domingo, 28 de agosto de 2011

BECARIO A LA CANTONESA: LA SIESTA

NOTA DE LA EDITORA ÁNGELES HERNÁNDEZ.
A partir de ahora va a acompañarnos en el blog de vez en cuando,  Alejandro Forascepi, Ingeniero Industrial,  becario de una empresa  multinacional en una de sus sedes de China. Concretamente en la región de Cantón (Guangdong). Espero que os resulte tan entrenido como a mí y os dejo el enlace de su bitácora.
http://becarioalacantonesa.wordpress.com/
***********************************************************************

Que los reyes de la siesta somos los españoles, después de lo que he visto estos días en China, lo empiezo a dudar. Yo que soy un amante de aprovechar ese dulce sopor que le entra a uno después de comer, creía que España era el lugar perfecto para disfrutar de semejante placer. Nada más lejos de la realidad, los chinos nos llevan años de ventaja. El primer día que me di un paseo por la fábrica y las oficinas después de comer,  me quedé ojiplático.

Tal y como se ve, ni cortos ni perezosos, en la fábrica tiran un cartón en el suelo, se ponen bien orientados para que les de un poco de fresquito el ventilador y ¡a dormir!

Los que no tienen hueco en el suelo hacen como pueden, pero todos echan su media hora de sueño reparador. Al final fabricar en China va a ser tan barato porque al descansar después de comer son altamente eficientes. Nada de sueldos baratos ni explotación, dormir es la solución a la crisis.

Yo ya había pensado cuando empecé a trabajar, en esos momentos después de comer cuando la cabeza pesa más que la vergüenza de que te vean dormirte, que las empresas deberían tener un tiempo para reposar la comida en horizontal. Y mira tú estos, que no solo lo pensaron sino que actúan en consecuencia. Yo creyéndome tan original y al final siempre pasa que ya se le había ocurrido antes a otro.


*No tengo fotos de la gente de oficinas porque no procedía, en la fábrica al menos algo pude disimular. Pero para hacerse una idea hacen lo mismo que los que están sentados. Hay quien incluso tiene su cojín para apoyar la cabeza. Unos auténticos profesionales.

**Lo que hay el los ojos del hombre en primer plano es una mascarilla para el polvo bien reutilizada como antifaz.

Autor: Alejandro Forascepi Hernández.

31 comentarios:

José Antonio del Pozo dijo...

Como diría Cela, les falta el orinal... amarillo, claro.
Muy curioso e interesante documento, Alejandro. Un saludo.
Saludos y reverencias cantonesas para Ángeles también, of course.

Ángeles Hernández dijo...

Muchísimas gracias José Antonio, en mi nombre y en el de Alejandro ( el mio nenu) que no sé si podrá responderte personalmente.
Trataré de hacerle llegar estos comentarios que seguramente le harán, allí tan lejos, ¡pobre!m, bastante ilusión.

Un abrazoooooo Á.

Isolda dijo...

Becario de lujo te has buscado amiga! No sé si la inventaron ellos o nosotros. En todo caso, en esto de la siesta, somos igual de listos, no te parece? Bienvenido o bienhallado, según se mire, Alejandro.
Besos a la cantonesa para los dos.

Ángeles Hernández dijo...

El lujo es orgullo querida Isolda, que me voy a tener que poner un babero.

Me pareció interesante compartir con vosotros algunas de las experiencias del becario que lleva dos semanas allende los mares.

Un beso grande de Á.

Fernando dijo...

Yo he trabajado muchos años en empresas japonesas y puedo decirte que los jefes sí dormía la siesta, pero delante de sus empleados, sobre sus mesas. Los empleados no hacían lo mismo. Me parece muy interesante que te hayas buscado un corresponsal en China. Es conveniente que vayamos conociendo en profundidad a los que van a dirigir el mundo. Tengo un hijo casado con una china, de padre chino continental y madre portuguesa. Mis dos nietas hablan mandarín. Felicidades y un saludo cordial.

curro dijo...

No me faltaba otra cosa que saber, que los chinorris estos nos han copiado la siesta, era de esperar y luego dicen que son tontos y sin pagar nada. Si es que no aprendemos. Un saludo

Ángeles Hernández dijo...

Querido Fernando:

Cada vez estoy más convencida de que las casualidades no don tan azarosas como podría parecer, simplemente las personas que sintonizan suelen llevar recorridos similares, mutatis/mutandi por vara les como edad, lugar de nacimiento etc.

El becario es mi hijo Alejandro que se fue a la región de Cantón contratado por la CEE y Thissen group hace dos semanas y para mi sorpresa se puso a contar sus " vivencias" en un blog del que lleva 7 entradas ( hombre de ciencias, como tú, no contaba yo con sus dotes de observación y su fluida prosa).

Me ha autorizado a usar algunas de sus entradas , el resto están en el enlace que pongo en la introducción. Espero que cuando vuelva, además de mas sabio, se maneje medianamente en mandarín.

Un abrazo de. Á.

Ángeles Hernández dijo...

Curro:
Si es que no hay que enriquezca mas que viajar, porque, a son de qué nos creíamos los únicos...?

Y encima ni se cortan porque si me pilla a mi el jefe echando una cabezadita, ni te cuento.

Un abrazo A.

Ana J. dijo...

Y yo, resistiendo heróicamente las ganas de dormitar por las tardes...
Una crónica que me ha abierto los ojos... para que los cierre cuando corresponda.
Un abrazo muy grande para ti y para el corresponsal

Ángeles Hernández dijo...

