J.M. Ojeda dijo...

¡Hola Jose C.!
Un articulo interesante, pero realmente lo que cabria saber es ¿que pasara mañana?
Cada ves se ve mas exclusión social.
Cada ves mas pobreza y desespero.
Cada ves mas la compra familiar en el supermercado y en el container de al lado...
Ya se que el mañana es incierto y cada día que pasa mas y mas.
Que se va generando poco a poco, una violencia degenerativa y sustancial por toda la sociedad.
Una sociedad sin rumbo ni visión de futuro... Mal asunto, compañero.

Saludos de J.M. Ojeda

Jose C. dijo...

Bienvenida Fiaris y gracias por pasar y saludar.
Que pases un buen puente.

Jose C. dijo...

Saludos para ti también, Santiago.

Jose C. dijo...

Hola Man. Recibí esa información que nos traes hace meses e intenté confirmar su certeza -sin éxito- porque ciertamente no auguran nada bueno. Acabé dándome por vencido, porque la economía actual es aún más enrevesada que las leyes que nos rigen. Esta que nos traes parece ser la síntesis de la economía española, pero es que la información respecto a U.S.A. tampoco es muy halagüeña. Todo parece pender de un hilo e inundado de dudas; y lo que a priori crea más preocupación, mucha confusión y falta de transparencia. Por todo esto, de momento, solo puedo pensar que es una etapa de nuestra historia que para comprenderla tenemos que cambiar de perspectiva, pues sumergiéndonos en ella no vemos luz. Es esto lo que la situación pide, y es más, pareciera que nos lo estén poniendo a huevo para que lo hagamos. Es el momento de pasar página.
Gracias por el fenomenal aporte.

Jose C. dijo...

Hola Jose Manuel.
El mañana será lo que queramos que sea. Si pensamos en que acabaremos destruidos por que el caos y la degeneración concluirá su trabajo, así será. Si pensamos en que valemos más de lo que estamos valorados y creemos que la humanidad no ha concluido su misión, saldremos adelante. Esta es nuestra elección. Algunas personas están cansadas y preferirían que todo acabara ya, otras quieren seguir con el juego superficial creyendo que no tiene fin, y algunas otras quieren evolucionar y pasar a otra prueba. Acabar ya con lo que hay es dejar trabajo pendiente de hacer, continuar el juego superfluo es apego a lo superfluo y evolucionar es lo que nos abre la puerta para encontrar el camino perdido.

El rumbo lo ponemos nosotros; esto es lo que no acabamos aún de comprender.

Un saludo, compañero.

Man dijo...

Jose C. no hay que mirar tanto a USA.
Ojo a China y los países Árabes. A río revuelto ganancia de pescadores. El combate por la hegemonía mundial se libraría en Europa (como siempre)y esto puede suponer un tremendo y desconocido ajuste (económico y moral) que nos retrotraiga entre 100 y 500 años (según en qué)
Dios no lo quiera.

Soy YO - MilThon dijo...

que podremos afrontar la economia ?? como podremos descubrir cada una de las situaciones que nos hagan o devuelvan la confiaza son las grandes preguntas del hombre.

Jose C. dijo...

Hola de nuevo, Man.
Usé a U.S.A. como ejemplo para que cambiaras de perspectiva, pero te quedaste corto. Siempre hay un motivo por el que tener miedo y es el miedo es que nos impide posicionarnos en la perspectiva adecuada. El propio miedo será el desencadenante de la hecatombe, por tanto hay que evitarlo, por ejemplo, no temiendo a las potencias emergentes, y eso está en nuestra mano, con la ayuda de Dios, pero si nosotros no nos lo proponemos Él poco podrá hacer.

Jose C. dijo...

Eso es Milton, hay que ir respondiendo preguntas, pero ya, pues si no, nos vemos como nos cuenta Man.
Bienvenido y un abrazo.

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Hola, Jose:

El desmesurado avance del mercantilismo hará colapsar el sistema económico actual, pues tarde o temprano se romperá el equilibrio entre producción y consumo.

Saludos.

Jose C. dijo...

Hola Rafael, bienvenido.
Hay quien asegura que el colapso ya llegó; si así fuera, resultaría que estamos esperando a ver las consecuencias más aparatosas que las que se ven ahora. Hay que prepararse en todo caso.
Un saludo.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
RAMPY dijo...

Me ha encantado la entrada, sobre todo teniendo en cuenta que yo soy de letras.
Excelente reflexión.
Un abrazo enorme y feliz día.

Jose C. dijo...

Bienvenido Rampy.
Me alegra que te haya gustado.
Gracias por la visita y el comentario.
Un abrazo.

Nela dijo...

Bueno después de leerte, al menos comprendo más
Gracias
Besos
Nela

Jose C. dijo...

Bienvenida, Nela.
Me alegra que te haya servido.
Gracias a ti por venir y comentar.