Nada nos hace abrir más los ojos que contemplar otras realidades, que `ponernos en la piel de otras culturas.

Por eso me decidí a publicar estas miradas de un Occicental en Oriente.

Un abrazo Ana de Á.

Pluma Roja dijo...

Buena información y una buena idea, lástima que en países como Guatemala, no dejan hacer siesta en los lugares de trabajo.

Saludos cordiales.

Anónimo dijo...

Muy interesante! y después dicen de los navantios...ayyyyy!

Besos,

Jose Manuel.

Ángeles Hernández dijo...

Pluma Roja:

Tampoco en España ( oficialmente), pero ya nos apañamos nosostros para plancahar la oreja de4 alguna manera.

Gracias por tu comentario Á.

Ángeles Hernández dijo...

José Manuel: en todas partes cuecen habas, pero sí que es interesante conocer costumbres de otras culturas que no salen en los periódicos.

Un abrazo Á

mercedespinto dijo...

Esto sí que es novedoso por estos lares, tener a un "embajador" de China que nos regale una crónica de vez en cuando de la vida diaria de ése país. Algo sabíamos de que alguna cosa que otra teníamos en común con los asiáticos, pero es mucho mejor que nos lo corroboren personas que lo están viviendo en en directo.
Por cierto, muy ameno y bien redactado este texto.
Un abrazo y mis felicitaciones para Alejandro y para la administradora del blog, todo un acierto esta colaboración.

Amando Carabias María dijo...

Siesta, siesta, ay qué fantástica esa siesta...
Una de las palabras que el español ha exportado al mundo. Y sí, nosotros estamos perdiendo esa sana costumbre...
El problema -mi problema- es que una siesta en una cama es más peligrosa que un elefante en un campo de tulipanes y puede convertirse en siesta con orinal, que diría Cela.
Por otra parte, y sobre tu corresponsal, me parece estupendo que tu hijo haya decidido lanzarse a la aventura. Puede ser un adelantado, porque creo que el futuro se llama China, nos guste o no.
Yo sería incapaz de una aventura similar.

Ángeles Hernández dijo...

Gracias jefa, podrás imaginarte la cara de pava que tengo leyendo estos comkentarios.

Un abrazo Á.

Ángeles Hernández dijo...

Amando
¿Recuerdas a una loca que hizo el viaje ida y vuelta Oviedo Segovia de un tirón?

Pues eso, que deben tener razón los que le echan la culpa de casi todo al DNA.

Un abrazo y que puedas sestear pronto, currante. Á.

TORO SALVAJE dijo...

Si es que cuando nosotros vamos ellos ya vuelven.

Saludos.

Alicia María Abatilli dijo...

En todo se nos adelantes los chinos, es por su edad...
Igual aquí tenemos una provincia, Santiago del Estero, que es la capital de la siesta.
No sé si los chinos pueden competir con ellos.
Saludos.
Alicia

Anónimo dijo...

Me gusta este chico, se parece a sú madre.Si que es interesante saber otras costumbres,yo confieso que mis siestas són de 3 horas y sin orinal.

Saludos para tí y tú peque.

V.C.

Sergio dijo...

¡Coño, si es que lo copian todo!

Ángeles Hernández dijo...

Gracias TORO, Alicia, V.C.

China es una civilización más antigua que la nuestra así es que no es de extrañar que en muchas cosas estén de vuelta.

Seguiré colgando algunas de sus costumbres que para eso tengo corresponsal. Sin agobios ¿eh?.

Un abrazo Á.

Beni M.M. dijo...

Hola ¡¡¡
Me ha encantado como estos chinos lo copian todo...eso es un arte y no todos sirven para eso..

Pero yo que quiere que os diga...

La siesta es española y olé ¡¡¡

Ángeles Hernández dijo...

Beni: ¿Quién copia a quién?.

No sé,no se.

Un abrazo y gracias Á.

Cayetano dijo...

Muy curioso. No imaginaba que los chinos fueran también avezados seguidores del deporte nacional, también conocido como "yoga andaluz".
Un saludo.

Flamenco Rojo dijo...

Hola Ángeles, hola Alejandro...

Una duda me corroe...Quién copió de quien...los andaluces de los chinos o estos de los andaluces.

Un abrazo para ambos desde el sur de España.

emejota dijo...

Llego tarde, un saludo de bienvenida a Alejandro.
Aunque llegue tarde solo decir que me ha encantado la entrada. Nada como un sueñecito reparador a tiempo. Beso.

emejota dijo...

Un saludo de bienvenida a Alejandro, aunque llegue tarde paso para deciros que me ha encantado esta entrada, que me ha hecho sonreir y que no hay nada mas reparador como un sueñecito en el momento adecuado. Beso.

MA dijo...

Hola amiga Ángeles gracias mil por tu visita y comentario en mi casa de letras tu casa amiga.

Buen post,es que después de comer cuando te duermes sentada , o sentado, le llaman en mi tierra andaluza la muerte del loro jaja, como los dos hombres de la foto.

Es estupendo dar a conocer la siesta en otros países y es que en España era la primera en eso de hacer la siesta,que con el tiempo en todo el mundo se va ha poner de moda, para salir de la crisis media hora de siesta y después a trabajar con las pilas recargadas de energía y a levantar el país jeje...

Un abrazo de MA para todo el equipo.

Ángeles Hernández dijo...

Gracias a los últimos comentaristas, Flamenco, MJ y MA.
Y iremos soltando otras anécdotas que no vienen en las guías turísticas.

Un abrazo Á.